Funcionarios de Mongolia Interior son castigados por protestar contra la enseñanza solo en mandarín

Por Alex Wu
13 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

Después de que las autoridades de Mongolia Interior aplicaran planes para eliminar gradualmente la enseñanza del mongol en las aulas y sustituirla por el chino mandarín, se produjeron oleadas de protestas en toda la región.

Muchos padres dejaron de enviar a sus hijos a las escuelas, incluidos funcionarios de gobierno y empleados que son de origen mongol. Documentos filtrados obtenidos por The Epoch Times revelan que las autoridades locales están supervisando a los empleados del gobierno y emitiendo medidas punitivas para aquellos que no apoyen la nueva política lingüística.

Desde fines de agosto, estallaron protestas locales después de que la oficina de educación local emitió nuevas regulaciones que exigen que las clases de las escuelas primarias y secundarias se impartan en chino mandarín y que se utilicen libros de texto en chino estandarizado. En la región viven muchas personas de etnia mongola, que tienen un idioma y una cultura distintos de la mayoría étnica Han china que hablan mandarín.

Los medios de comunicación locales también informaron de que en la Liga Xilin Gol, los funcionarios trataban de contratar a más maestros bilingües que hablaran con fluidez el mongol y el mandarín, que reemplazarían a los que enseñaban solo en mongol.

La nueva política causó ansiedad y temores entre los mongoles étnicos de que sus identidades culturales únicas se estuvieran erosionando.

Recientemente, The Epoch Times obtuvo documentos del gobierno de Mongolia Interior que revelaban que cualquier miembro del Partido Comunista Chino y empleados del gobierno que se opusiera a la política serían penalizados. Las autoridades también vigilaron a los hijos de los empleados para asegurarse de que no boicotearan las clases.

El 6 de septiembre, muchos gobiernos locales de Mongolia Interior emitieron un aviso que exigía a los funcionarios públicos que enviaran a sus hijos a la escuela. Si alguien no cumple, será “suspendido, se le retirarán temporalmente todos los beneficios, se le investigará y se le hará rendir cuentas”.

Los informes de los medios de comunicación locales confirmaron que hubo varios funcionarios que fueron suspendidos por oponerse a la política lingüística.

En otro documento de Mongolia Interior se afirmaba que los miembros y cuadros del Partido Comunista que desempeñaran un papel activo en evitar que sus hijos vayan a la escuela o se matriculen “recibirían primero una charla, seguida de una [sesión] de crítica y educación, una advertencia, una advertencia severa y, a continuación, el despido o la expulsión del Partido”.

Además, desde el 1 de septiembre, el comité del Partido Comunista de la ciudad de Bayar Tohushuo comenzó a recopilar información sobre la matrícula escolar y el estado de asistencia de los funcionarios de la ciudad y los hijos de los cuadros del Partido, según las instrucciones de los mandos superiores, de acuerdo con un documento.

Los funcionarios deben “asegurarse de que los empleados de la unidad envíen a sus hijos a la escuela mañana (5 de septiembre)”, decía otro informe interno del gobierno.

Otro documento reveló que el gobierno municipal estaba investigando si algún miembro del Partido había participado en las protestas locales desde el 25 de agosto.

A pesar de las amenazas, los habitantes locales publicaron en las redes sociales que todavía había estudiantes en muchas zonas de Mongolia Interior que no habían regresado a la escuela. Menos estudiantes asistieron a la ceremonia de izamiento de la bandera del Partido, que se celebra todos los lunes en todas las escuelas primarias, intermedias y secundarias.

Radio Free Asia informó de que cientos de mongoles habían sido detenidos o presionados para renunciar a sus cargos públicos debido a su negativa de cumplir la política lingüística.

El 4 de septiembre, Su Rina, una funcionaria mongola de la oficina de gobierno de la Liga Alxa en Mongolia Interior, se cayó en su residencia y murió, según los medios de comunicación locales. Algunos internautas transmitieron lo que dijo su marido Alateng Bagna: su esposa murió tras tener desacuerdos con los funcionarios sobre la nueva política y recibir presiones de los altos mandos.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Película documental: Cuando llega la plaga

TE RECOMENDAMOS