Gobierno de EE.UU. refuerza su ofensiva contra la propaganda y la desinformación

Por Joshua Philipp, The Epoch Times
27 de Febrero de 2018 Actualizado: 28 de Febrero de 2018

La acusación del consejero especial Robert Mueller sobre 17 presuntos agentes rusos por crear falsos perfiles en línea e intentar inmiscuirse en las elecciones de 2016 fue un reconocimiento de la amenaza que representa para EE.UU. la desinformación patrocinada por el estado. Ahora el Gobierno de Donald Trump está luchando contra ello.

El 26 de febrero, el Departamento de Estado anunció que firmó un acuerdo con el Pentágono para transferir US$ 40 millones del gasto de defensa para utilizarlo en la mejora del Centro de Cooperación Global, destinado a identificar y contrarrestar la propaganda y la desinformación.

El Centro de Cooperación Global fue establecido por el ex presidente Barack Obama poco antes de que dejara el cargo, y fue presentado originalmente bajo la legislación bipartidista de 2016 Contra la Información Bélica.

Según un comunicado de prensa, un financiamiento adicional se usará en el año fiscal de 2018 en “iniciativas para contrarrestar la propaganda y la desinformación de las naciones extranjeras”.

Entre estas iniciativas se encuentra la creación de nuevas subvenciones, en el marco de un Fondo de Acceso a la Información público-privada para grupos que contrarresten la propaganda y la desinformación.

Estará disponible para grupos de la sociedad civil, proveedores de contenido de medios, organizaciones no gubernamentales, centros de investigación y de desarrollo financiados con fondos federales, empresas privadas e instituciones académicas.

“Esta financiación es fundamental para garantizar que continuemos con una respuesta agresiva a la influencia maligna y a la desinformación. Esto lo podemos aprovechar para estrechar asociaciones con nuestros aliados, Silicon Valley y otros socios en esta lucha”, dijo el subsecretario de Estado Steve Goldstein, en el lanzamiento.

“No es simplemente una postura defensiva la que debemos tomar, también tenemos que estar a la ofensiva”, dijo.

Un monto inicial de US$ 5 millones en donaciones será a través de consultas al Congreso, y según el comunicado incluirá “US$ 1 millón de capital inicial de la cuenta de la diplomacia pública del Departamento de Estado para poner en marcha la iniciativa rápidamente”.

Ello establece que el fondo “impulsará el uso de técnicas innovadoras de mensajería y ciencia de técnica de datos”.

También agrega que el Pentágono utilizará su propio financiamiento para programas adicionales con el Centro de Cooperación Global.

Contrarrestar la desinformación
El Centro de Compromiso Global se estableció en abril de 2016, y el Secretario de Estado, Rex Tillerson, aprobó el año pasado la solicitud de fondos cercanos al programa de US$ 60 millones.

El proyecto de ley que lanzó el programa fue presentado al Senado el 16 de mayo de 2016. Fue patrocinado por el Senador Rob Portman (R-Ohio) y copatrocinado por el Senador Christopher Murphy (D-Conn.). Más tarde se cambió a la Ley de Contrainformación y Desinformación.

El programa fue aprobado silenciosamente por Obama el 23 de diciembre de 2016, y fue incluido en la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2017.

El proyecto de ley inicial advirtió que los gobiernos extranjeros, incluidos China y Rusia, “utilizan la desinformación y otras herramientas de propaganda para socavar los objetivos de seguridad de Estados Unidos, sus aliados y socios claves”.

Si bien su objetivo principal era identificar y contrarrestar las campañas de desinformación que amenazan la seguridad nacional de Estados Unidos y sus aliados, también se pretendía “proteger y promover una prensa libre, sana e independiente en países vulnerables a la desinformación extranjera”.

Esta legislación también trabajaría con varios departamentos para “exponer y contrarrestar” las operaciones de información con sus propias “narrativas basadas en hechos que apoyan a los intereses aliados y los de Estados Unidos”.

Cuando se convirtió en ley, Portman dijo en un comunicado de prensa: “Nuestros enemigos están usando propaganda extranjera y desinformación contra nosotros y contra nuestros aliados. Hasta ahora el gobierno de Estados Unidos ha estado dormido”.

“Con este proyecto, ahora ley, finalmente estamos señalando que ya es suficiente; Estados Unidos ya no se sentará al margen”, dijo. “Vamos a enfrentar esta amenaza de frente”.

La legislación dio dos enfoques claves. El primero fue desarrollar una “estrategia de todo el gobierno” para contrarrestar la propaganda y la desinformación en el extranjero, según el comunicado, e incluyó como objetivos del Centro, tanto a los actores estatales como a los no estatales

Mientras que el Centro está dirigido por el Departamento de Estado, este tiene una participación de alto nivel del Departamento de Defensa, la Agencia para el Desarrollo (USAID), la Junta de Radiodifusión de los Gobernadores, la Comunidad de Inteligencia y otras agencias relevantes.

El segundo enfoque de la legislación fue buscar la experiencia externa al gobierno para “crear opciones de estrategia de Estados Unidos más adaptables y receptivas”, según el comunicado.

Parte de ello significará capacitar a los periodistas locales y proporcionar subvenciones y contratos, lo que ayudaría a crear experiencia en “identificar y analizar las últimas tendencias en técnicas de desinformación de los gobiernos extranjeros”.

TE RECOMENDAMOS