Ganadero de EE.UU. revela que la escasez de alimentos es el objetivo real de la agenda del carbono

Bill Gates y el PCCh están comprando tierras agrícolas

Por Michael Wing
02 de Septiembre de 2022 8:15 PM Actualizado: 02 de Septiembre de 2022 8:15 PM

El Gran Reinicio es una tontería.

Eso es lo que dice un ganadero de Nebraska que proviene de seis generaciones de agricultores que se remontan a la década de 1830. La tontería, junto con sus objetivos globales de “sostenibilidad” se están aplicando en todo Estados Unidos y más allá: en Canadá, los Países Bajos, Bélgica, Alemania.

Trent Loos, de 55 años, cuyos antepasados llegaron a esta tierra desde Alemania hace dos siglos, sabe cómo es la verdadera sostenibilidad y qué la hace posible: el combustible, precisamente lo que el globalista Klaus Schwab, el Foro Económico Mundial (FEM) y sus socios mundiales quieren suprimir para 2030 con su programa climático. “La conservación consiste en producir más con menos”, dijo Loos a The Epoch Times. “En 1900, se necesitaban diez acres de tierra para producir suficiente comida para alimentar a una persona al año. En 2021, se necesita menos de un tercio de acre”.

Todo ello gracias a la energía diésel.

Y cinco de esos diez acres se destinaban a alimentar mulas y caballos. Hoy, un galón de gasóleo sustituye a 500 horas de trabajo. Y esa, dice Loos, es la verdadera razón del ataque a los combustibles fósiles. “Con el combustible, podemos conseguir continuamente la eficiencia de producir más alimentos con menos insumos”, dijo. “Sin combustible, volvemos a la época de los caballos y los carros, lo que supone una regresión de 100 años”.

Una granja. (Pixabay/ ArtTower)
Trent Loos y su familia. (Cortesía de Trent Loos)

A cada paso, los gobiernos de todo el mundo —a través de los impuestos sobre el carbono, la prohibición de oleoductos y gasoductos, la imposibilidad de perforar o el envío de camiones cisterna con reservas de combustible a China— aumentan el costo del combustible, lo que hace que la agricultura sostenible sea menos viable. La otra cara de la moneda es la tierra. La Orden Ejecutiva 14008 de Biden —o iniciativa “30 por 30″— pretende eliminar el 30 por ciento de la tierra de la producción de alimentos para 2030. Y mientras vemos cómo salen 87,000 nuevos agentes del IRS gracias a la Ley de Reducción de la Inflación, echamos de menos los 369,000 millones de dólares que se destinan a los programas de conservación.

“Todo el concepto de conservación ha sido secuestrado por funcionarios del gobierno que quieren decir a los agricultores cómo cuidar sus tierras”, dijo Loos. “Se trata de controlar a la gente”. El ganadero no está preocupado por su propia familia. Con la cría de ganado vacuno y porcino, habrá comida suficiente en su mesa. La preocupación por los otros 329.5 millones de estadounidenses —especialmente los que viven en megalópolis como Nueva York y Los Ángeles— es lo que mantiene a Loos sin dormir.

La seguridad alimentaria es un grave peligro para la seguridad nacional, advierte. El Partido Comunista Chino (PCCh) —el hermano mayor administrativo de China— ha estado comprando enormes extensiones de tierra en Estados Unidos, junto con multimillonarios como Bill Gates y Jeff Bezos, marchando al unísono con Klaus Schwab y el FEM. “China está comprando nuestros recursos a un ritmo alarmante”, dijo. “Gran parte de nuestros medicamentos, gran parte de nuestras vitaminas y oligoelementos, y cosas de las que dependemos [son] de China. Y [ellos] son la única fuente en el mundo. Podrían retenernos y nos tienen como rehenes”.

(Pixabay/ acandraja)

Un amor indecoroso por los animales que demoniza a los ganaderos

La agenda para desestabilizar la seguridad alimentaria surgió ya en 1995, cuando se estrenó la superproducción de Hollywood “Babe”, con un adorable cerdo parlante dotado de características y cualidades humanas. Loos apostó que había más de lo que se veía a simple vista. Estaba decidido a penetrar en el fondo del asunto, y por ello empezó a asistir a actos sobre derechos de los animales en todo el país. Tras investigar este programa durante décadas, Loos montó una contraofensiva informativa en solitario a través de la radio, la plataforma online Bek News y otros medios. Ha visitado 41 estados en los últimos 15 meses hablando, mientras su mujer lleva el rancho.

“No vi el panorama general, pensé que la gente simplemente se enamoraba de los animales. Y por eso queríamos liberarlos”, dijo Loos. “Su mayor estratagema era demonizar la propiedad de los animales porque conduce a un mayor desafío para la seguridad alimentaria”.

Loos indagó entre los ejecutivos las verdaderas causas que se esconden detrás de su “amor por los animales”; y tomó nota cuando el exalcalde de Nueva York, Bill de Blasio, asumió el cargo en 2014 y, básicamente en el primer día, se movilizó para prohibir los carruajes de caballos en Central Park, que funcionan desde 1862. Aunque los cocheros se mantuvieron firmes y la decisión fue revocada. Loos preguntó a su senadora, Deb Fischer, de Nebraska, por qué asistió al FEM de Davos el pasado verano. Ella no quiso responder. “Puedo documentarlo muy bien”, dijo Loos. “Su riqueza neta desde que es senadora, ahora en su segundo mandato, se ha disparado”.

Carretillas con caballos con clientes recorren Central Park en un día caluroso el 3 de agosto de 2022 en la ciudad de Nueva York. (ANGELA WEISS/AFP vía Getty Images)
(Cortesía de Trent Loos)

Desde el año 2000, ha educado sobre el sistema alimentario, de dónde provienen nuestros alimentos, quién los produce y cómo la escasez podría hacerse realidad. La vaca es un regalo para la humanidad, parte de la creación de Dios, dijo. Aunque el 74 por ciento de la masa terrestre de Estados Unidos no es apta para los cultivos, las vacas la aprovechan. “[Las vacas] consumen lo que los humanos no pueden y lo convierten en un alimento muy denso en nutrientes, en sustancia”, dijo. “No podemos tener un planeta sano sin animales”.

En la actualidad, se han puesto en marcha, o están en vías de hacerlo, una serie de medidas climáticas a escala mundial. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. designó a la mariposa monarca como especie en peligro de extinción, lo que permite al gobierno acordonar cualquier sección de tierra que considere “hábitat crítico”. El urogallo de las salvias también fue declarado “en peligro”; a pesar de que un estudio demostró lo contrario, el gobierno procedió a etiquetar la tierra como “hábitat crítico”. El objetivo es hacer un “Serengeti de Montana”, retirando unos 3.2 millones de acres del uso de la gente.

Más allá de las fronteras de Estados Unidos, el gobierno canadiense pretende reducir los fertilizantes en un 30 por ciento para 2030 con su “Plan Climático Reforzado”. ¿Su objetivo? “Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y aumentar el secuestro de carbono”, según el sitio web del gobierno. En realidad, esto crearía más restricciones para el cultivo de alimentos. Políticas similares han surgido en toda Europa. El Gran Reinicio está, aparentemente, en pleno apogeo.

Sin embargo, no todo el mundo se ha tomado estas medidas al pie de la letra.

Los agricultores holandeses se manifiestan durante los planes medioambientales del gobierno, que han provocado semanas de manifestaciones airadas, el 5 de agosto de 2022. (Koen Van Weel/ANP/AFP vía Getty Images)

En los últimos meses, las revueltas debidas a la escasez de alimentos, o a la amenaza de una posible escasez, han desembocado en revueltas en Sri Lanka, Holanda y Bélgica. A finales de agosto, el primer ministro de Saskatchewan, Scott Moe, declaró que si Justin Trudeau enviaba agentes federales a inspeccionar las granjas de la provincia —propiedad privada— sin permiso, serían arrestados por allanamiento. Los agricultores se hacen oír cada vez más a medida que el Gran Reinicio, como el Monstruo de Frankenstein, avanza implacablemente.

“Ahora, la gente sabe o presta atención a lo que está pasando con los agricultores; lo llamaré revuelta. Los agricultores holandeses están armando un ataque”, dijo Loos. “Ahora eso se ha extendido a muchos países de Europa del Este. Esto se debe a que el gobierno holandés ha sido líder en la aplicación de esta iniciativa 30 por 30”.

Pero él cree que aún no es suficiente. La gente tiene que despertar, ayer mismo.

“Todos los días ocurre lo mismo en Estados Unidos, y la gente no presta atención a cómo los agricultores no pueden utilizar sus tierras como les parece”, dijo.

¿Qué opciones tienen los estadounidenses a estas alturas? Hablar con sus representantes en la Cámara o el Senado, a nivel estatal o federal. Investigar la Orden Ejecutiva 14008, el Foro Económico Mundial y las agendas de la ONU, y compartir el conocimiento con los vecinos. Y lo que es más importante, voten en noviembre por candidatos que pongan a Estados Unidos por encima del PCCh, de los globalistas que impulsan el clima y del Gran Reinicio. Una tontería, sin duda.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.