Funcionarios de la FED advierten que el virus del PCCh “pesará mucho” en la economía de EE.UU.

Por TOM OZIMEK
20 de Agosto de 2020 10:30 AM Actualizado: 20 de Agosto de 2020 10:30 AM

Los funcionarios de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos advirtieron de los “extremadamente elevados” niveles de incertidumbre en torno a las perspectivas económicas y dijeron que esperan que la pandemia siga cobrando un gran número de víctimas en la economía de Estados Unidos, según se desprende de las actas recién publicadas de una reunión sobre políticas celebrada en julio.

El organismo de formulación de políticas del Banco Central, el Comité Federal de Mercado Abierto, publicó el miércoles las actas de su reunión del 28 y 29 de julio, que indican que los integrantes expresaron su preocupación de que el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) continuara siendo un lastre para la economía.

Los funcionarios en la reunión “señalaron que la trayectoria de la economía dependerá significativamente del curso del virus y que la actual crisis de salud pública pesará mucho en la actividad económica, el empleo y la inflación a corto plazo y planteará riesgos considerables para las perspectivas económicas a medio plazo”, dice el documento.

Además del virus, entre los riesgos para la incipiente recuperación económica de Estados Unidos figura la incertidumbre de las empresas sobre la sostenibilidad del reciente aumento del gasto de los consumidores, agravada por una posible retirada del estímulo. Desde marzo, el Congreso ha aprobado alrededor de 3.6 billones de dólares en nuevos gastos para contrarrestar el golpe pandémico a la economía, pero las conversaciones se han estancado en cuanto a nuevas iniciativas, lo que llevó al presidente Donald Trump a tomar medidas ejecutivas proporcionar ayuda a las familias estadounidenses extendiendo los beneficios de desempleo por la pandemia y aplazando el impuesto sobre la nómina.

Los trabajadores de la construcción regresan al trabajo el 8 de junio de 2020 en el distrito del Bronx de la ciudad de Nueva York. (David Dee Delgado/Getty Images)

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y otros funcionarios de la Reserva expresaron su preocupación sobre que el fin de la ayuda adicional para el desempleo y la expiración del apoyo a las pequeñas empresas frenen la recuperación.

“Habrá una necesidad de más apoyo de nosotros, y de la política fiscal”, dijo Powell después de la reunión de julio, refiriéndose tanto al conjunto de medidas de estímulo de la Reserva Federal, como a los ajustes de los tipos de interés y al audaz programa de compra de activos que hizo que el balance de la Reserva Federal aumentara a alrededor de 7 billones de dólares con un poder de gasto del Congreso.

Los funcionarios de la Fed dijeron en las actas que el repunte del gasto de los consumidores había sido “particularmente fuerte”, en parte debido a la ayuda proporcionada por el Congreso. Pero las empresas siguieron siendo cautelosas con sus gastos, según las actas, ya que “siguieron informando de niveles extraordinariamente altos de incertidumbre y riesgos”.

Las dificultades que enfrentan las empresas incluyen cadenas de suministro interrumpidas, cierres y reaperturas continuos relacionados con el virus y “elevado ausentismo de los empleados”. Según el acta, las empresas también se preocupan por la incertidumbre que rodea a cualquier otro paquete de ayuda del Congreso.

“El personal continuó observando que la incertidumbre relacionada con los efectos económicos de la pandemia era extremadamente elevada y que la naturaleza inusual de la conmoción relacionada con la pandemia hacía que las evaluaciones sobre cómo podría evolucionar la economía en el futuro fueran más desafiantes de lo habitual”, dijeron los funcionarios, señalando que un escenario pesimista era tan probable como su predicción de referencia.

Clientes de un restaurante en la ciudad de Nueva York, N.Y. mantienen el uso de mascarillas protectoras el 21 de julio de 2020. (Jeenah Moon/Getty Images)

La hipótesis de base de los funcionarios de la Reserva Federal es que a medida que el brote disminuya, las actuales restricciones a las interacciones sociales y las operaciones comerciales se irán atenuando gradualmente a lo largo del próximo año, lo que dará lugar a un crecimiento del PIB y a una considerable reducción del desempleo.

El escenario pesimista implica una próxima aceleración del brote del virus del PCCh en el presente año, provocando otra ronda de limitaciones estrictas en las interacciones sociales y las operaciones comerciales, lo que llevaría a una caída del PIB y a otra escalada de la tasa del desempleo, que actualmente se sitúa en el 10,2%.

Al preguntársele sobre la amenaza de una segunda ola de infecciones que descarrilen la recuperación económica, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo a los periodistas el miércoles: “La esperanza es que la disminución de casos y muertes continúe. Esa es la gran esperanza”.

“Creo que la economía está en una recuperación autosostenida y es una recuperación en forma de V”, dijo Kudlow. “Estamos viendo números increíbles”.

Datos más recientes y alentadores mostraron que la construcción de nuevas viviendas en Estados Unidos se disparó en julio, superando las predicciones del 22.6%, a medida que los constructores de viviendas sostenían su recuperación de la desaceleración inducida por el COVID-19.

Las solicitudes de permisos de construcción, una buena indicación de la actividad futura, aumentaron en un 18.8% a partir de junio, la tasa más alta desde enero y un 9.4% a partir de julio de 2019, lo que refuerza la opinión de que el mercado de la vivienda de Estados Unidos es uno de los puntos brillantes de la crisis económica desencadenada por el brote.

The Associated Press contribuyó a este informe


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Película documental: Cuando llega la plaga

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.