Guerra mundial bioeconómica de 2020: La China comunista mintió y millones de seres humanos murieron

Por Austin Bay
31 de Diciembre de 2020 4:17 PM Actualizado: 31 de Diciembre de 2020 4:17 PM

Opinión

La campaña de desinformación (encubrimiento) del virus COVID-19/Wuhan del Partido Comunista Chino califica como la mayor Gran Mentira de 2020. En todo sentido, especialmente en el recuento de cadáveres, el PCCh fue autor de la falsedad más consecuente y mortal de 2020.

El siguiente análisis resume las decisiones y acciones tomadas por los gobernantes comunistas de China desde los últimos días de diciembre de 2019 hasta fines de enero de 2020, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló los viajes aéreos entre China continental y Estados Unidos.

(1) Los gobernantes de China–o sus comisarios temerosos  y policías burócratas–brutalizaron y encarcelaron a los médicos e investigadores que identificaron a la enfermedad como una amenaza para la vida y trataron de advertir a otras autoridades chinas y médicas de todo el mundo.

(2) Cuando estos valientes médicos fueron encarcelados por cumplir con el deber de un médico, la dictadura inició una guerra narrativa. Las bocas del gobierno local y los medios controlados negaron el brote de la epidemia.

(3) Mientras La Gran Mentira daba vueltas, la China totalitaria, que emplea el Gran Cortafuegos de China para bloquear el acceso a Internet, permitió que los turistas chinos (especialmente los que viajaban por el Año Nuevo Chino) propagaran la enfermedad a lugares internacionales exóticos y no exóticos, pero siempre donde habitaban humanos.

¿Fueron estas decisiones y acciones un cálculo genocida o la habitual ineptitud dictatorial? Esa no es la pregunta clave fundamental. Nota para los lectores: Originalmente escribí “cuestión estratégica” en lugar de “pregunta clave” y luego me di cuenta de que “cuestión estratégica” era un eufemismo de circunvalación.

La pregunta clave: Los ataques bioeconómicos están dirigidos primero hacia la vida de todos y luego a la billetera. Así que, usted sobrevive a la enfermedad. Su país sufre un costoso impacto en la alimentación y la salud.

A principios de enero, la dictadura del PCCh enfrentó este problema estratégico: una epidemia interna que dañaría la economía china.

Hecho: La brutal dictadura de China se basa en el éxito económico para pacificar a los ciudadanos descontentos que saben cómo evadir el Gran Cortafuegos y, por lo tanto, saben que el PCCh ordenó la masacre de Tiananmen en 1989, que mató a más de 2000 ciudadanos chinos. ¿Éxito económico? Traducción: Sobornos materiales como pequeños coches eléctricos y celulares.

¿Qué hizo la dictadura? Decidió exportar el contagio.

El cruel análisis de la dictadura: La pandemia del virus de Wuhan puso en peligro el plan estratégico del PCCh para dominar al mundo. Ipso facto, el PCCh no podía permitir que la economía de China sufriera sola el virus de Wuhan. Exportar la epidemia ralentizaría las economías de los competidores ideológicos y de libre mercado de China. Bonus: Podría sembrar descontento social, particularmente en los Estados Unidos, donde la libertad de tránsito se considera un derecho.

La dictadura de China ocultó su insensible decisión de infectar el planeta Tierra. Rápidamente desplegó una campaña de propaganda y guerra narrativa utilizando sus activos políticos, económicos, académicos y de agencias de inteligencia en todo el mundo.

La dictadura comunista de China decidió librar una nueva forma de guerra bioeconómica contra los seres humanos en todo el mundo.

Preste mucha atención (porque los críticos sobornados y los chinos comunistas trolls no lo harán). No estoy argumentando que el virus fue un arma biológica en la definición militar y médica de un ataque biológico a animales o plantas. Estoy argumentando que el liderazgo del PCCh permitió que el virus se propagara más allá de China para que todas las demás naciones sufrieran las consecuencias médicas, económicas y sociales de la enfermedad.

Esa decisión equivale a librar una guerra bioeconómica contra los seres humanos que no son de la República Popular China y contra sus economías, desde las naciones ricas hasta las naciones miserablemente pobres.

Por el momento, el virus de Wuhan ataca a las naciones del África subsahariana. Durante las últimas cuatro semanas, las agencias de la ONU han emitido advertencias sobre condiciones de hambre en Sudán del Sur. La epidemia inhibe la distribución de alimentos en Sudán del Sur. Así, la guerra bioeconómica comunista china mata a los más pobres de los pobres. La prensa superficial pasó por alto esta noticia y pasó por alto la conexión entre el virus de Wuhan y la hambruna.

Quizás esa falta no sea involuntaria. Las organizaciones de influencia china, particularmente en el mundo académico y los medios, contribuyeron a la Gran Mentira de 2020. El representante estadounidense Eric Swalwell (D-Calif.) es claramente un político corrupto por el PCCh.

Cuando comience el 2021, el encubrimiento del PCCh continuará. Un tribunal del PCCh acaba de sentenciar a la periodista ciudadana Zhang Zhan a prisión por cuestionar las falsedades del PCCh a principios de 2020.

Zhan pasará cuatro años en la cárcel por decir la verdad sobre la Gran Mentira de la China comunista.

Austin Bay es coronel (retirado) de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos, autor, columnista sindicado y profesor de estrategia y teoría estratégica en la Universidad de Texas–Austin. Su último libro es “Cocktails from Hell: Five Wars Shaping the 21st Century”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

La influencia de las Big Tech en el equipo de Biden genera inquietudes | Al Descubierto

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.