La lucha de los acumuladores

27 de Junio de 2017 Actualizado: 29 de Junio de 2017

Prácticas espirituales han estado durante mucho tiempo en contra del desarrollo de apegos en la posesión de cosas, ya que ellas pueden absorberte fácilmente. Nuestras cosas pueden servir como una extensión de nuestro yo y representar lo que aspiramos ser. Pueden demostrar nuestros gustos y valores, y revelar lo que necesitamos, deseamos, o no dejamos ir.

Acumular y la incapacidad de desprenderse de cualquier objeto sin importar lo inútil que sea, se ha convertido en una trampa surrealista de reality show, destacando una aflicción fascinante y repulsiva. En cada episodio, los acumuladores saben que tienen un problema y se sienten avergonzados y aislados por el ambiente en el que habitan. Pero el dolor de dejarlas ir es demasiado grande.

Christine Bowman ha pasado la mayor parte de su vida en Chicago, con acumuladores tanto profesionales como organizadores caseros, y como un niño viendo a su abuela luchar con esfuerzo.

Ella describe la casa de su abuela como prácticamente inhabitable: un camino estrecho serpenteado a través de muchos muebles, ropa y otros artículos, permitiendo sólo un espacio suficiente para ir de una habitación a la otra.

“La cocina tenía un solo quemador que se podía usar y el resto estaba cubierto”, dijo Bowman. “Se podía usar el inodoro y el lavabo, pero no se podía usar la ducha. Estaba llena de cajas y objetos.

A pesar de que sólo una pequeña fracción de estadounidenses cumplen con su criterio de ser un acumulador en todo el sentido de la palabra, en estos días parece que todos tenemos más basura que nunca.

Muchos factores contribuyen a nuestro materialismo, incluyendo la cultura de consumo masivo, la capacidad de comprar casi cualquier cosa en línea, y una industria en auge de autoservicio que alberga feliz nuestro desborde.

También nos enfrentamos a ofertas que parecen demasiado buenas para dejarlas pasar, electrónica imprescindible que es más fácil reemplazar que reparar y una difundida propaganda acerca de que tener más nos hará felices.

Estamos constantemente motivados a comprar, pero damos poco espacio al libre comercio para considerar cuáles son los elementos que realmente necesitamos. Bowman dice que el desorden a menudo controla a la gente cuando está demasiado ocupada o abrumada para confrontarlo. “Acumulamos tantas cosas tan rápido que no somos conscientes de lo que realmente valoramos, o de lo que realmente deseamos”.

Según Don Aslett, autor de “El último estancamiento de Clutter: Es hora que rejuvenezca su vida”, a menudo se confunde acompañamiento con propiedad. Estamos tan concentrados en los recuerdos de cómo adquirimos un artículo o nos aferramos a su potencial (“aquello podría ser útil un día”) que no podemos ver el espacio que ocupa. A medida que más basura se acumula en nuestro espacio nos convertimos en víctimas del “basurero”.

“Basurero es un lento y doloroso estrangulamiento y muerte de los sentidos”, escribe Aslett. “Aunque nuestro cerebro todavía está intacto, simplemente hemos reemplazado al pensamiento con las cosas. Nuestras acumulaciones han eliminado la creatividad y hemos congelado la flexibilidad. Hemos roto tantas cosas gratuitas y comprado muchas otras para guardar, almacenar, limpiar, pulir y proteger que no tenemos ninguna libertad”.

Pelee: Tenga un sistema

Hay dos reglas básicas para una vida organizada, libre de desorden: deshágase de los objetos que no necesita y asegúrese de que las cosas que desea sean fáciles de encontrar. El concepto puede parecer simple, pero Bowman dice que hay varias maneras para que la gente se descarrile.

Uno no está comenzando con un buen sistema de clasificación. El primer paso de Bowman para ayudar a abordar el desorden de sus clientes es crear cajas o bolsas etiquetadas con categorías sencillas: reciclar, donar, eliminar o reparar.

Otro obstáculo son las frágiles excusas que usamos para convencernos de mantener el inútil desorden.

Uno de los acumuladores con los que trabajó Bowman no podía dejar de lado nada porque no podría controlar lo que pasaría después que saliera de su casa. ¿Qué pasa si sus materiales reciclables son arrojados a un vertedero? ¿Y si sus donaciones de ropa se tiraron? En su mente, deshacerse de cualquier cosa era demasiado arriesgado, así que no pudo seguir adelante.

Asociarse con un amigo, con un miembro de familia o con un organizador profesional del hogar puede ayudarle a mantenerse en el buen camino cuando esté decidiendo qué tirar, qué guardar y dónde ponerlo. Un compañero innecesario también puede actuar como una caja de resonancia para sus excusas y ayudarle a mantener la perspectiva. Es más difícil justificar mantener su basura cuando debe convencer a alguien más de su valor.

Casos más extremos de posesión de apegos pueden requerir de una reflexión más profunda. De acuerdo con Janet Luhrs, autora de “Guía de vida simple: Un libro de consulta para disminuir el estrés viviendo más alegre”, acumular no es desorden; es acerca del estado emocional del acumulador.

“Hasta que el acumulador no sea capaz de echar un vistazo dentro de sí mismo para ver lo que está causando esta situación nada cambiará”, dijo Luhrs en un correo electrónico.

Trauma es el tema común que Bowman reconoce en todos los acumuladores que ha conocido. Para su abuela, mientras vivía la Gran Depresión, era una época en que la gente guardaba todo lo que tenía porque no sabía si alguna vez conseguiría algo más.

El trastorno obsesivo, compulsivo, con ansiedad, adicción y dolor sin resolver se han asociado con el acumulador. Cualquiera que sea la historia de fondo, acumular a menudo sirve como un mecanismo de soporte creando un capullo de objetos para calmar un alma herida.

Es por eso que Bowman cree que las personas con problemas de acumulación crónica a menudo necesitan de ayuda para en primer lugar abordar su trauma subyacente antes de abordar sus cosas. De lo contrario, el revoltijo está obligado a volver.

“Estos objetos representan seguridad”, dijo Bowman. “Si limpia un espacio lo llenará rápidamente”.

Depurar conscientemente

Por mucho que intentemos no podemos comprar un sentido de abundancia. Pero podemos cultivar la abundancia genuina aprendiendo a apreciar las cosas que ya poseemos, mientras abandonamos aquello que ya no sirve.

Imagínese cómo cambiaría su vida si sus posesiones se redujeran a lo esencial, sólo las cosas que realmente quiere y necesita. La consultora organizacional japonesa Marie Kondo escribió un libro de éxito internacional dedicado a esta idea, “La magia de ordenar cambia la vida”.

Kondo tiene una visión de pertenencia que al principio puede parecer extraña a la mente de Occidente. Ella pide a las personas que consideren sus cosas no como meros objetos sino como seres vivientes que merecen respeto y con propósito. Los objetos quieren ser utilizados. La ropa quiere ser usada. Es para lo que fueron creados. Si usted no puede darles un trabajo lo mejor es dejarlos en libertad.

En lugar de hablar de su desorden por habitación, Kondo sugiere ir por categoría (ropa, juguetes, libros) y considerar si cada artículo en esa categoría le trae alegría. Si no, déjelo ir. Sintonice cómo se siente realmente acerca de cada una de sus pertenencias, y de repente se dará cuenta del libro que nunca leerá, el sombrero que nunca usará, o la batidora que nunca debió haber comprado.

Hacer este proyecto cuidadosamente puede llevar un tiempo para completarlo, pero ahorra mucho trabajo a largo plazo. Una vez que haya sido reducido a lo esencial, no perderá tiempo ni energía con cosas que ya no le sirven, y es más fácil encontrar las que realmente necesita. También le dará a sus objetos no deseados la oportunidad de tener un propósito más concreto en otro lugar. Una vez que usted tiene una mejor sensación de lo que realmente valora, es más fácil detectar lo que ya no desea.

Tener un lugar donde poner lo innecesario, asegura hacerlo fuera de casa de manera oportuna. Bowman recomienda mantener una caja de donación permanente donde mantener sus objetos no deseados hasta que tenga tiempo de llevarlos a su siguiente hogar.

“Siempre hay un lugar listo de modo que cuando veo un objeto se va justo ahí. Una vez al mes llevo todas las donaciones a donde deben ir”, dijo.

Encontrando equilibrio

En respuesta al exceso de material en nuestra cultura consumista, más gente está tornándose hacia un estilo de vida simple: hogares más pequeños, menos posesiones y más libertad. El documental de 2016 “Simplismo” destacó este fenómeno, presentando a un hombre que logró reducir sus posesiones mundanas a solo 51 objetos.

Bowman es una gran defensora de la adopción para un estilo de vida más simple, pero sabe por experiencia personal que también puede ir demasiado lejos. En reacción a lo de su abuela y padre (quienes llevaron adelante la tradición acumuladora de la familia), Bowman tomó el otro camino. Por un tiempo, trató de vivir con lo poco que pudo. Ella advierte que esto también puede resultar insalubre, un mecanismo de resistencia al extremo opuesto del espectro.

“No queremos tener en exceso, ni queremos estar en un estado de privación. Hay un camino intermedio. Se trata de tener las cosas que necesitamos para tener la vida que usted necesita”, dijo.

TE RECOMENDAMOS