Ghislaine Maxwell participó en encuentros sexuales con Epstein, declara una acusadora

La primera de 4 acusadoras sube al estrado
Por Dave Paone
01 de Diciembre de 2021 11:43 AM Actualizado: 01 de Diciembre de 2021 11:43 AM

El segundo día del juicio de Ghislaine Maxwell comenzó donde terminó el primer día: Con el testimonio directo del piloto de Jeffrey Epstein, Lawrence P. Visoski, Jr.

La fiscal federal Lara Pomerantz continuó preguntando a Visoski cómo se distribuían las distintas residencias de Epstein, tanto nacionales como internacionales.

Visoski tenía un recuerdo muy claro de cada una de ellas, incluyendo a veces los metros cuadrados. El jurado vio a menudo fotos de las lujosas casas.

Luego, Pomerantz le hizo preguntas sobre los diseños de los distintos aviones de Epstein. Visoski mencionó específicamente dos tipos de sofás en el Boeing 727 de Epstein. El jurado vio fotografías del sofá circular que Visoski llamó la “sala redonda”.

Si bien Visoski a menudo se reunía y saludaba a los pasajeros, testificó que la puerta de la cabina siempre estaba cerrada durante los vuelos.

Visoski testificó que redactó manifiestos de pasajeros para cada vuelo.

A veces, solo sabía el nombre de pila de un pasajero y si no sabía ningún nombre, simplemente escribía hombre o mujer.

Para mantener el anonimato, la jueza Alison Nathan ha permitido que los testigos usen únicamente su primer nombre o uno inventado.

Uno de esos testigos es Jane, presunta víctima de Epstein y Maxwell. Su presunto abuso comenzó a los 14 años.

Visoski recordó haber conocido a Jane una vez, a bordo de un avión, mientras aún estaba en tierra.

Tras el interrogatorio, el abogado defensor, Christian Everdell, hizo que Visoski mirara los manifiestos de pasajeros (que no se mostraron al jurado) donde figuraba el nombre real de Jane, pero sin apellido, durante tres vuelos.

Visoski confirmó que había una empleada con el mismo nombre y caligrafía. Visoski no pudo confirmar cuál era la que aparecía en los vuelos.

Tras un nuevo interrogatorio, Visoski testificó que nunca vio a una niña menor de edad en un vuelo sin uno de sus padres, tuvo varias interacciones con los pasajeros y nunca vio ninguna actividad sexual o evidencia de actividad sexual en los aviones.

Visoski también testificó que Epstein nunca le dijo que permaneciera en la cabina y que tenía la libertad de tomar café en la cocina, que estaba ubicada en el centro del Boeing 727 de Epstein, y de usar el baño en el Gulfstream de Epstein, que estaba ubicado en la parte trasera de la aeronave, lejos de la cabina.

Hubo un momento alegre en el que Visoski comentó que toda la charla sobre los baños le recordaba que necesitaba usar uno. El testigo, el abogado defensor y la juez se rieron. La juez pidió un breve receso.

Visoski dijo que algunos de los pasajeros más conocidos en varios vuelos incluían al presidente Bill Clinton, los senadores John Glenn y George Mitchell, el violinista Itzhak Perlman, Donald Trump, el príncipe Andrew, el duque de York, Kevin Spacey y Chris Tucker.

Visoski es padre de dos niñas, que eran bastante jóvenes cuando trabajó para Epstein. Testificó que ambas estaban a menudo a solas con Maxwell en el rancho de Epstein en Santa Fe, Nuevo México, donde jugaban con los caballos.

El piloto testificó que, si hubiera sabido de alguna mala conducta de menores con personas dentro de la organización, nunca habría permitido que sus hijas se asociaran con ellos y que, de ser ese el caso, hubiera renunciado.

Visoski confirmó que años después, Epstein pagó la matrícula de sus dos hijas, tanto para la escuela secundaria privada como para la universidad. Visoski testificó que Epstein hizo la misma oferta a todos sus empleados.

Epstein también había comprado varios autos de lujo (incluido un Jaguar) y los había registrado a Visoski para su uso personal, pero Visoski nunca sintió que los autos le pertenecían.

Everdell y Visoski hablaron sobre la relación profesional de Visoski con Maxwell. Él testificó que nunca vio nada que indicara que ella estaba abusando de niñas menores de edad.

Además de volar los aviones de Epstein, Visoski instaló equipos de audio y cine en casa en todas las residencias de Epstein.

El segundo testigo de la acusación fue “Jane”, un seudónimo que dijo que prefiere, en parte para proteger una carrera de actuación de 22 años. Ella es la primera de cuatro acusadoras clave en el juicio de Maxwell.

La mujer, que ahora tiene poco más de 40 años, testificó sobre la repentina muerte de su padre cuando ella tenía 14 años, su “no muy buena” vida hogareña y cómo Maxwell se acercó a ella por primera vez en el campamento de verano para adolescentes en el Centro Interlochen para las Artes en Michigan.

Tenía 14 años y ella y sus dos hermanos también asistieron al campamento.

Recuerda que estaba comiendo un helado con sus compañeros de campamento y que Maxwell se acercó a ellos, llevando a su mascota Yorkie. Epstein no tardó en unirse a ellos.

Después de que sus amigos se fueron, Jane continuó hablando con Epstein y Maxwell. Explicaron que eran benefactores del campamento y otorgaron becas a los niños. Le preguntaron sobre sus planes.

Resultó que los tres eran de Palm Beach, Florida. En este punto, la madre de Jane había perdido la casa familiar debido a la falta de fondos y la familia vivía en la bodega de la piscina de alguien, con Jane y su madre compartiendo una cama.

La madre de Jane también comenzó a sufrir depresión.

Justo después del comienzo del octavo grado, Jane y su madre fueron invitadas a tomar el té en la propiedad de Epstein en Palm Beach. Así comenzaron las visitas regulares a la casa.

Las invitaciones ya no incluían a la madre. Durante una visita, Jane testificó que mientras recreaban alrededor de la piscina, cuatro mujeres, más Maxwell, estaban en topless o completamente desnudas.

Maxwell, dijo Jane, mostró interés en la vida de Jane y Jane la veía como una hermana mayor.

Epstein comenzó a darle dinero y regalos a Jane. Luego empezó a comprarle ropa y a pagarle lecciones de canto. Un viaje de compras incluyó una parada en Victoria’s Secret.

Jane afirma que tuvo su primer encuentro sexual con Epstein en 1994, a los 14 años. Él la llevó a la casa de la piscina, se bajó los pantalones deportivos, la puso en su regazo y comenzó a masturbarse.

Dijo que no se lo dijo a nadie porque “se sentía asquerosa y avergonzada”.

Jane testificó que vería a Epstein y Maxwell desnudos poco después.

Recordó cuando Epstein y Maxwell la llevaron a su habitación, se quitaron la ropa y se acariciaron. “Había manos por todas partes”, dijo Jane.

Epstein le pidió que se quitara la blusa.

Jane testificó que hubo más visitas, cada una con más contacto sexual. Maxwell la introdujo en la “sala de masajes” y le dio a Jane instrucciones sobre cómo masajear a Epstein, lo que incluía tocarle los pectorales y el pene.

Jane afirma que Epstein le tocaba los senos y la vagina con regularidad, y Maxwell le tocaba principalmente los senos.

Las fiestas en la finca eran orgías, con sexo oral y “coito completo”, dijo Jane.

El abuso continuó hasta los 16 años, con Maxwell casi siempre en la habitación.

Jane afirma que Epstein la llevó en avión a sus residencias en la ciudad de Nueva York y al rancho en Nuevo México. Cada lugar tenía una sala de masajes donde se producían más abusos sexuales.

“Me sentí muy avergonzada”, dijo Jane, y sintió que se metería en problemas si se lo contaba a alguien.

Jane dijo que nunca le contó a su madre sobre el abuso porque en su familia hablar de los problemas era un signo de debilidad. Simplemente no hablaron de sus sentimientos.

Epstein pagó la matrícula de Jane en Professional Children’s School en la ciudad de Nueva York cuando tenía 17 años.

Los “masajes” continuaron durante la escuela secundaria, pero finalmente rompieron su relación con Epstein cuando se mudó a California para trabajar como actriz en 2002, a los 22 años.

Finalmente, Jane presentó dos demandas, una contra Maxwell y otra contra el patrimonio de Jeffrey Epstein. También había hablado con el FBI sobre Epstein en 2019.

Sin embargo, retiró las demandas después de recibir USD 5 millones del Fondo de Víctimas de Jeffrey Epstein. (Su neto fue de USD 2.9 millones).

Durante el contrainterrogatorio, Laura Menninger preguntó: “Esperaste 20 años para presentar tus quejas a la policía, ¿correcto?” Jane respondió: “Correcto”.

Menninger confirmó que Epstein estaba muerto y cuando Jane habló con el FBI, estaba acompañada por dos abogados de lesiones personales.

Menninger intentó encontrar inconsistencias en el testimonio de Jane, pero fue interrumpida por un flujo constante de objeciones de la fiscalía, la mayoría de las cuales fueron sostenidas, haciendo que la última hora del día se desarrollara con una serie de arranques y paradas de testimonios y preguntas mientras se debatían las objeciones.

Una vez más, Nathan puso fin al proceso a las 17:00 horas en punto.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.