Giotto Di Bondone: El maestro de la narración visual

Por JANI ALLAN
23 de Marzo de 2021
Actualizado: 23 de Marzo de 2021

El día que visité Padua, las nubes destructoras se movían desde el oeste. La nieve me llegaba hasta las rodillas. Me habían invitado a un pequeño restaurante famoso por su tiramisú y a ver la Capilla de la Arena de Giotto. El tiramisú —que significa “levántame”—, un famoso postre hecho con bizcochos empapados en café amargo y crema de mascarpone, fue sublime. En otro nivel, por supuesto, estaba la capilla.

Giorgio Vasari, el primer historiador del arte, escribió en sus “Vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos” que Giotto fue el responsable de “introducir la técnica de dibujar con precisión a partir del natural, que se ha abandonado durante más de doscientos años”.

El arte medieval y bizantino en Europa occidental se caracterizaba por representaciones sin emociones, planas y esquemáticas de personas, paisajes, animales y objetos.  El estilo de naturalismo de Giotto fue revolucionario, según Margherita Cole en “My Modern Met”. Por ello, se le considera el padre del Renacimiento italiano e incluso el padre de la pintura europea.

Hijo de un granjero, Giotto nació alrededor de 1266 en Mugello, cerca de Florencia. Cuenta la leyenda que Cimabue, un renombrado pintor de la Toscana, lo descubrió mientras el niño cuidaba ovejas. El dibujo realista de las ovejas de Giotto impresionó tanto a Cimabue que le hizo su aprendiz.

Vasari cuenta muchas historias sobre la habilidad de Giotto como artista. En una ocasión, Giotto pintó una mosca tan realista en un cuadro que Cimabue intentó varias veces alejarla.

Visitantes en la planta baja de la Capilla Scrovegni en Padua, Italia. (Zairon/ CC BY-SA 4.0)

Capilla de la Arena

Aunque Giotto fue pintor, escultor y arquitecto, es más conocido por los frescos que pintó en la Capilla de los Scrovegni de Padua, hacia 1305.  También se la conoce como la Capilla de la Arena porque se construyó cerca del emplazamiento de una antigua arena romana.

Originalmente, la capilla estaba conectada al Palacio Scrovegni. Hay críticos que dicen que Enrico Scrovegni construyó la capilla y encargó los frescos en un esfuerzo por compensar el pecado de la usura. Pero no importa. Encargar obras de arte para las iglesias era una forma muy común de hacer buenas obras.

Desde el exterior, la Capilla Scrovegni casi no llama la atención. La austera fachada no da ninguna pista de lo que hay dentro. Al cruzar el umbral, me transporté a un reino celestial de belleza trascendente y atemporal. En todas las paredes de esta capilla se encuentra uno de los logros supremos del arte occidental.

Las historias, esta de la “Resurrección de Lázaro”, se cuentan en paneles narrativos de tres niveles. (Dominio público)

Giotto es el maestro de la narración visual. Su ciclo de frescos de 38 escenas narrativas está dispuesto en tres niveles horizontales y cuenta sin palabras historias de la Biblia, entre ellas la de Cristo, la Virgen María y el Juicio Final. De este modo, la Capilla Scrovegni se asemeja a un magnífico cuento.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los europeos eran analfabetos. Aprendían las historias bíblicas a través de sus sacerdotes y observando pinturas y esculturas. Las representaciones de Giotto de episodios de la vida de Cristo y María imprimen una humanidad a las historias bíblicas.

Los protagonistas de Giotto tienen un patetismo y una gravedad que son a la vez espirituales y terrenales. Las figuras son sólidas y tridimensionales. Incluso sus vestimentas tienen forma y peso. Estos personajes son individuales. Cada rostro es diferente.

La Lamentación

En “La Lamentación”, el cuerpo de Cristo está acunado en los brazos de la Virgen María. El cuerpo de Cristo no toca el suelo. María Magdalena se lamenta a sus pies y Juan, el evangelista, abre los brazos en señal de conmoción y angustia. La emoción de los dolientes se expresa a través de sus manos, rostros y cuerpos encorvados. Hay dos figuras de espaldas al espectador.

“La Lamentación” (El Duelo de Cristo), entre 1304-1306, por Giotto di Bondone. Fresco, 78.7 pulgadas por 72.8 pulgadas. Capilla Scrovegni, Padua, Italia. (Dominio público)

En la iconografía tradicional de la época, las figuras bíblicas están marcadas por halos. En el centro, detrás de Juan, con actitudes más tranquilas, se encuentran probablemente José de Arimatea y Nicodemo, que se mencionan en los Evangelios como presentes. También en el centro, a la izquierda, hay un grupo de mujeres de luto.

Giotto utiliza el paisaje para enfatizar el estado de ánimo. La línea diagonal irregular de una cresta montañosa dirige la mirada hacia la figura de Cristo. A la derecha, un árbol austero, símbolo del árbol del conocimiento del bien y del mal, estéril desde la caída del hombre.

En el vasto cielo hay once ángeles. Los ángeles, algunos de ellos en escorzo, transmiten su dolor de diferentes maneras. El cielo y la tierra se unen en el duelo.

En la Capilla de la Arena se respira una tranquilidad y una paz que sobrepasa todo entendimiento. Cada cuadro es una oración silenciosa al Dios creador.

Tal vez ésta sea otra forma en la que Giotto demuestra la vida eterna del gran arte. Su obra existe fuera del tiempo lineal y sus temas icónicos recuerdan que la verdad es eterna.

Jani Allan es periodista, columnista, escritor y locutor.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS