Gobierno de Biden “debe actuar rápidamente” para cambiar el rumbo en Afganistán: Exdiplomáticos de EE.UU.

Por Venus Upadhayaya
11 de Agosto de 2021
Actualizado: 11 de Agosto de 2021

Afganistán está sumido en el caos. En una gran ofensiva militar, los talibanes han tomado nueve capitales provinciales, dos de las cuales cayeron en manos de la milicia la noche del 10 de agosto.

A medida que el grupo militante ignora las negociaciones de paz y que aumentan sus asesinatos de civiles, prisioneros y líderes del gobierno, crecen las peticiones por un cambio en la política de Estados Unidos.

“Dado el comportamiento de los talibanes en los últimos tiempos, la decisión del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de retirar rápidamente las fuerzas estadounidenses de Afganistán parece cada vez más cuestionable”, afirmaron cinco exdiplomáticos estadounidenses para Afganistán (James Cunningham, Hugo Llorens, Ronald Neumann, Richard Olson y Earl Anthony Wayne) en un análisis publicado por el Atlantic Council el 6 de agosto.

Tanto si la resistencia afgana le gana a los talibanes como si no, el resultado será de proporciones catastróficas, y Estados Unidos debería continuar con un compromiso limitado y evitar el colapso total del Estado y el caos, dijeron los cinco exdiplomáticos.

“Abandonar a la gente valiente mientras intenta defenderse podría dejar a millones de afganos vulnerables a la represión talibán. Por eso recomendamos una corrección del rumbo que implique redoblar los esfuerzos para apoyar a las fuerzas de seguridad afganas —especialmente a través de la fuerza aérea, que es inmediatamente crítica— así como la aplicación enérgica de las promesas de Estados Unidos de seguir prestando apoyo en materia de seguridad, economía, ayuda humanitaria y diplomacia”, dijeron, e instaron a que el gobierno de Estados Unidos “actúe con rapidez y determinación en Afganistán y en obtener apoyo mundial”.

Rajiv Dogra, exdiplomático indio y autor de “Durand’s Curse”, un bestseller aclamado por la crítica sobre la división de Afganistán por el imperio británico, declaró por teléfono al Epoch Times que ninguna situación en el mundo es tan mala que no pueda rescatarse. Pero lo principal es tener la voluntad política.

“Estados Unidos lleva dos años anunciando a los cuatro vientos que se retira y que deja a los afganos a su suerte. Este es un enfoque equivocado, una política equivocada y una estrategia equivocada”, dijo Dogra calificando esto como una actitud pesimista que aún puede ser cambiada. “Pero el cambio debe empezar desde arriba”.

Los cinco exdiplomáticos estadounidenses afirmaron que los talibanes han incumplido sus promesas, han devuelto al campo de batalla a los prisioneros talibanes liberados y también han incumplido los compromisos adquiridos durante el proceso de paz de Doha.

“Los talibanes, que han fracasado sistemáticamente en sus intentos de entablar negociaciones de buena fe con el gobierno afgano, han dado muestras de que van a por la victoria total. Las condiciones que busca el grupo —el control de la policía, el ejército y los servicios de inteligencia del país, así como el poder de destituir y nombrar de forma efectiva al jefe de Estado y a otros altos cargos— equivalen a una exigencia de rendición”, dijeron, añadiendo que los talibanes quieren restaurar un régimen parecido al Emirato Islámico de Afganistán, mientras que las encuestas periódicas de las dos últimas décadas sugieren que la población no quiere vivir bajo los talibanes.

Epoch Times Photo
Una mujer con un niño hace fila junto a otras personas para presentar sus solicitudes de pasaporte en una oficina de Kabul el 25 de julio de 2021. (Sajjad Hussain/AFP vía Getty Images)

Dogra dijo que el presidente de Estados Unidos no puede ser visto como un “derrotista y no debe ser juzgado por la historia como un fracaso”. Todavía hay tiempo para corregir el rumbo y debe dar un mensaje al mundo de que Estados Unidos no es un perdedor, dijo Dorga. Calificó esto como la “principal diferencia” necesaria en la política estadounidense hacia Afganistán en la actualidad.

“El presidente Biden tiene que reconocer que su mensaje es extremadamente negativo, no por su propio bien, sino por el bien del país que lo necesita. Hoy en día se considera a Estados Unidos como un estado en decadencia desde el punto de vista estratégico, un estado que está siendo derrotado por un grupo de tribales fundamentalistas”, dijo Dogra, que fue embajador de India en múltiples países y asesor de una nación extranjera para reestructurar su ministerio de Asuntos Exteriores.

El mensaje más importante que debe dar Biden en este momento es que Estados Unidos se retira pero no deja que los afganos sean “masacrados por los talibanes”, dijo.

Dijo que un cambio de política significaría también la retirada del representante que Estados Unidos eligió para el proceso de paz afgano. Zalmay Khalilzad goza de una gran antipatía en Afganistán y debería asumir la responsabilidad del fracaso del proceso.

“Es percibido como blando con los intereses de los talibanes y, por sus acciones, como no reticente a la voluntad de ISI [Inter-Servicios de Inteligencia, la principal agencia de inteligencia de Pakistán], más que como protector y promotor de los intereses estadounidenses o como protector y promotor del pueblo afgano”, afirmó Dogra. El hecho de destituir a Khalilzad enviaría un fuerte mensaje de que Estados Unidos no está ahí para ser derrotado, dijo Dogra. Después de todo, Estados Unidos ha prometido en la ONU que tiene la “responsabilidad de proteger” a las personas que se enfrentan a la amenaza de la violencia masiva.

Destituir a Khalilzad ha sido tendencia con el hashtag #RecallKhallilzad con 6417 tuits y retuits de usuarios únicos entre el 7 y el 11 de agosto. Los tuits más virales con el hashtag proceden de las emisoras estatales afganas RTA World y RTA Pashto, y de la presentadora de RTA Diva Patang.

Jonathan Schroden, director del Programa para Contrarrestar Amenazas y Desafíos de Center for Naval Analysis, con sede en Washington DC, dijo a The Epoch Times en un mensaje de texto que lo mejor que puede hacer Estados Unidos de inmediato es pedir a los talibanes que se detengan.

“Se puede generar presión consiguiendo que los países de la región (y otros críticos) hablen con una sola voz a los talibanes y les exijan al menos una reducción de la violencia por motivos humanitarios, si no un alto el fuego. Tanto si los talibanes responden a la presión como si no, merece la pena intentarlo”, dijo Schroden.

El apoyo aéreo debe continuar

Los cinco diplomáticos afirmaron que Estados Unidos debería seguir proporcionando apoyo aéreo a las fuerzas afganas y reconsiderar el fin de este apoyo para el 31 de agosto. La Administración de Biden también debería ayudar a establecer una fuerza aérea afgana del tamaño y la estructura que los afganos necesitan.

“Al fin y al cabo, el lento desarrollo de la fuerza aérea afgana —aunque ahora funciona bien— es en parte responsabilidad de Estados Unidos: Mientras que la corrupción y la mala gestión plagaron la parte afgana, Estados Unidos también desperdició 549 millones de dólares en aviones de carga de mala calidad y perdió mucho tiempo al cambiar de helicópteros rusos reconstruidos a Blackhawks estadounidenses más complicados”, dijeron.

Según Schroden, la Administración de Biden también debería resolver los problemas con los contratos de mantenimiento que afectan a la Fuerza Aérea afgana.

En esta foto de archivo, un helicóptero Blackhawk de la 101st Airborne sobrevuela las arenas del desierto el 16 de febrero de 2002 durante una misión de reconocimiento en Kandahar, Afganistán. (Joe Raedle/Getty Images)

Los cinco diplomáticos estadounidenses dijeron que Estados Unidos creó un sistema para la Fuerza Aérea Afgana que dependía en gran medida del apoyo de contratistas extranjeros. Cuando el gobierno de Biden decidió retirar las tropas, también decidió retirar repentinamente a esos contratistas de Afganistán.

“Las cuestiones de los contratos para la AAF son complicadas porque se requiere que el gobierno afgano licite los contratos, que las empresas los encuentren suficientemente lucrativos para ofertar por ellos y que los individuos los encuentren suficientemente lucrativos para prestarles servicio. Todo eso lleva tiempo. Mientras tanto, la AAF solo puede poner en el aire la mitad o menos de sus aviones”, dijo Schroden.

Los diplomáticos dijeron que Estados Unidos debe ayudar a la Fuerza Aérea Afgana urgentemente con entrenamiento y mantenimiento y debe nombrar a un alto funcionario del Departamento de Defensa para que supervise esta asistencia.

“El trabajo urgente que tenemos por delante debe incluir la formación y el mantenimiento adecuados para que la fuerza aérea afgana siga volando. Los planes y plazos deben ser realistas y desarrollarse con la cooperación y financiación de la OTAN y otros aliados. La OTAN también debería renovar su compromiso de proporcionar su propio apoyo aéreo hasta que la fuerza aérea afgana esté completamente construida (o las negociaciones de paz tengan éxito). Esto repartirá la carga y el riesgo”, dijeron.

Sin embargo, proporcionar apoyo aéreo a las fuerzas afganas es un apoyo táctico a corto plazo para evitar la derrota y no es una política, dijeron los cinco exdiplomáticos.

“Tampoco lo es retirar las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN sin planificar suficientemente lo que viene después. Apoyar las negociaciones es útil, pero solo hablar de negociar mientras el otro bando está ganando militarmente y presionando para la rendición es inútil”, dijeron y añadieron que la Administración Biden debería evitar la derrota y la caída del estado afgano hasta que un “punto muerto” pueda asegurar unas negociaciones honestas que han faltado hasta ahora.

“Un acuerdo que proteja el amplio espectro de intereses étnicos y tribales, incluidas las garantías que protegen los logros de las mujeres afganas que tanto costó conseguir, solo será posible a través de este tipo de conversaciones. Por este motivo, las negociaciones deben recibir un apoyo constante, pero no se debe permitir que paralicen la acción militar, como ocurrió durante el año pasado, cuando Estados Unidos estuvo en gran medida a la defensiva”, afirmaron los antiguos diplomáticos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS