Google trabaja en inteligencia artificial con universidad china que tiene vínculos con el ejército chino

Por Nathan Su
27 de Julio de 2019 Actualizado: 27 de Julio de 2019

Google estuvo cooperando con un organismo de investigación de inteligencia artificial (IA) líder de la Universidad de Tsinghua, una prestigiosa institución académica china que también lleva a cabo investigaciones de IA para el ejército chino.

El gigante estadounidense de Internet colabora con la Universidad de Tsinghua de Beijing desde junio de 2018, cuando puso en marcha un nuevo organismo de investigación de IA, el Instituto de Inteligencia Artificial de la Universidad de Tsinghua (TUIFAI).

A principios de ese mes, se reveló que la universidad recibió fondos significativos del ejército chino para trabajar en un proyecto de IA destinado a mejorar la capacidad de inteligencia artificial del ejército.

Las revelaciones se producen al tiempo que el gigante tecnológico está bajo un creciente escrutinio por sus operaciones en China.

Google y Tsinghua

La universidad anunció la apertura de TUIFAI el 28 de junio de 2018, durante un simposio conjunto Google-Tsinghua celebrado en Beijing.

El instituto, según una declaración de Tsinghua en ese momento, se centra en estudios destinados a fomentar la industrialización de la IA. Zhang Bo, profesor de ciencias de la computación en la universidad y miembro de la Academia China de Ciencias, fue nombrado director del instituto.

La universidad dijo en ese momento que el instituto cooperaría intensamente con Google en materia de inteligencia artificial y tecnologías en la nube.

Durante el simposio, la Universidad de Tsinghua también anunció el nombramiento de Jeff Dean, director de IA para Google, como miembro del comité asesor de ciencias de la computación de la universidad.

Según los medios de comunicación chinos, Dean dijo en el evento que Google está dedicado a resolver grandes problemas mediante el uso de técnicas de aprendizaje profundo y de inteligencia artificial. Como miembro de la Universidad de Tsinghua, Dean dijo que esperaba promover un mayor intercambio y cooperación entre Google y China.

Zhang, según informaron los medios de comunicación chinos, dijo en un discurso en el simposio que quería crear un equipo de IA de clase mundial, y que TUIFAI necesita atraer al menos entre el 20 y el 30 por ciento de su talento de países extranjeros.

También asistieron al simposio Fei-Fei Li, entonces vicepresidente de Google Cloud y directora de Google Cloud AI, y Jia Li, entonces directora de I+D de Google Cloud AI y directora del centro de inteligencia artificial de la empresa en Beijing.

Una foto de grupo tomada durante el simposio, publicada por Tsinghua, muestra que Hua Jianmin, exvicepresidente de la Asamblea Popular Nacional de China, la legislatura títere del régimen, también asistió al evento.

Esta no es la única universidad china con la que Google ha colaborado. En julio de 2018, la empresa estableció un laboratorio conjunto de IA con la Universidad de Fudan, otra importante universidad con sede en Shanghai, el 20 de junio.

Google no respondió a una solicitud de comentarios por parte de La Gran Época.

Tsinghua y el ejército chino

China Education Daily, un periódico estatal dirigido por el Ministerio de Educación del régimen, informó el 8 de junio de 2018 que la Universidad de Tsinghua recibió más de 100 millones de yuan (14,53 millones de dólares) del Comité de Ciencia y Tecnología de la Comisión Militar Central de China –un órgano del Partido que supervisa al ejército– para trabajar en un proyecto de inteligencia artificial para los militares.

El proyecto tiene la tarea de investigar y desarrollar la IA para equipos de combate hombre-máquina, según el artículo.

Zhang Bo, director de TUIFAI, fue nombrado como líder de ese proyecto. El artículo añade que Zhang ha sido una figura destacada en la investigación militar de IA en la Universidad de Tsinghua.

El artículo agrega que el trabajo del laboratorio militar de IA de la universidad, llamado “Laboratorio Superior Militar de Inteligencia”, establecido en 2018, estaría “guiado por las necesidades militares” y ayudaría a convertir a China en un país avanzado en IA.

La universidad también tiene otro laboratorio militar de IA establecido en la primavera de 2017, llamado “Laboratorio Militar Superior de Inteligencia”.

El proyecto, según el artículo, fue el resultado de una solicitud del Comité Central del Partido Comunista Chino (PCCh).

El régimen chino estableció el desarrollo de la inteligencia artificial como una de sus máximas prioridades. En julio de 2017, el Consejo de Estado de China, un organismo similar a un gabinete, publicó un plan detallado para que China se convirtiera en un “líder mundial” en IA para 2030. El objetivo del plan es crear una industria nacional de IA con un valor de 150.000 millones de dólares.

Científicos de Google

La prensa china ha presentado a Fei-Fei Li y Jia Li como las científicas de Google que lideraron los esfuerzos de la compañía para construir sus operaciones de IA en China.

La compañía abrió un centro de investigación de IA en Beijing en diciembre de 2017.

Fei-Fei Li, que estuvo en Google desde enero de 2017 hasta septiembre de 2018, es actualmente profesora en el departamento de informática de la Universidad de Stanford. Jia Li, que estuvo en la compañía desde 2016 hasta noviembre de 2018, fue anteriormente una de las estudiantes de Fei-Fei Li en Stanford.

En el evento de lanzamiento del Centro de Inteligencia Artificial de Google en China en diciembre de 2017, el sitio web Sina informó que Fei-Fei Li le dijo al público presente que ella comenzó a impulsar la idea de establecer un centro de inteligencia artificial en China con los CEO de Google y Google Cloud justo después de que se incorporara a la compañía en enero de ese año.

Fei Fei Li también fue citada en un informe de diciembre de 2017 por el portal de noticias chino sohu.com diciendo: “China es como un gigante dormido. Cuando despierte, hará temblar al mundo”.

Añadió que China ya había despertado en el mundo de IA, de acuerdo con el artículo.

Según un artículo de CNN, Fei-Fei Li es una ciudadana estadounidense que emigró a Estados Unidos desde China con sus padres en 1992, cuando tenía 16 años.

Se graduó de la Universidad de Princeton en 1999 con una licenciatura en física, y completó un doctorado en el Instituto de Tecnología de California en 2005.

Más tarde se desempeñó como directora del laboratorio de investigación de IA de Stanford de 2013 a 2018.

Muchos medios de comunicación chinos y funcionarios del régimen chino han elogiado a Fei-Fei Li y la han calificado de talento excepcional en el campo de IA.

Fue una de las ganadoras del premio “Tú traes encanto al mundo 2017-2018”, un premio patrocinado por varios medios de comunicación chinos y otorgado a chinos que influyen en la visión del mundo del país.

En diciembre de 2017, habría sido nombrada por el centro de estudios chino Centro Para China y la Globalización como una de los 50 chinos más exitosos que han estudiado en el extranjero. El reconocimiento fue anunciado en una conferencia convocada por varios organismos gubernamentales.

El régimen chino intentó utilizar expertos y profesionales chinos formados en el extranjero para ampliar su influencia en el extranjero.

El Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido, un organismo encargado de dirigir las operaciones de influencia del régimen en el extranjero, designó específicamente en 2015 un nuevo enfoque de trabajo con individuos chinos que habían recibido educación extranjera, informó el medio de comunicación estatal China Daily.

En 2008, el régimen lanzó un programa de reclutamiento llamado “Mil Talentos”, con el objetivo de atraer a profesionales, expertos y empresarios chinos y extranjeros exitosos a trabajar en China. En los últimos años, el programa fue objeto de un intenso escrutinio en Estados Unidos por su papel en  facilitar la transferencia de propiedad intelectual de Estados Unidos a China.

En mayo de 2018, Fei-Fei Li se encontró en el centro del debate interno de Google sobre si debía continuar con el Proyecto Maven, un contrato con el Pentágono para proporcionar inteligencia artificial para analizar imágenes de drones.

En los correos electrónicos filtrados obtenidos por The Intercept, Fei-Fei Li estaba preocupada por el enfoque del acuerdo, diciendo que podría generar preocupación sobre la posibilidad de que la compañía estuviera convirtiendo a la IA en un arma.

“Esto es un campo fértil para que los medios de comunicación encuentren cualquier manera de dañar a Google. Probablemente escuchaste a Elon Musk y su comentario acerca de que la IA causará la Tercera Guerra Mundial”, escribió Fei-Fei.

“No sé qué pasaría si los medios de comunicación comenzaran a detectar el tema de que Google está construyendo en secreto armas de IA o tecnologías de IA para habilitar armas para la industria de la Defensa”, añadió.

Más tarde, Google decidió no renovar su contrato con el Pentágono, presuntamente debido a la mala reacción de los empleados de la empresa.

Preocupaciones sobre las operaciones de Google en China

Google estuvo recientemente en el centro de atención por sus operaciones de IA en China.

A principios de este mes, el multimillonario inversor Peter Thiel dijo, en un discurso en la Conferencia Nacional de Conservadores en Washington, que Google debería ser investigado por la “decisión traicionera de trabajar con el ejército chino”.

La compañía ha negado trabajar con el ejército chino.

Más tarde en una entrevista con Fox News el 15 de julio, Thiel expresó su preocupación por el doble uso de la inteligencia artificial.

“Si es real, si esto es real, obviamente también puede ser utilizado por el ejército, será convertido en armas de todo tipo, y es una importante cuestión de seguridad nacional en cuanto a quién lo tiene”, dijo.

“Hay un trasfondo muy peculiar en el que Google está trabajando con los chinos en el gobierno comunista y no con el ejército estadounidense; así que la decisión del Proyecto Maven fue una decisión de no trabajar con IA con el ejército estadounidense, pero están trabajando con los chinos comunistas”.

Thiel sugirió que la publicidad que Google le hizo a su proyecto de inteligencia artificial DeepMind lo hizo susceptible a la interferencia extranjera.

“Creo que los chinos tienen suficiente confianza, es probable que el Ministerio de Seguridad del Estado se haya infiltrado en Google, y luego creo que la gerencia de Google tiene una especie de decisión de dejar que el software salga por la puerta principal o de pensar que de todos modos será robado y salir por la puerta trasera”.

Al día siguiente, el presidente Donald Trump dijo en un tuit que su administración “echaría un vistazo” a las acusaciones de Thiel.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo en una entrevista con CNBC el 24 de julio que él y el Presidente investigaron el asunto y no encontraron preocupaciones de seguridad nacional sobre el trabajo de Google en China.

Sin embargo, el 26 de julio Trump mantuvo la presión sobre el gigante de la tecnología, diciendo que si hay algún problema con su relación con el régimen comunista, su administración se enteraría de ello.

“Puede que haya o no preocupaciones de Seguridad Nacional con respecto a Google y su relación con China. Si hay algún problema, lo averiguaremos. ¡¡¡Sinceramente espero que no la haya!!”, escribió Trump en un tuit.

Fue difícil para Google tratar de entrar en el mercado chino.

La empresa utilizó una versión censurada de su motor de búsqueda en China entre 2006 y 2010, pero se retiró después de que la empresa dijera que un ataque cibernético originado en el país asiático había apuntado a las cuentas de correo electrónico de Google de docenas de activistas chinos de derechos humanos.

Luego, en 2018, se filtró información de que la compañía estaba desarrollando en secreto la versión censurada de la app para el mercado chino como parte de un proyecto llamado “Dragonfly”. La noticia provocó protestas tanto dentro como fuera de la organización.

En julio de este año, la empresa confirmó públicamente que había finalizado el proyecto.

Roger Robinson, presidente del Instituto de Estudios de Seguridad de Praga y expresidente de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos-China del Congreso, se hizo eco de las preocupaciones de Thiel sobre las actividades de Google en China.

“Creo que las actividades de Google con respecto a la investigación de IA en China son desacertadas, e incluso escandalosas, dado el prominente patrocinio de dicha investigación por parte del ejército chino”, remarcó.

***

Descubre

Cómo Huawei es utilizado como herramienta de espionaje y subversión

TE RECOMENDAMOS