Grandes campañas de desinformación de la historia que perduran y prosperan hoy en día

Por Brad Johnson
30 de Enero de 2019 Actualizado: 30 de Enero de 2019

Comentario

Dos de las campañas de desinformación de inteligencia más exitosas que sobreviven hasta el día de hoy fueron realizadas por la Inteligencia Británica y la KGB rusa durante y poco después de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los británicos hicieron un increíble avance tecnológico al fabricar un radar que les permitió detectar a los bombarderos alemanes que volaban hacia Inglaterra, particularmente de noche, cuando eran extremadamente difíciles de interceptar. El radar tuvo un fabuloso éxito, y muchos de los nuevos cazas británicos de aquella época tuvieron su bautismo de fuego por derribar a los bombarderos alemanes.

Naturalmente, los ingleses querían ocultar este hecho durante el mayor tiempo posible, así que podemos imaginarnos las largas reuniones que tuvieron lugar para elaborar un plan. Una de las reglas de oro de la desinformación es que las mejores mentiras se basan en la verdad, un principio que se sigue utilizando hoy en día.

En este caso, optaron por mentir utilizando información real y se basaron en el hecho de que las zanahorias tienen un alto contenido de vitamina A (betacaroteno), que es una vitamina útil para la vista. Este fue el dato verdadero que se utilizó para sustanciar la mentira de que los pilotos británicos tenían una visión nocturna extraordinariamente buena que les permitía interceptar y derribar por la noche a muchos bombarderos alemanes.

Se realizó una importante campaña de propaganda para convencer al público británico de la verdad de esta falsa declaración con el fin de que los espías alemanes recogieran la información y la llevaran al ejército alemán. No se conocen datos precisos que indiquen que la campaña de desinformación haya tenido algún impacto entre los alemanes, pero tuvo tanto éxito entre los ingleses que continúa de manera benigna ejerciendo su efecto hasta el día de hoy.

Nazis

La KGB de la vieja URSS tuvo un éxito igual de grande, si no mayor, aunque menos benigno. Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando salieron a la luz las atrocidades del régimen nazi, también emergió la similitud entre los gobiernos del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (Partido Nazi) y de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Además de ser un problema para la URSS, que acababa de ocupar gran parte de Europa Oriental, también era bastante desagradable, ya que las dictaduras nazis y de la izquierda soviética habían sido enemigos implacables.

Como parte de los primeros esfuerzos de la Guerra Fría, la CIA se lanzó a la batalla y montó una gran campaña de información, señalando la verdad de las similitudes. Los judíos que habían sobrevivido al holocausto bajo el régimen nazi o los judíos que habían sobrevivido a las purgas de Joseph Stalin de la URSS fueron parte integral de la campaña de información. Nótese que esto viene clasificado correctamente como una campaña de información clandestina y no como una campaña de propaganda, ya que la información era, de hecho, verdadera.

Este esfuerzo fue destruido por el New York Times, que hizo público el apoyo de la CIA. La fuente de la información fue con casi toda seguridad la URSS, que pudo haber filtrado la información al New York Times o haberla pasado mediante otros medios.

Al mismo tiempo, la Unión Soviética puso en marcha una campaña de contramedidas de propaganda, describiendo al régimen nazi como un movimiento fascista “conservador” y, por lo tanto, no era un movimiento socialista en absoluto. Esto no solo sobrevive hasta hoy como un concepto falso generalizado, sino que también, debido a su éxito como propaganda, se ha sido desarrollando utilizando variaciones del tema principal.

Una cita que se suele atribuir al Primer Ministro del Reino Unido de la época de guerra, Winston Churchill (aunque probablemente no lo haya dicho), es: “Los fascistas del futuro serán llamados antifascistas”. Esto ya se hizo realidad, ya que varios movimientos socialistas de hoy en día adoptaron muchas de las primeras tácticas que los nazis usaron para  ascender al poder.

Sin ir más lejos, hoy en día basta ver a las organizaciones Antifa (antifascistas) como un ejemplo perfecto.

Al igual que las “camisas marrones” utilizadas por Hitler para ayudarlo a llegar al poder, los grupos antifascistas marchan por las calles, llevan uniforme (capuchas negras), intentan reprimir otras opiniones, utilizan la intimidación física y abrazan abiertamente el uso de la violencia para la acción política. Estas eran precisamente el tipo de actividades que utilizaban las camisas marrones nazis para ayudar a que Hitler llegara al poder. Estas tácticas extremas y la violencia son tácita y abiertamente apoyadas por la izquierda en los Estados Unidos.

El pasado mes de octubre, Antifa realizó grandes manifestaciones en la famosa ciudad de tendencia izquierdista de Portland, Oregón, donde fueron filmados atacando verbalmente a un anciano en su vehículo y abusando de una mujer mayor en silla de ruedas, entre muchos otros actos similares. Esto, mientras la policía miraba cómo gente inocente era abusada y no hacía nada.

Esta asociación o cooperación parece extenderse incluso en los niveles más altos dentro del Partido Demócrata, ya que se ha reportado ampliamente que el hijo del senador de Virginia Tim Kaine está afiliado a Antifa, después de que fue arrestado tras una protesta en la que participó el grupo. El senador Kaine fue el compañero de fórmula presidencial de la candidata demócrata Hillary Clinton.

La filosofía izquierdista nos trajo a Hitler, Stalin, Pol Pot, el Presidente Mao y Sadam Husein, por nombrar solo algunos, y continúa infligiendo la mayor parte de la violencia en el mundo, matando a muchos millones de personas.

Brad Johnson es un alto oficial de operaciones de la CIA retirado y ex jefe de estación. Es presidente de Americans for Intelligence Reform.      

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS