Golpes de calor: consejos para evitarlos

28 de Diciembre de 2015 Actualizado: 28 de Diciembre de 2015

Durante el verano, las altas temperaturas y la exposición al sol pueden provocar golpes de calor, y generar desde quemaduras en la piel hasta desmayos o mareos, por lo que el Ministerio de Salud de la Nación de Argentina brinda recomendaciones para evitarlas y poder disfrutar de un verano más saludable.

¿Qué es un golpe de calor? El Ministerio de Salud lo define como “el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos (o con poca ventilación) al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento”.

Dentro de los síntomas se pueden encontrar sed intensa, sensación de calor sofocante, piel seca, cansancio, agotamiento o debilidad, temperatura en el cuerpo mayor a 39° (medida en la axila). Así también sudoración excesiva, mareos o desmayo, vértigo, calambres musculares, agitación, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, etc.

Cualquier persona puede sufrir un golpe de calor, pero dentro de los grupos más vulnerables se encuentran los bebés, los niños obesos o desnutridos, las personas mayores de 65 años, jóvenes que abusan de las drogas y el alcohol, personas que padecen enfermedades crónicas y los que tiene la piel muy quemada por el sol.

Dentro de los consejos que brinda el Ministerio se encuentran:

  • Tomar abundante agua durante todo el día
  • Evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16.
  • Reducir la actividad física
  • Evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso
  • Ingerir frutas y verduras y evitar comidas muy pesadas
  • Evitar las bebidas alcohólicas ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. Aconsejan no tomar cerveza ante la sed y el calor.
  • Protegerse del sol usando un gorro o una sombrilla y permanecer en espacios ventilados

En el caso de los chicos, no hay que esperar que pidan agua, hay que ofrecerles constantemente líquidos. En el caso de los bebés, ofrecerles el pecho más frecuentemente. Se aconseja vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros, proponerles juegos tranquilos donde no se agiten, y mojarles el cuerpo con frecuencia.

En el caso de sufrir un golpe de calor los especialistas recomiendan actuar rápidamente. Se debe intentar bajar la temperatura del cuerpo con hielo o un baño de agua helada, consumir agua fresca (con una cucharadita de sal), y dirigirse a un lugar ventilado y fresco. Asimismo, se aconseja no consumir antifebriles y consultar al médico o dirigirse a un centro de salud ante los primeros síntomas.

TE RECOMENDAMOS