Granjera con ética produce leche sin separar a los terneros de su madre

Por Robert Jay Watson
23 de Octubre de 2019
Actualizado: 23 de Octubre de 2019

Sabes que estás haciendo algo innovador cuando estás atrayendo la envidia de la gente de todos lados. Este ha sido el caso de la dueña de una granja lechera, la británica Fiona Provan, cuyo enfoque ético en la crianza y ordeñamiento de vacas la ha puesto a la vanguardia de la revolución de los “productos lácteos libres de crueldad”. “Me he peleado con los ganaderos convencionales, me he peleado con los veganos”, “estoy en el medio. Así que me atacan”, dijo a iNews.

Lo que ha hecho que el enfoque de Fiona para producir lo que sigue siendo una de las bebidas más populares del mundo sea tan radical, comienza desde el nacimiento. “La leche comercial es el resultado de alejar a los terneros de sus madres”, explicó Fiona a Ham & High.

Esperando hasta la edad natural del destete para comenzar a ordeñar a las madres, esta ganadera explica en el sitio web de su lechería: “Cuando bebes leche de nuestras vacas en nuestra lechería, ¡no estás bebiendo leche de un animal deprimido y afligido al que se le ha quitado su bebé!”.

Para Fiona, el viaje para convertirse en una ganadera que está profundamente preocupada por el bienestar de su rebaño comenzó con la pasión de su padre por su trabajo como veterinario de animales grandes. “Me encantaba estar cerca de esas vacas”, dijo a iNews. “Hay algo en ellas, su respiración. Su ritmo cardíaco es más lento y están más calientes”, agregó.

“Era un negocio familiar, todos teníamos que ayudar, así que tuve un amor por la naturaleza desde muy temprana edad”, dijo en un perfil para Miles Willis Photography. El padre de Fiona, sin embargo, no creía que hubiera suficientes oportunidades económicas en la agricultura y trató de llevar a su hija a otras carreras. “No me dejaron entrar en la granja, me enviaron a la escuela de cocina donde me convertí en chef, lo cual odiaba”.

A pesar de la predicción de su padre de que no había dinero en la agricultura, ella persistió. “A los 22 años me casé y mi padre me dio una vaca casera, un jersey”, le dijo a Ham & High. “Estaba haciendo campaña a favor de los derechos de los animales, pero cuando me convertí en madre, decidí que debía comenzar una lechería ética. No podía beber leche hasta que lo hice”.

Mientras Fiona buscaba su propia carrera, sabía que quería involucrar a las vacas. Su innovadora empresa Calf at Foot Dairy comenzó en 2012 y ahora opera en una granja cerca del pueblo de Somerleyton en Suffolk, Inglaterra. Es una granja totalmente dirigida por mujeres, una rareza en la industria lechera, y va más allá que muchas otras para poner el bienestar de sus vacas por encima de todo lo demás.

Esto implica muchas prácticas diferentes, incluyendo la alimentación de las vacas con una dieta basada exclusivamente en pasto. Mientras que las lecherías comerciales convencionales complementan su alimentación con granos y vitaminas para tratar de aumentar la producción, las vacas en Calf at Foot Dairy “son alimentadas con una dieta natural y eso significa: sin grano, sin cereal, sin soja, sin OGMs (Organismos genéticamente modificados), puramente alimentados con pasto, lo que significa 100% hierba”, según su sitio web.

La mayor diferencia y la verdadera inspiración para la operación es la forma en que se permite que las madres y los terneros se vinculen. En las lecherías convencionales, los terneros son separados casi inmediatamente de sus madres después de nacer y es posible que no vuelvan a verlas nunca más. Se les alimenta con sustitutos de leche sintética y se les insemina artificialmente a los 18 meses de edad, mucho antes de los 24 meses cuando la mayoría de las vacas quedan preñadas. Su esperanza de vida es de solo cinco años, en comparación con los 12 años que alcanzarán que vivirán las vacas de Fiona.

Ella espera hasta los nueve meses, cuando las crías empiezan a comer hierba, para empezar a ordeñar a sus madres. La esperanza de Fiona es que los consumidores entiendan que una mejor agricultura tiene un costo. “Tenemos que pagar lo que vale, tenemos que dar a los agricultores lo que cuesta producir esa leche. Vendemos la nuestra a 3 libras (3.88 dólares) el litro y eso apenas lo cubre”.

Mientras que la leche hecha de las vacas de Fiona puede ser más cara, hay buenas razones para creer que no solo es superior éticamente sino también nutricionalmente a lo que se produce en muchas “mega” lecherías. Los defensores afirman que la leche no pasteurizada y no homogeneizada que vende Fiona tiene niveles más altos de nutrientes y antimicrobianos, lo que ayuda a proteger contra el asma y las alergias.

También cree que su inusual microlácteo y otros que surgieron en todo el país marcarán la diferencia en el trato a los animales. “Solo espero que la agricultura industrial se detenga para siempre y que la gente se dé cuenta de que hay otra manera de cultivar”, dijo Fiona.

Aunque lucha por ser rentable, y dado el excelente trato que da a sus animales, no se arrepiente de haberlo hecho de la manera más dura. “Es lo mejor que he hecho en mi vida. Tuve hijos, pero esto me mantiene con vida”, “no estaría aquí si no fuera por esto”, dijo a iNews.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Cuando amas a tu perro

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS