Google “interferirá activamente” en las elecciones de 2020 en EE.UU., dice investigador

Por Bowen Xiao
08 de Agosto de 2019 Actualizado: 08 de Agosto de 2019

Un investigador que ha pasado más de media década monitoreando la influencia de Google dijo que cree que el gigante tecnológico “interferirá activamente” en las elecciones de 2020. El 6 de agosto, el presidente Donald Trump dijo que su administración está observando a Google “muy de cerca“.

El Dr. Robert Epstein, psicólogo investigador principal del Instituto Americano de Investigación y Tecnología del Comportamiento, dijo a La Gran Época que Google tiene acceso a una serie de poderosos métodos de manipulación, principalmente a través de “experiencias efímeras” que pueden cambiar los votos.

Las experiencias efímeras en Internet son breves momentos en los que la información se genera instantáneamente, como sugerencias de búsqueda. No se almacenan en ningún lugar y no se pueden rastrear. Los correos electrónicos internos filtrados de Google en 2018 descubrieron que los empleados discutían específicamente el lanzamiento de “experiencias efímeras” para contrarrestar la prohibición de viajar que lanzó Trump, informó The Wall Street Journal.

En su testimonio ante el Congreso en julio, Epstein señaló que si todas las principales compañías de tecnología se unieran para apoyar al mismo candidato en 2020, lo que según él era probable, podrían cambiar 15 millones de votos sin dejar un rastro de papel. Epstein ha descubierto una docena de métodos que Google utiliza para manipular la opinión pública o los votos, incluido el efecto de manipulación del motor de búsqueda y los efectos de sugerencia de búsqueda.

“Google interferirá activamente en las elecciones de 2020″, dijo Epstein. “Interferirán activamente en sus esfuerzos de hacer lobby, interferirán activamente con sus donaciones políticas, e interferirán activamente utilizando los métodos de manipulación online que he estudiado y probablemente otros métodos que aún no he descubierto”.

Alphabet, la empresa matriz de Google, donó USD 4,7 millones a los candidatos demócratas del Congreso en 2018, según los registros de la FEC. A los candidatos republicanos, donó USD 754,911.

En 2016, Epstein realizó un proyecto de monitoreo secreto que mostró que Google ocultó resultados de búsqueda de autocompletado negativos para Hillary Clinton meses antes de las elecciones. Su investigación revisada por colegas encontró que los algoritmos de Google pueden cambiar fácilmente el 20 por ciento o más de los votos entre los votantes y hasta el 80 por ciento en algunos grupos demográficos.

En un estudio más reciente, Epstein analizó el recordatorio “Go Vote” de Google el día de las elecciones de 2018 y descubrió que le dio al partido demócrata entre 800.000 y 4.6 millones más de votos que a los republicanos. Utilizó los mismos cálculos que los analistas de datos de Google realizaron antes de agregar el aviso. Epstein lo caracterizó como “manipulación de votos”, no como un servicio público.

Epstein, quien se considera un moderado que se inclina liberal, dijo que su principal preocupación era el poder de Google no solo para suprimir el contenido sino también para determinar el orden en que aparece, también conocido como filtrado y ordenación.

“Estos dos procesos puestos en manos de un número muy pequeño de ejecutivos de negocios son extremadamente peligrosos para la humanidad”, dijo. “Son un peligro para la democracia, socavan una elección justa y libre”.

Los conservadores han denunciado durante mucho tiempo lo que describieron como trato injusto de las principales empresas de tecnología. También se señala a menudo “Shadowbanning”, la supresión subrepticia del contenido de un usuario por las plataformas de redes sociales.

Las tácticas de manipulación de Google, dijo Epstein, son legales y le ahorran dinero a la compañía en comparación con el uso de otros métodos de influencia, como las donaciones.

“Google puede hacer lo que quiera”, dijo. “En los Estados Unidos, no hay regulaciones, ni leyes que restrinjan su capacidad de manipular opiniones o votos. Al favorecer a un candidato o una causa en los resultados de búsqueda o sugerencias de búsqueda, no le cuesta nada a Google”.

Google todavía puede ser multado. En marzo, la compañía fue golpeada con su tercera multa antimonopolio, una multa de USD 1,7 mil millones por parte de la Unión Europea. En 2017, recibió una multa de USD 2,7 mil millones por dar a su propio servicio de compras una ubicación más destacada que otras.

Lo que Google hace con estos métodos es nuevo y no es como carteles publicitarios o anuncios de televisión, dijo Epstein.

“No hay forma de luchar contra ellos, no hay forma de contrarrestarlos. No son competitivos. Ese es un tipo de poder que nunca antes ha existido en la historia humana. Es perfectamente legal que estas compañías usen estas técnicas”, dijo. “Les cuesta poco o nada usarlos, así que, por supuesto, lo harán”.

Para evitar que Google interfiera en las elecciones de 2020, Epstein dijo que una solución sería establecer un sistema de monitoreo a gran escala utilizando inteligencia artificial para “atrapar a estas compañías en el momento”. Describió a Google como una “máquina de control mental”.

Las autoridades estadounidenses están considerando la idea de que la compañía tiene un problema antimonopolio. Google controla alrededor del 92 por ciento del mercado de búsqueda en Internet.

Un portavoz de Google, en respuesta a informes de interferencia electoral, dijo a La Gran Época en un correo electrónico anterior que “hacen todo lo posible para construir nuestros productos y hacer cumplir nuestras políticas de manera que no tengan en cuenta las inclinaciones políticas”.

Fuentes anónimas dijeron a Politico el 7 de agosto que la Casa Blanca está circulando borradores de una orden ejecutiva propuesta para abordar el sesgo anticonservador de las compañías en las redes sociales.

Descubre

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS