La guerra silenciosa contra la imagen de Estados Unidos

09 de Septiembre de 2016 Actualizado: 09 de Septiembre de 2016

La guerra se confunde a menudo simplemente como lo que se ve en el cine, combates de unas tropas contra otras. En realidad, la guerra es un sistema global que se dirige no sólo a los cuerpos de los soldados de un enemigo, sino también a las mentes de sus ciudadanos, a los sistemas de toma de decisiones de sus políticos, y a cada pieza de infraestructura que permite a la sociedad de un rival funcionar.

Los adversarios de Estados Unidos están actualmente utilizando tácticas para degradar la imagen de Estados Unidos, y empujarlo de la posición de liderazgo que alguna vez tuvo en el escenario global. Hubo varios ejemplos clave de esto solo en la última semana.

El Washington Post informó el 5 de septiembre que inteligencia y agencias de seguridad estadounidenses están investigando lo que puede ser “una amplia operación encubierta rusa en Estados Unidos para sembrar la desconfianza del público en las próximas elecciones presidenciales y en las instituciones políticas de Estados Unidos”.

Mientras que el Post señala que no hay pruebas sólidas de que Rusia esté tratando de perturbar las elecciones de Estados Unidos, citó a un funcionario de inteligencia de EE.UU. diciendo que “incluso el indicio de algo que afecta la seguridad de nuestro sistema de elección sería de gran preocupación”.

El Wall Street Journal publicó un artículo el 6 de septiembre sobre el presidente Barack Obama siendo despreciado por el régimen chino en la pista en las recientes reuniones del G-20. No se desplegó la escalera con la alfombra roja en el avión de Obama por parte de los chinos y tuvo que salir a través de escaleras de poco uso en la parte trasera del avión.

Durante la cumbre de los líderes en el G20 en Hangzhou, China, el presidente Obama fue el único líder mundial al que no le pusieron la escalera con alfombra roja y tuvo que salir por las escaleras traseras del avión. (Etienne Oliveau, Saul Loeb, Lintao Zhang / Getty Images)
Durante la cumbre de los líderes en el G20 en Hangzhou, China, el presidente Obama fue el único líder mundial al que no le pusieron la escalera con alfombra roja y tuvo que salir por las escaleras traseras del avión. (Etienne Oliveau, Saul Loeb, Lintao Zhang / Getty Images)

El Journal declaró, “insultos pequeños, agresiones leves: Detrás de las grandes escenas de la diplomacia, esta es la forma en que China ha tratado de socavar a la superpotencia estadounidense y hacer hincapié en su propio poder creciente”. El Journal añadió que “cuando se trata de la gran estrategia de EE.UU. en la región de Asia-Pacífico, “todo lo que china tiene que hacer es sembrar dudas en la mente de los socios de Estados Unidos sobre el apoyo de Estados Unidos, y la estrategia comienza a desenredarse”.

El Naval Institute News de EE.UU. informó el 6 de septiembre que los barcos iraníes están con frecuencia acosando a los buques de la Armada de EE.UU. en el Golfo Pérsico. Este acoso se produce inmediatamente después de la reciente noticia de que en enero Obama le pagó a Irán 400 millones de dólares para resolver una demanda de décadas de antigüedad, Irán por su parte liberó a prisioneros de Estados Unidos el mismo día que recibió el dinero. El acoso también siguió a un incidente en febrero cuando Irán capturó a un grupo de marineros estadounidenses y publicó vídeos de uno de ellos llorando.

Todos estos incidentes se enlazan a una estrategia más amplia que se ha estado realizando durante décadas, pero ahora se está haciendo de una forma más visible. Se refiere a lo que se conoce como “guerra política”, y es parte de un sistema más amplio utilizado por cada una de estas naciones para alcanzar objetivos militares y evitar el conflicto directo.

El 26 de septiembre de 2014, el comando de operaciones especiales del Ejército de EE.UU. publicó un documento oficial indicando que “Rusia, China, e Irán, actualmente realizan actividades de guerra política para alcanzar sus objetivos individuales”. También señaló que Estados Unidos puso fin a las operaciones de guerra política al final de la Guerra Fría, pero propuso que Estados Unidos ahora debe contrarrestar estas prácticas.

En el documento se incluye una cita de George Kennan, el jefe del equipo de planificación política del Departamento de Estado de Estados Unidos en 1948, declarando “la mejor definición de la guerra política es el empleo de todos los medios de mando de una nación, sin llegar a la guerra, para lograr sus objetivos nacionales. “Él dijo que los métodos incluyen acciones abiertas, como las alianzas políticas, medidas económicas, propaganda “blanca” y opciones encubiertas como” guerra psicológica “negra” e incluso estimular la resistencia clandestina en los estados hostiles”.

Estas estrategias están siendo bien pensadas, bien organizadas y dirigidas con el fin de alcanzar importantes objetivos.

En China, por ejemplo, el Partido Comunista Chino tiene una rama de sus fuerzas armadas dedicada a la guerra política, conocida como el Departamento de Política General. De acuerdo con un informe sobre este departamento del instituto Proyect 2049, un centro de estudios con sede en Washington, el ejército chino se basa en la guerra política “como un medio para dar forma y definir el discurso de las relaciones internacionales”. También señala que muchas otras organizaciones dentro del régimen chino participan en la guerra política.

Muchos países autoritarios han elaborado cuidadosamente sistemas, específicamente para hacer frente a este tipo de operaciones.

En Rusia y en el antiguo bloque soviético, por ejemplo, existieron operaciones glasnost para fabricar mentiras y alterar las percepciones globales en favor de sus líderes. El uso de los glasnost se remonta a la Rusia zarista, pero se empleó en gran medida por los líderes en toda la Unión Soviética.

El teniente general Ion Mihai Pacepa, el oficial de inteligencia soviético de más alto rango que alguna vez desertó a Occidente, detalla el uso de las operaciones glasnost en su libro “Desinformación”. Él escribió que a mediados de la década de 1930, la glasnost se definió como “un giro en las noticias entregadas al público y era parte del sistema más amplio de desinformación utilizado específicamente para santificar al líder del país”. Explica que “para los comunistas, sólo el líder era el importante”, y señala que la imagen de una nación es a menudo basada en la imagen de su líder.

TE RECOMENDAMOS