Grupo de médicos se opone a plan para tratar los delitos con armas como un problema de salud pública

Por Michael Clements
05 de Diciembre de 2023 12:23 PM Actualizado: 05 de Diciembre de 2023 12:23 PM

Los doctores Megan Ranney y Robert Young creen que la delincuencia con armas de fuego es un problema, pero no se ponen de acuerdo en una solución.

Como médicos, ambos se han enfrentado a graves heridas de bala. Han visto familias y comunidades devastadas por delincuentes armados. Están de acuerdo en que se puede y se debe hacer más.

La Dra. Ranney quiere tratar el problema como una cuestión de salud pública. El Dr. Young cree que eso sólo empeorará el problema.

La Dra. Ranney es decana de la Escuela de Salud Pública de Yale y exmédico de urgencias. El 28 de noviembre de 2023, dijo en una audiencia del Comité Judicial del Senado de EE. UU. que su experiencia en urgencias dejaba clara la solución.

Según la Dra. Ranney, la solución debe incluir estrategias que se han utilizado para abordar problemas de salud pública, como las muertes por accidentes de tránsito y enfermedades cardíacas. Recomienda un proceso de cuatro pasos: recopilar datos, determinar el alcance del problema, idear intervenciones y aplicarlas en proporción a la magnitud del problema.

Para subrayar la gravedad del problema, la Dra. Ranney repitió una afirmación que han hecho muchos partidarios del control de armas, incluido el presidente Joe Biden.

“En Estados Unidos, las armas de fuego son ahora la principal causa de muerte entre los niños estadounidenses de 1 a 19 años”, dijo.

Ella y otros miembros del panel afirman que varias generaciones han crecido en una cultura de violencia y pobreza.

“Hay formas de hacerlo sin derogar los derechos de los propietarios de armas”, afirmó.

Vaughn Bryant es el director ejecutivo de Metropolitan Peace Initiatives of Chicago (MPI). Contó en la audiencia que había tratado de primera mano con el tipo de jóvenes que la Dra. Ranney atendía en urgencias.

Oficiales investigan la escena del crimen cerca de la frontera entre los barrios de Morgan Park y West Pullman en Chicago, Illinois, el 7 de julio de 2021. (Kamil Krzaczynski/Getty Images)

Bryant ha trabajado para hacer frente a la violencia en Chicago a través de MPI desde 2017. Dijo que en 2016, 762 personas murieron y 4580 resultaron heridas por disparos en la ciudad. En respuesta, MPI formó Community Partners 4 Peace.

Dijo que el movimiento abarca 13 organizaciones que trabajan para detener la violencia con armas en 27 comunidades. Administran la Academia Metropolitana por la Paz, un plan de estudios de 18 semanas y 144 horas dirigido por trabajadores de calle y expertos en la materia formados y guiados por normas profesionales.

El modelo MPI también tiene componentes de salud conductual, desarrollo de la mano de obra y asistencia jurídica civil, explicó. El objetivo es abordar los problemas donde suelen empezar, en el hogar.

“Imaginemos a un hombre negro de 31 años que no ha terminado el bachillerato y nunca ha tenido un trabajo formal”, explica. “Muchas veces han crecido … sin normas. Si podemos… ayudar a sanar a esas personas, no sólo serán mejores para sus comunidades, sino también para sus familias, porque normalmente también tendrán hijos”.

El Dr. Young es miembro de Doctors for Responsible Gun Ownership desde hace más de 10 años. Dijo que, fiel a su nombre, el grupo se dedica a promover la tenencia responsable de armas.

Aunque no asistió a la audiencia, el Dr. Young la vio en internet. Está de acuerdo con las valoraciones de los testigos y con muchos de los programas expuestos. Sin embargo, no está de acuerdo con la estrategia esbozada por la Dra. Ranney.

“[Las estrategias de salud pública] incluyen cosas como el desarrollo de servicios de salud , abastecimiento de agua y supresión de enfermedades con base científica sobre una base poblacional”, declaró el Dr. Young a The Epoch Times.

Dijo que, a diferencia de una enfermedad que se propaga por contagio o condiciones insalubres, el delito violento es el resultado de una decisión personal. Una persona suele tener poco control sobre las infecciones contagiosas, pero nadie recibe un disparo a menos que alguien decida apretar el gatillo.

El Dr. Robert Young, editor de Doctors for Responsible Gun Ownership, habla en la 38ª Conferencia Anual sobre Política de Armas en Phoenix, Arizona, el 4 de septiembre de 2023. (Michael Clements/The Epoch Times)

“Cada tiroteo es una cuestión individual. En la mayoría de los casos se trata de una decisión consciente, criminal o suicida, de apretar el gatillo en un momento determinado. Y la única intervención posible es con el individuo”, dijo el Dr. Young.

Sin embargo, dijo que la mayoría de los partidarios de un enfoque de salud pública también abogan por amplias medidas de control de armas, como prohibiciones de ciertos tipos de armas de fuego y restricciones sobre quién puede poseerlas.

Dijo que ciudades como Chicago son ejemplos del fracaso de las leyes estrictas de control de armas. El Dr. Young dijo que el control de armas sólo funciona si se eliminan todas las armas de la sociedad. Pero eso no abordaría el elemento humano.

“[Si] se priva a la población de armas de fuego, eso obviamente lograría, si fuera posible, acabar por completo con las heridas y muertes por armas de fuego. Ahora bien, desde un punto de vista teórico, no encaja en la salud pública porque las armas de fuego no son en sí mismas el contagio”, dijo.

Amy Swearer es una jurista sénior de The Heritage Foundation que también testificó ante la audiencia. Al igual que el Dr. Young, dijo que adoptar un enfoque de salud pública no aborda la necesidad real.

“Un marco de salud pública no cambia, por ejemplo, el hecho de que la mayoría de los delitos cometidos con armas de fuego no son perpetrados por legítimos propietarios de armas, sino por un pequeño subgrupo de delincuentes reincidentes a los que ya se les ha prohibido poseer armas”, declaró en la audiencia.

En última instancia, dijo el Dr. Young, el control de armas hace más mal que bien, independientemente de por qué o cómo se aplique. Se sintió alentado por el hecho de que la Dra. Ranney no pidiera tales prohibiciones.

“Me complació escuchar a la Dra. Ranney enfatizar varias veces que ella y su proyecto en Massachusetts no toman una posición sobre la prohibición de cualquier arma de fuego o quitárselas a la gente”, dijo el Dr. Young.

Las armas previenen la delincuencia

Señaló que los estudios han indicado que las armas se usan para prevenir y no para cometer delitos.

Un ensayo de 2018 publicado en el sitio web de Rand Corporation informa que los estudios ubican el número de usos defensivos de armas entre 116,000, que según el ensayo es probablemente mucho más bajo, y 2.5 millones, que según el ensayo es inverosímilmente alto.

Independientemente de la cifra que más se acerque a la verdad, cualquiera de las dos es mayor que el número de muertes por arma de fuego registradas anualmente, que fue de 48,830 en 2021, según el Pew Research Center. El Dr. Young cree que el número de usos defensivos de las armas se acerca más a 1.6 millones. Por lo tanto, cree que las estadísticas dejan una cosa clara.

“Las ventajas son que evitan más muertes y lesiones de las que sufrimos, y punto”, dijo el Dr. Young.

Además, el Dr. Young y otros dicen que las estadísticas presentadas para afirmar que las armas son la primera causa de muerte en los niños son engañosas.

Según el Centro de Investigación para la Prevención del Delito (CPRC), las estadísticas utilizadas para respaldar esa afirmación proceden de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que, según el CPRC, utilizan datos sobre homicidios.

Estos datos incluyen tanto asesinatos como casos de defensa propia legalmente justificada y de fuerza letal policial.

Las armas no son la principal causa de muerte infantil

El CPRC informa que gran parte de los datos están relacionados con la actividad de las bandas en zonas urbanas de alta criminalidad. De hecho, la organización afirma que si se eliminaran los datos de cinco ciudades, Estados Unidos pasaría de tener la tercera tasa de homicidios más alta a ocupar el puesto 189 de 193 a nivel mundial.

Esas ciudades, Chicago, Detroit, Washington, San Luis y Nueva Orleans, tienen algunas de las leyes sobre armas más estrictas del país, y sin embargo concentran la mayoría de los delitos con armas de fuego del país.

“Estas muertes están en gran parte relacionadas con las pandillas, e incluso prohibir las armas es poco probable que impida que las pandillas de narcotraficantes obtengan armas para proteger sus valiosísimas drogas”, dice el sitio web del CPRC.

Cuando se utilizan los datos sobre delincuencia del FBI, que sólo contabiliza la actividad delictiva, los accidentes de tránsito se convierten en la principal causa de muerte entre los menores de 18 años.

Según el Dr. Young y la Sra. Swearer, programas como los pregonados por el Sr. Bryant y el Dr. Franklin Cosey-Gay, director del Programa de Prevención de la Violencia de la Universidad de Medicina de Chicago, son mejores planes.

Enseñanza de habilidades

El Dr. Cosey-Gay dio testimonio de cómo su programa llega a las víctimas de disparos cuando llegan a urgencias y sigue tratándolas después de su salida.

Dijo que el programa pone en contacto a las víctimas con agencias de servicios sociales y profesionales que pueden ofrecerles ayuda para alejarlas de la violencia y la delincuencia y orientarlas hacia la educación y una mejor capacidad para resolver conflictos.

Steven Cook, fiscal general adjunto jubilado, dijo que cualquier plan debe incluir el tratamiento de los delincuentes.

Dijo en la audiencia que las recientes políticas del Departamento de Justicia de EE. UU. han “esposado” a los fiscales. Al mismo tiempo, los fiscales de distrito locales están adoptando un enfoque blando con respecto a la delincuencia, que permite a los delincuentes violentos cometer delitos con la seguridad de que pasarán poco tiempo entre rejas, si es que pasan alguno, dijo el Sr. Cook.

Animó a la comisión a seguir financiando programas como el “Proyecto Barrios Seguros”. El programa fue puesto en marcha por el Departamento de Justicia en 2001 para hacer frente a la delincuencia violenta. El Sr. Cook dijo que el programa ha tenido éxito en muchas áreas, principalmente porque se centra en algo más que la detención de delincuentes.

Hacer algo más que encerrarlos

“Era algo más que meter a la gente en la cárcel. También teníamos un programa de reinserción, también teníamos un componente educativo, también teníamos un componente de interfaz con la comunidad, por lo que el Proyecto Barrios Seguros ha seguido produciendo grandes resultados en todo el país que varían hasta el 41% de reducción de los delitos violentos”, dijo el Sr. Cook.

El Dr. Young afirmó que estos programas contribuyen mucho más a resolver el problema de la delincuencia violenta que prohibir las herramientas que utilizan los delincuentes o desarmar a quienes respetan la ley. Afirmó que el enfoque más eficaz no consiste en tratar la violencia como una enfermedad, sino como un problema que la gente debe comprender.

“La población que tiene más probabilidades de ser víctima de la violencia delictiva con armas de fuego es la misma que tiene probabilidades de ser la autora de los delitos. Son jóvenes urbanos sin buenos modelos de conducta”, afirma el Dr. Young.

“La única vía para hacer más segura a nuestra población es la educación”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.