Garrapatas muerden a una niña y le causan una extraña parálisis, así la curan los médicos

Por Zachary Stieber - La Gran Época
17 de Agosto de 2019 Actualizado: 17 de Agosto de 2019

Una niña de Ohio de 5 años de edad era incapaz de moverse, dejando a sus padres y médicos en un principio desconcertados por la causa.

Averey Mell, de 5 años, fue llevada al hospital de Cincinnati recientemente debido a su alarmante condición, cuya causa no estaba clara hasta que dos garrapatas fueron encontradas escondidas detrás de su oreja y en su cabeza.

Los especialistas le diagnosticaron parálisis por garrapatas, escribió su madre Sami Mell en Facebook. El especialista en enfermedades infecciosas del hospital dijo que en sus 30 años de trabajo nunca había visto un caso.

“No recuerda nada de lo que le pasó ayer ni de haber sido intubada. Está recuperando lentamente sus habilidades motoras y fue capaz de alimentarse por sí misma. Todavía no puede poner todo su peso sobre sus piernas o caminar, pero esperamos que eso vuelva pronto también”, escribió Mell.

“La revisé dos veces en busca de garrapatas antes de encontrarlas por accidente. Una estaba detrás de la oreja, justo en la línea del cabello, y la otra junto a la marca de nacimiento en la parte posterior del cuello/cabeza. Si no hubiera encontrado las garrapatas cuando lo hice, ella habría tenido pronto una insuficiencia respiratoria. Así que revisen y revisen de nuevo para ver si hay garrapatas”.

Mell describió haber encontrado las garrapatas, diciendo que una fue descubierta después de que vio “un bulto” en el cabello de su hija. La otra fue encontrada poco después.

Los médicos y Mell habían buscado garrapatas anteriormente, pero no las habían encontrado.

Según la American Lyme Disease Foundation, la parálisis de las garrapatas es causada por más de 40 especies de garrapatas.

“Ha matado a miles de animales, principalmente vacas y ovejas, en otras partes del mundo. Aunque la parálisis por garrapatas también es preocupante en animales domésticos y ganado en Estados Unidos, los casos humanos son raros y generalmente ocurren en niños menores de diez años”, dijo.

Imagen de archivo de una garrapata. (Jerzy Gorecki/Pixabay)

“La parálisis de las garrapatas ocurre cuando una garrapata hembra congestionada y gravídica (cargada de huevos) produce una neurotoxina en sus glándulas salivales y la transmite a su huésped durante la alimentación. Los experimentos han indicado que la mayor cantidad de toxina se produce entre el quinto y séptimo día de apego (a menudo iniciando o aumentando la gravedad de los síntomas), aunque el momento puede variar dependiendo de la especie de garrapata”.

El primer síntoma es la debilidad en los brazos y las piernas de dos a siete días después de una picadura de garrapata, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“Horas o días después, la persona se vuelve incapaz de mover los brazos y las piernas. Si no se trata, la persona puede llegar a ser incapaz de hablar o incluso de respirar. El grado de afectación de una persona depende del número de garrapatas y del tiempo que permanezca unida a ella. La parálisis por garrapatas es mortal en aproximadamente el 10 por ciento de las personas que no reciben tratamiento. La parálisis por garrapatas puede parecerse a otros trastornos del sistema nervioso como el botulismo y el síndrome de Guillain-Barré”, dijo.

“La parálisis de las garrapatas se trata localizando y removiendo la garrapata o garrapatas adheridas. Las garrapatas a menudo se encuentran adheridas al cuero cabelludo, particularmente en la línea del cabello. En la mayoría de los casos, la función muscular vuelve a la normalidad a las pocas horas de quitar la garrapata”.

Averey, la niña, dijo que estaba caminando en su casa cuando se sintió paralizada.

“Me caí de bruces en el baño”, contó a Fox 19.

“No podía alimentarse sola, llegó al punto en que no podía respirar por sí misma”, señaló Mell. “Estaban preparados para que sus pulmones no funcionaran solos”.

El tratamiento para la parálisis de las garrapatas, dijeron los médicos del hospital a Mell, fue “solo quitar las garrapatas”, contó la madre.

Averey fue dada de alta y no muestra efectos secundarios. Se comunicará con un neurólogo en el futuro.

Un caso similar tuvo lugar a principios de este año con una niña de 7 años en un campamento de verano; su madre publicó más tarde en Facebook que su hija se había recuperado completamente.

*****

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS