“Gestapo” de China tiene un poder indiscutible para perseguir a grupo espiritual: documento interno

Por Allen Zhong
10 de Junio de 2020
Actualizado: 10 de Junio de 2020

La “Oficina 610”, una de las agencias más mortíferas y notorias del régimen chino encargada de reprimir la disidencia, ejerce una enorme influencia dentro del Partido y goza de un poder indiscutible para perseguir a las minorías religiosas, según muestra un documento interno obtenido por la edición en chino de Epoch Times.

La oficina, formalmente conocida como el Grupo Central de Liderazgo para la Prevención y el Tratamiento de las Religiones Herejes, es una organización extra-legal del Partido similar a la Gestapo de la Alemania nazi, y tiene varios nombres.

Fue establecida por el exlíder del Partido Comunista Chino (PCCh) Jiang Zemin el 10 de junio de 1999 —de ahí su nombre— con el único propósito de llevar a cabo la persecución a Falun Gong, una práctica de meditación espiritual que se originó en China y que desde entonces se ha extendido a unos 90 países. Su enorme popularidad —con unos 100 millones de practicantes en China en 1999, según estimaciones oficiales— impulsó a Jiang a reprimir a sus practicantes.

Según los documentos obtenidos por la edición en chino de Epoch Times, la oficina 610 del distrito de Fangshan en Beijing, conocida oficialmente como la “Subdivisión de Orientación sobre Religiones Heréticas” de la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos de Fangshan, estaba realizando una evaluación titulada “Situación de la labor de prevención y tratamiento de las religiones heréticas” en 2019.

Este tipo de evaluación del desempeño del trabajo suele realizarse a finales de año entre los organismos gubernamentales de China.

Los organismos evaluados por la Oficina 610 incluyen instituciones tanto del Partido como del Gobierno, como la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos (PLAC); el Departamento de Organización, que se encarga de asignar los puestos de los funcionarios y los ascensos; las oficinas de la policía local; las fiscalías locales; los tribunales; y la legislatura títere.

En 2019, cinco de los organismos fueron sancionados por no cumplir los criterios establecidos para perseguir a Falun Gong.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una antigua práctica espiritual china conocida por aliviar el estrés y aumentar la energía. Consiste en simples ejercicios de movimiento lento y meditación, con enseñanzas morales basadas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

Bajo el liderazgo de la Oficina 610, los practicantes de Falun Gong han sido sentenciados arbitrariamente y enviados a campos de trabajo, cárceles o centros de lavado de cerebro.

Más de 4476 practicantes de Falun Gong han sido asesinados en el transcurso de la persecución en China, según Minghui.org, un sitio web que documenta la persecución del PCCh a Falun Gong.

Se cree que el número real de muertes es mucho mayor ya que miles de casos permanecen sin confirmar debido al “estricto control del PCCh sobre los detalles de la persecución”, según Minghui.org.

Una oficina por encima de la ley

“La Oficina 610 es como la Gestapo de Hitler”, dijo Guo Guoting, un abogado chino de derechos humanos en el exilio, en una entrevista con el Centro de Información de Falun Dafa. “Son poderosos y tienen suficiente apoyo financiero del gobierno así que… controlan secretamente a todos los practicantes de Falun Gong en sus áreas locales”.

La Oficina 610 tiene sucursales en toda China, hasta en el más pequeño pueblo.

Sin embargo, “No se aprobó ninguna legislación que la establezca. No hay disposiciones que formalmente esbocen su mandato”, dijo Sarah Cook, analista senior de investigación para China en Freedom House, una ONG con sede en EE.UU..

Se desconoce el número de personal de la Oficina 610 debido a su naturaleza secreta, y al hecho de que los funcionarios de la 610 pueden tener múltiples funciones, sirviendo simultáneamente en otros departamentos.

Cook estimó en 2011 que la Oficina 610 alberga al menos a 15,000 agentes, basándose en los números a nivel de distrito que aparecen en los sitios web de los gobiernos locales.

La Oficina 610 nunca ha tenido una base legal para su existencia y opera sin la aprobación de la legislatura títere del Partido (la Asamblea Popular Nacional) y del Politburó de 25 miembros formado por las élites del Partido.

Por otro lado, la Oficina 610 está involucrada en la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia —principalmente a practicantes de Falun Gong— que ha resultado en un gran número de muertes inexplicables, según una organización sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos, la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución de Falun Gong.

Investigadores independientes han confirmado que dicha extracción de órganos sigue ocurriendo, a pesar de que el PCCh haya negado los hechos.

En un informe (pdf) publicado el 1 de marzo, el Tribunal de China, un tribunal popular independiente establecido para investigar las acusaciones de sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China, dictaminó que “la sustracción forzada de órganos ha ocurrido en múltiples lugares de la RPC y en múltiples ocasiones durante un período de al menos 20 años, y continúa hasta hoy”.

También llegó a la conclusión de que los practicantes de Falun Gong eran la principal fuente de órganos para dicha extirpación forzada sancionada por el Estado.

Prosiguen las operaciones tras la degradación

La Oficina 610 derivó su autoridad de su conexión con la PLAC, una organización paralela que controla todos los elementos del aparato de seguridad de China: la seguridad pública (policía), la seguridad del Estado y los sistemas judiciales y de enjuiciamiento.

Anteriormente, los directores regionales de la Oficina 610 a nivel provincial y municipal eran también los secretarios o subsecretarios de la PLAC provincial o municipal. Bajo dicho arreglo, la Oficina 610 podía despachar todos los recursos que la PLAC dispone para perseguir a los practicantes de Falun Gong.

El actual líder del PCCh, Xi Jinping, tomó varias acciones para debilitar a la Oficina 610 después de llegar al poder en 2012.

Xi destituyó al secretario de la PLAC del Comité Permanente del Politburó, el órgano de toma de decisiones más poderoso del partido, reduciendo significativamente su autoridad. Más tarde, Xi envió a varios exjefes del sistema de la 610 a la cárcel, incluyendo al exsecretario de la PLAC Zhou Yongkang, al principal ayudante de Zhou, Zhou Benshun, y al exdirector de la Oficina 610 Li Dongsheng.

El 21 de marzo, el PCCh anunció que la Oficina 610 será una parte subordinada de la PLAC.

No obstante, la evaluación de fin de año hecha por la Oficina 610 muestra que la agencia todavía lleva a cabo la persecución a Falun Gong después de la reestructuración, y que todavía tiene el poder extralegal de hacer cumplir esas políticas en amplias secciones del gobierno chino, en otras palabras, los mismos poderes que la Oficina 610 una vez tuvo.

Los reporteros del Epoch Times Angela Bright, Leo Timm, Meiling Lee y Sunny Chao contribuyeron a la elaboración de este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

China figura en lista de países por “violaciones graves de la libertad religiosa”

Siga a Allen en Twitter: @AllenZM

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS