Gobierno de Biden apunta a lavavajillas para atajar la “crisis climática” tras restricciones a estufas

Por Tom Ozimek
08 de Mayo de 2023 4:32 PM Actualizado: 08 de Mayo de 2023 4:32 PM

Tras apuntar a las estufas de gas como medio para reducir los gases de efecto invernadero, la Administración Biden ha vuelto su atención a otros electrodomésticos y ahora los lavavajillas están en su punto de mira.

El Departamento de Energía (DOE, por sus siglas en inglés) anunció el viernes las normas propuestas por el Congreso para los nuevos lavavajillas, que prometen reducir los costes y la cantidad de carbono que se emite a la atmósfera.

“Esta Administración está utilizando todas las herramientas a su alcance para ahorrar dinero a los estadounidenses y promover al mismo tiempo innovaciones que reduzcan la contaminación por carbono y combatan la crisis climática”, declaró en un comunicado la secretaria de Energía, Jennifer Granholm.

La propuesta de reglamento (pdf), publicada en el Registro Federal, pretende imponer nuevas normas de eficiencia separadas para el consumo de energía y agua de los lavavajillas de tamaño estándar y compacto durante sus ciclos normales.

La propuesta pretende reducir el consumo de energía en un 27% y el de agua en un 34% en los nuevos lavavajillas domésticos convencionales fabricados en Estados Unidos o importados al país, a partir de tres años después de la publicación de la norma definitiva.

Esto significa que el consumo máximo de energía anual estimado para los lavavajillas de tamaño estándar sería de 223 kWh/año y el consumo máximo de agua por ciclo sería de 3.3 galones.

El lavavajillas Chef Collection de Samsung se exhibe en el Centro de Convenciones Mandalay Bay para el CES Internacional 2015 en Las Vegas, Nevada, el 5 de enero de 2015. (Ethan Miller/Getty Images)

Los modelos de lavavajillas compactos, según la normativa propuesta, verían reducido su consumo de energía en un 22% y el de agua en un 11%. En concreto, esto significaría que los modelos de lavavajillas compactos fabricados o importados en Estados Unidos tendrían un consumo máximo anual de energía de 174 kWh/año y un consumo máximo de agua de 3.1 galones.

Si las nuevas normas se adoptan en el plazo sugerido por el DOE, entrarían en vigor en 2027. La agencia calcula que las nuevas normas ahorrarían a los consumidores casi 3000 millones de dólares en facturas de servicios públicos a lo largo de 30 años.

Esto se conseguiría reduciendo las emisiones de dióxido de carbono en unos 12.5 millones de toneladas métricas, lo que equivale aproximadamente a las emisiones anuales combinadas de 1.6 millones de hogares, y ahorrando unos 240,000 millones de litros de agua.

La norma sobre lavavajillas se suma a los nuevos requisitos sobre motores eléctricos y máquinas expendedoras de bebidas, que, según el DOE, reducirán las emisiones de carbono en 94.7 millones de toneladas métricas adicionales en 30 años.

Las normas propuestas representan el mayor endurecimiento de las normas de eficiencia de los lavavajillas en una década y llegan en un momento en que la Administración Biden ha puesto sus miras en aumentar la eficiencia y reducir las emisiones de diversos electrodomésticos en nombre del cambio climático.

El DOE ha anunciado que el 8 de junio celebrará una audiencia online sobre las normas propuestas, al mismo tiempo que abrirá la propuesta a los comentarios del público.

La medida de la Administración Biden contrasta con el planteamiento del expresidente Donald Trump sobre las normas de eficiencia de los electrodomésticos.

Trump criticó el aumento de los requisitos de eficiencia, argumentando que hacían que algunos electrodomésticos funcionaran con menos eficacia y, por tanto, eran contraproducentes, ya que obligaban a la gente a tirar más de la cadena o a poner el lavavajillas repetidamente para obtener el mismo resultado.

Prohibición de las estufas de gas

Como parte de su búsqueda de una mayor eficiencia energética en nombre de la lucha contra el cambio climático, la Administración Biden también ha apuntado a las estufas de gas.

El 1 de febrero, el DOE propuso una norma que podría retirar del mercado muchas estufas de gas.

Esa propuesta llegó varias semanas después de que un comisionado de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC, por sus siglas en inglés), Richard Trumka, Jr, dijera a Bloomberg que la prohibición de las estufas de gas estaba “sobre la mesa”.

El presidente de la CPSC, Alexander Hoehn-Saric, se retractaría más tarde del comentario de Trumka insistiendo en que la agencia “no pretende prohibir las estufas de gas”, y Granholm dijo que la idea de prohibir las estufas de gas “simplemente no es cierta”.

Granholm reconoció, sin embargo, que la propuesta afectaría a alrededor de la mitad de las estufas existentes en el mercado.

En esta ilustración fotográfica, una llama de gas arde bajo una olla en una estufa (Sean Gallup/Getty Images)

Miembros del sector de los aparatos de gas han criticado la propuesta.

“Nos preocupa que éste sea otro intento del gobierno federal de utilizar la normativa para eliminar del mercado productos de gas natural viables y eficientes”, declaró a Bloomberg la presidenta de la Asociación Americana del Gas, Karen Harbert.

“Este enfoque del DOE podría prohibir efectivamente los aparatos de gas”, dijo Jill Notini, de la Asociación de Fabricantes de Electrodomésticos. “Nos preocupa que este enfoque pueda eliminar totalmente los productos de gas”.

Mientras tanto, los congresistas republicanos han propuesto una ley para bloquear de forma preventiva cualquier propuesta de normativa que prohíba o restrinja fuertemente los aparatos de gas.

Dos representantes del Partido Republicano en la Cámara de Representantes y miembros del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes han propuesto dos leyes en este sentido: la Ley para Salvar Nuestras Estufas de Gas (pdf) y la Ley de Protección y Libertad de las Estufas de Gas (pdf).

“El presidente [Joe] Biden y la izquierda radical quieren utilizar el poder del gobierno federal para dictar qué tipo de coche se puede conducir, cómo se puede calentar el hogar y el negocio, y ahora cómo se le permite cocinar los alimentos para su familia”, dijo en un comunicado la representante Cathy McMorris Rodgers (R-Wash.), presidenta del Comité de Energía de la Cámara.

“El gas natural es una fuente de energía segura, fiable y asequible para millones de estadounidenses”, añadió.

Los dos proyectos de ley prohibirían a la CPSC utilizar fondos federales para aplicar cualquier normativa que clasifique las estufas de gas como producto peligroso prohibido.

Los proyectos de ley también prohíben a la CPSC aplicar cualquier norma de seguridad de los productos de consumo que prohíba el uso de estufas de gas.

“Nuestro proyecto de ley deja claro que son los estadounidenses quienes deben decidir si una estufa de gas es adecuada para sus familias, y no el gobierno federal”, declaró en un comunicado la vicepresidenta de la Comisión de Energía de la Cámara de Representantes, Kelly Armstrong (R-N.D.).

Mientras tanto, Nueva York se convirtió recientemente en el primer estado del país en prohibir las estufas de gas natural después de que la Legislatura estatal aprobara un nuevo presupuesto estatal que incluye la prohibición de la combustión de combustibles fósiles en la mayoría de los edificios nuevos a partir de 2026.

La medida prohíbe la instalación de equipos de combustibles fósiles en los edificios nuevos de menos de siete plantas para 2026 y para 2029 en los más altos, lo que en la práctica exige que la calefacción y la cocina sean totalmente eléctricas.

Hay excepciones para lugares como hospitales, fábricas y restaurantes. Los edificios existentes también están exentos de la prohibición.

Los líderes republicanos del Senado estatal criticaron la medida, alegando que encarecería las facturas de los servicios públicos y los costes de la vivienda.

El líder republicano del Senado, Rob Ortt (R-N.Y.), dijo en un comunicado que ignora las prioridades de los residentes de Nueva York.

“Una prohibición inconstitucional, la primera en el país, de las conexiones de gas natural en las nuevas construcciones disparará las facturas de servicios públicos y aumentará los costes de la vivienda”, dijo.

La ciudad de Nueva York aprobó el año pasado su propia prohibición de los combustibles fósiles en los edificios de nueva construcción, con el fin de eliminar las conexiones de gas natural en un plazo más breve que el del nuevo acuerdo presupuestario.

Según un estudio de RMI, las leyes combinadas de construcción totalmente eléctrica en la ciudad de Nueva York y el estado ahorrarían conjuntamente 4 millones de toneladas métricas adicionales de emisiones de dióxido de carbono para 2040, lo que equivale a mantener 870,000 coches fuera de la carretera durante un año.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.