Google responde a las acusaciones de Trump de ayudar al ejército chino

Por Bowen Xiao - La Gran Época
21 de Marzo de 2019 Actualizado: 21 de Marzo de 2019

Google negó que su trabajo en China esté ayudando al ejército de ese país, en respuesta a los recientes comentarios hechos por el presidente Donald Trump y el oficial militar de más alto rango de Estados Unidos.

Trump dijo el 16 de marzo que Google, una compañía estadounidense, estaba ayudando a China pero descuidando a Estados Unidos. También hizo referencia a las críticas de que la compañía había ayudado a promocionar la campaña de Hillary Clinton durante las elecciones presidenciales de 2016.

“Google está ayudando a China y a su ejército, pero no a EE. UU. ¡Terrible!”, escribió el presidente. “La buena noticia es que ayudaron a la deshonesta Hillary Clinton, y no a Trump… ¿y cómo resultó eso?”.

Unos días antes de los comentarios del presidente, el general en jefe de Estados Unidos, el general del Cuerpo de Marines Joseph Dunford, Presidente del Estado Mayor Conjunto, describió el vínculo entre Google y China.

“El trabajo que Google está haciendo en China está beneficiando indirectamente al ejército chino”, dijo Dunford durante una audiencia de la Comisión del Senado sobre los Servicios Armados.

“Observamos con gran preocupación cuando asociados de la industria trabajan en China sabiendo que hay un beneficio indirecto”, dijo. “Francamente, ‘indirecto’ puede no ser una descripción completa de lo que realmente es, es más bien un beneficio directo para el ejército chino”.

El Presidente del Estado Mayor Conjunto, General Joseph Dunford (izq.) y el Secretario de Defensa interino, Patrick Shanahan, comparecen ante la Comisión del Senado sobre Servicios Armados en Washington, el 14 de marzo de 2019. (Mark Wilson/Getty Images)

Un portavoz de Google negó tales vínculos a La Gran Época, diciendo que la compañía está trabajando en otras varias diferentes áreas con China.

“No estamos trabajando con el ejército chino. Estamos trabajando con el gobierno de Estados Unidos, incluyendo el Departamento de Defensa, en muchas áreas, incluyendo la ciberseguridad, el reclutamiento y el cuidado de la salud”, dijo el portavoz por correo electrónico el 17 de marzo.

Durante la audiencia, el senador republicano por Misuri Josh Hawley criticó duramente a la empresa de tecnología, refiriéndose a ella como “una compañía supuestamente estadounidense”.

El año pasado, Google dijo que ya no está compitiendo por un contrato de computación en la nube de 10.000 millones de dólares con el Departamento de Defensa de Estados Unidos, esto en parte debido a que las nuevas directrices éticas de la empresa no están alineadas con el proyecto.

En junio, Google dijo que no renovará un contrato cuando expire para ayudar a las fuerzas armadas de Estados Unidos a analizar las imágenes de drones, ya que la compañía trató de desactivar un gran revuelo interno por el acuerdo pasado.

El director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, testifica ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes en el edificio de oficinas Rayburn House en Washington, el 11 de diciembre de 2018. (Alex Wong/Getty Images)

Google también enfrentó críticas bipartidistas ya que se filtraron detalles sobre el desarrollo secreto de una nueva aplicación de motor de búsqueda, en versión censurada, para el mercado chino llamada “Project Dragonfly”. Google dijo que no tiene “ningún plan” para relanzar un motor de búsqueda en China, aunque sigue estudiando el asunto.

Legisladores, defensores de los derechos humanos e incluso unos 1400 de sus propios empleados protestaron contra el proyecto. En noviembre del año pasado, 11 ingenieros y gerentes de Google publicaron una carta abierta exigiendo que la empresa pusiera fin al proyecto clandestino.

Algunas de las preocupaciones planteadas se refieren a si Google cumpliría con las políticas de censura y vigilancia de Internet del Partido Comunista Chino solo en caso de volver a entrar en el mercado chino de los motores de búsqueda.

El régimen chino dirige el sistema de censura de Internet más sofisticado del mundo, empleando a decenas de miles de personas para eliminar o aprobar manualmente el contenido de la web de acuerdo con la línea del Partido Comunista.

El régimen exige que las empresas extranjeras censuren temas que considera “sensibles”, como la democracia, los derechos humanos y la persecución en curso de los practicantes de Falun Dafa, los cristianos clandestinos, los activistas de derechos humanos y otros en China. Las empresas también están obligadas a compartir con el régimen cualquiera de sus datos almacenados en China.

El director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, anteriormente dijo que la empresa invirtió en China durante años y tiene previsto seguir haciéndolo.

 

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS