“Gestapo” de Beijing aprovecha reportaje de la ABC para su campaña de propaganda contra Falun Gong

Una persona que sobrevivió a la tortura recuerda sus experiencias y la propaganda del régimen chino
Por Daniel Y. Teng
21 de Julio de 2020 10:27 AM Actualizado: 21 de Julio de 2020 10:28 AM

Un programa de la Corporación Australiana de Radiodifusión (ABC) ha sido aprovechado por la notoria oficina 610 del Partido Comunista Chino (PCC) —una fuerza policial secreta extralegal similar a la Gestapo— para justificar sus 21 años de persecución a la práctica de meditación espiritual Falun Gong.

La semana pasada, la asociación australiana de Falun Gong advirtió a la ABC que el programa que pretendían transmitir podría ser explotado por el PCCh en su continua campaña de propaganda y desinformación contra la práctica.

La oficina 610 —denominada así por la fecha en que fue creada, el 10 de junio de 1999— fue establecida bajo el mandato del exmandatario chino Jiang Zemin para llevar a cabo el trabajo de erradicación de Falun Gong en China.

El nombre oficial de la oficina es Grupo Central de Liderazgo para Lidiar con Falun Gong (posteriormente cambiado a Grupo Central de Liderazgo para Lidiar con las Religiones Heréticas).

Es directamente responsable ante el Comité Central, uno de los órganos políticos más poderosos del régimen del PCCh.

Según un informe del Tribunal de China, se cree que la oficina 610, junto con la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos, tiene la facultad (pdf) de movilizar “personal y recursos en la policía, el Ministerio de Seguridad del Estado, el Ministerio de Relaciones Exteriores y los departamentos de finanzas, cultura, educación, ciencia y tecnología y salud de todo el país”.

“El régimen movilizó a todo el aparato estatal en la campaña contra Falun Gong”, decía el informe.

El programa de la ABC ayuda a los esfuerzos de propaganda de Beijing

El 17 de julio, un sitio web creado bajo el paraguas de la oficina 610 con el propósito expreso de difamar a Falun Gong defendió el nuevo programa de la ABC “Karma Oscuro (Dark Karma)”, diciendo que justifica los 21 años de represión de la práctica por parte del PCCh.

Dark Karma (y El poder de Falun Gong) es una investigación conjunta del programa Foreign Correspondent de la ABC y del programa Background Briefing que examina a Falun Gong a través de las experiencias de individuos que interactuaron con practicantes y sus actividades.

El sitio web asociado a la oficina 610 publicó un artículo en el que se afirma que el PCCh ha estado “advirtiendo al mundo” sobre la práctica.

“Ahora, 21 años después, la emisora nacional de Australia acaba de empezar a enfrentarse a Falun Gong, y a exponerlo (…)”, continuó el artículo de la 610.

El trailer de Dark Karma ha sido fuertemente criticado por la Asociación de Falun Dafa de Australia por “errores básicos de hechos” y por “representaciones incendiarias” de las creencias de Falun Gong.

John Deller, de la Asociación de Falun Dafa de Australia, dijo el 21 de julio: “Refleja un profundo analfabetismo cultural, que raya en la intolerancia antirreligiosa. Esto oscurecerá mucho más de lo que iluminará, y solo el Partido Comunista Chino se beneficiará”.

El 20 de julio de 1999, el PCCh lanzó una campaña nacional para “erradicar” el Falun Gong, una disciplina budista de qigong que en su día fue practicada por decenas de millones de personas.

Desde entonces, a través de la oficina 610, millones de practicantes de Falun Gong han sido detenidos sin juicio en cárceles negras, prisiones y campos de reeducación a través del trabajo.

Las autoridades chinas han sancionado el uso de la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y la extracción de órganos autorizada por el Estado a los practicantes de Falun Gong para obtener beneficios en el mercado negro de órganos.

La 610 aprovecha los medios de comunicación de ultramar para exportar la persecución

La oficina 610 coordina los canales de propaganda del PCCh y aprovecha los periódicos, la televisión, la radio y los sitios web de China para demonizar a Falun Gong.

Tiene acceso directo a los principales medios de comunicación estatales, la Agencia de Noticias Xinhua y la Cadena Global de Televisión de China. Al mismo tiempo, mantiene vínculos con embajadas, consulados, asociaciones de estudiantes y, sobre todo, con el Departamento de Trabajo del Frente Unido. Todas las agencias tienen la tarea de reforzar la narrativa del PCCh sobre Falun Gong.

El profesor Clive Hamilton, autor del libro “Invasión silenciosa (Silent Invasion)” —que detalla las operaciones de influencia de Beijing en Australia— dijo que las operaciones del Frente Unido en Australia abarcaban la influencia no solo de los medios de comunicación en chino sino también de los medios de comunicación influyentes.

Señaló un informe de Media Watch en 2016 que afirmaba que la ABC estaba censurando el contenido de las noticias para poder acceder a los consumidores chinos.

El logo de la emisora pública australiana ABC figura en el edificio de su sede en Sídney el 27 de septiembre de 2018. (Saeed Khan/Getty Images)

Deller dijo que habían escrito a la ABC la semana pasada advirtiéndoles que el programa sería “tomado por el PCCh y que iba a ser usado para validar la persecución”.

“Estamos viendo ahora en el sitio web de la oficina 610 que están difundiendo la historia de la ABC, exactamente como les advertimos”, añadió.

“Hay consecuencias obvias de un mayor daño para la gente en China, y para aquellos a los que el gobierno [australiano] les da protección de refugiados. Realmente ha abierto viejos recuerdos y heridas cuando muchos se sentían seguros aquí”, continuó.

Tony Liu, un sobreviviente de un campo de trabajos forzados en China que fue detenido por practicar Falun Gong dijo que estaba “conmocionado y con el corazón roto” cuando vio el tráiler del programa de la ABC.

Liu, que sufrió una horrible tortura a manos de los guardias y otros internos, dijo:

“Me llevó de vuelta a China, cuando los medios del Partido Comunista Chino difundieron propaganda sobre Falun Gong y deliberadamente volvieron a la gente de la sociedad en contra de nosotros”.

“Intentaron intencionalmente destruir nuestra buena reputación así como destruirnos físicamente. No esperaba que esto sucediera en Australia”, añadió.

La presión internacional se intensifica para detener la persecución

Deller cree que el PCCh comienza a estar desesperado a medida que la atención internacional se centra en Beijing durante el 21 aniversario del inicio de la persecución.

El 20 de julio, en un gesto poco común, el secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo pidió al PCCh que liberara a los practicantes de Falun Gong encarcelados y que diera cuenta de los que aún están desaparecidos.

“Veintiún años de persecución a los practicantes de Falun Gong es demasiado tiempo, y debe terminar”, dijo.

Más de cien practicantes de Falun Gong practican los ejercicios en el césped frente al Mumento a Washington para pedir el fin de la persecución del PCCh a su disciplina espiritual el 19 de julio de 2020 en Washington. (Lisa Fan/The Epoch Times)

“Extensas evidencias muestran que el gobierno de la República Popular China continúa reprimiendo y abusando de esta comunidad hasta el día de hoy, incluyendo la tortura de practicantes de Falun Gong y la detención de miles de personas”.

El mismo día, 20 legisladores australianos en ejercicio y jubilados se unieron a un grupo de 606 legisladores de 30 países para firmar una declaración conjunta en la que se pedía el fin de la persecución en China.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Película documental: Cuando llega la plaga | The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.