Gilbert, Arizona, paga para espiar anuncios privados en redes sociales contrarios a las creencias woke

La Oficina de Gobierno Digital de Gilbert, Arizona, emitió reprimendas contra empleados municipales que apoyan al presidente Donald Trump y a las fuerzas del orden

Por Alice Giordano
12 de Febrero de 2024 12:20 AM Actualizado: 12 de Febrero de 2024 12:20 AM

En virtud de una política que se asemeja a algo sacado de la emblemática novela de George Orwell “1984”, una ciudad de Arizona paga más de un millón de dólares en salarios para emplear espías que vigilen las publicaciones privadas en las redes sociales de los empleados de la ciudad en busca de cualquier cosa que se alinee con las opiniones conservadoras.

Aunque la Oficina de Gobierno Digital (ODG) de Gilbert ha instado a los trabajadores de la ciudad a apoyar las causas LGBTQ+ y Black Lives Matter (BLM), reprendió a un bombero local por publicar una foto de sí mismo en Facebook posando con un recorte de tamaño natural del expresidente Donald Trump.

El departamento incluso envió un aviso de advertencia al cuerpo de bomberos local después de que los bomberos tocaran la bocina de un camión de bomberos de la ciudad en apoyo de una manifestación local de Back The Blue.

“Debemos tener cuidado de no tomar partido”, advertía un memorando enviado por el ODG al cuerpo de bomberos.

El memorando formaba parte de docenas de documentos que el Instituto Goldwater obtuvo a través de una solicitud de registros públicos y compartió con The Epoch Times.

Austin VanDerHeyden, enlace de asuntos municipales del grupo de vigilancia conservador con sede en Arizona, declaró a The Epoch Times que nunca había visto una censura tan atroz y un control mental deliberado por parte del gobierno.

“Es el Gran Hermano en persona: literalmente, intentan silenciar a cualquiera que no se arrodille ante su agenda”, declaró VanDerHeyden. “Esto no se parece a ningún acuerdo que hayamos visto en ningún otro lugar del país: está sacado directamente de una novela de George Orwell”.

La ciudad de Arizona, de casi 268.000 habitantes, tiene otros problemas.

En octubre de 2023, Preston Lord, de 16 años, fue asesinado en el exterior de una casa donde se celebraba una fiesta de Halloween. Su muerte sigue sin resolverse. La ciudad, el quinto municipio más grande de Arizona, también se tambalea por la violencia perpetrada por una banda de adolescentes y adultos jóvenes, apodada los Gilbert Goons. Llevan un año aterrorizando a otros adolescentes, y han sido acusados de llevar a cabo agresiones violentas, incluidas agresiones sexuales, contra ellos. Algunos miembros grabaron en vídeo las agresiones y las colgaron en las redes sociales.

El Instituto Goldwater declaró que un antiguo empleado de la ODG que habló bajo condición de anonimato renunció por el enfoque láser de la ODG en impulsar agendas “woke” entre las fuerzas del orden mientras persistían problemas más graves.

“Cuando yo trabajaba allí, presionaban a los jefes de policía y bomberos para que fueran más liberales. Luego están esos correos electrónicos sobre lo entusiasmados que estaban por conseguir que el jefe se arrodillara ante BLM”, dijo el empleado a la organización.

La directora del ODG, Dana Berchman, el administrador municipal de Gilbert, Patrick Banger, y la alcaldesa, Brigette Peterson, no respondieron a las repetidas preguntas de The Epoch Times sobre las actividades anticonservadoras de la agencia municipal.

En su página web, el departamento municipal afirma que está “centrado en el desarrollo de políticas con visión de futuro y en la implementación de medios sociales, comunicaciones digitales, web e iniciativas de datos abiertos y otras herramientas para servir mejor e implicar al público”.

Afirmó que se encarga de gestionar “todas las comunicaciones internas, externas y digitales, las relaciones públicas, el marketing y las iniciativas de datos abiertos para Gilbert, AZ”.

El Instituto Goldwater declaró que los registros que obtuvo muestran que entre 10 y 12 empleados componen la oficina, con personal que gana salarios anuales que oscilan entre USD 60.000 y USD 200.000.

Los registros de la ciudad muestran que se instituyó por primera vez en 2012, pero los detalles sobre las operaciones de la ODG salieron a la luz cuando el periódico local AZ Free News publicó recientemente un informe de investigación sobre algunas de sus prácticas.

A raíz del informe, el exbombero de Gilbert Steve Lavalle se presentó en una reunión del consejo municipal para compartir su historia de haber sido despedido por su participación en un video que sus compañeros bomberos hicieron y publicaron en TikTok de un bombero negro y un bombero blanco bromeando acerca de que les gustaba su café negro.

“Dejé mi café negro fuera porque no quería llamarlo racista cuando entrara aquí esta noche”, dijo Lavalle al principio de su declaración durante la sesión de comentarios públicos de la reunión del 23 de enero.

En el vídeo, el bombero blanco le dice al bombero negro, que tiene una cafetera en la mano, que no quiere ni crema ni azúcar en su café, diciendo en broma que le gusta su café como le gustan sus bomberos: “fuerte, atrevido y negro”. El bombero negro suelta una risita como respuesta.

A continuación, Lavalle mostró lo que denominó una orden de alejamiento enviada por Berchman al mismo bombero por publicar en su cuenta privada de Twitter —ahora X— una fotografía de una bandera de la delgada línea azul que había montado en la parte trasera de un camión de bomberos de la ciudad en honor de un agente de policía caído en la vecina ciudad de Chandler (Arizona).

Tras mostrar el documento, leyó en voz alta una publicación anterior de Berchman en Twitter dirigida a Black Lives Matter, en la que decía: ” Los oimos, estamos con ustedes”.

Berchman también promovió que los primeros intervinientes locales se arrodillaran ante los manifestantes de BLM tras la muerte de George Floyd y publicó fotos de ello en las redes sociales.

Junto con Lavalle, los residentes de Gilbert dominaron la sesión de comentarios públicos durante más de una hora para expresar su indignación por las acciones del ODG y pidieron su desmantelamiento inmediato.

“Alcalde Peterson, los ciudadanos de Gilbert somos una república constitucional, no comunistas”, dijo Catherine Speeks.

Sugirió a la administración municipal que revisara la Primera Enmienda y dejara de “violar los derechos de libertad de expresión de los empleados municipales”.

Monte Lyons, residente local y agente inmobiliario, comparó las prácticas del ODG con los regímenes autoritarios a los que su familia sobrevivió en la Alemania nazi y contra los que él y otros miembros de su familia lucharon en el ejército.

“La familia de mi mujer pasó un tiempo en campos de concentración en Alemania y murió allí”, dijo. “He oído historias una y otra vez durante las vacaciones sobre las cosas que soportaron. Mis hijos, yo mismo, mis tíos, mi abuelo… todos luchamos contra regímenes autoritarios en el ejército estadounidense. He visto morir gente. Mi familia ha derramado sangre por esto. Es algo que me apasiona. Algo por lo que tengo profundos sentimientos. Y creo que hay que abordarlo con rapidez y eficacia”.

Steve Berman, que fue alcalde de Gilbert durante tres legislaturas, advirtió que la ciudad se exponía a una demanda si no suprimía el ODG.

“El papel del gobierno es proporcionar a nuestros ciudadanos cosas que no pueden proporcionar por sí mismos: carreteras, alcantarillado, protección contra incendios, protección policial, recogida de basuras y similares”, dijo Berman. “La Oficina de Gobierno Digital no hace nada de eso. Se limita a espiar a la comunidad y a informar al administrador municipal”.

Además de los testimonios en persona, el asunto suscitó miles de comentarios en las redes sociales.

La controversia llegó al ámbito estatal, donde un republicano de la Cámara de Representantes ha solicitado una demanda de derechos civiles contra el ODG de Gilbert.

El concejal Jim Torgeson declaró a la cadena de televisión local AZ News, que emitió un reportaje sobre la polémica, que 20 minutos después de publicar una encuesta en su página privada de Facebook, recibió una llamada de un miembro del ODG para que retirara la publicación.

“Fue increíble darme cuenta de que estaban vigilando mis publicaciones privadas en Facebook”, dijo.

Joanna Chudzinski, otra residente que testificó durante la reciente sesión pública, calificó al personal del ODG de “ciberacosadores”, afirmando que le parecía hipócrita que Berchman cerrara su propia cuenta X después de haber vigilado las cuentas de otros.

Según el Instituto Goldwater, la cuenta de Twitter de Berchman era pública.

Ahora su cuenta aparece como protegida, y el acceso solo está disponible para “seguidores aprobados”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.