¿Ha cambiado Trump su postura sobre Irán?

Por Michael Ledeen
02 de Enero de 2020 9:40 PM Actualizado: 02 de Enero de 2020 9:40 PM

El Medio Oriente ha crecido uno o dos niveles, e Irán está en el medio de todo.

Existe la confusión habitual, por supuesto, pero Irán ha estado enviando a sus asesinos de Hezbollahi a Irak y desplegándolos contra las tropas estadounidenses y sus aliados iraquíes. Todo queda claro si uno se recuerda a sí mismo que Hezbolá es algo iraní, el brazo extranjero de la República Islámica, sea cual sea su base de operaciones nominal.

Durante muchos meses, los iraquíes han luchado contra la versión local en las calles del país. La lucha llevó a Hezbolá a atacar una base conjunta estadounidense –iraquí con misiles, matando a un contratista estadounidense y varios iraquíes, lo que provocó una respuesta contundente de Estados Unidos. Hezbolá informó que 19 de sus combatientes fueron asesinados y otros 35 heridos por la respuesta de estadounidense. Según informes locales, tres oficiales iraníes fueron asesinados.

Esta fue la primera respuesta militar seria contra la campaña de Irán que busca colocar a sus principales agentes en puestos clave dentro del gobierno iraquí, y siguió al estribillo casi constante del presidente Donald Trump de que no quería la guerra con Irán.

El líder supremo de Irán, Ali Khamenei, ha librado una guerra contra Estados Unidos desde que fue nombrado sucesor del ayatolá Ruhollah Khomeini en 1979. Khamenei nombró a Qassem Suleimani como comandante de la legión extranjera iraní, al principio concentrando principalmente sus energías en Siria, donde los iraníes temían que el dictador Bashar Assad pudiera ser derrocado. Una vez que Assad fue rescatado, y Khamenei concluyó que Trump no estaba preparado para un asalto a Irán, Suleimani se trasladó a Irak y a Líbano.

Miembros de Hezbollah organizaron un asalto a la Embajada de los Estados Unidos en Bagdad, liderado por conocidos agentes iraníes, incluido el asesino de varios oficiales estadounidenses hace unos años. Washington envió un equipo de marines, seguido de varios miles de tropas del ejército, para defender a los estadounidenses y al personal local.

Los últimos informes indican que las fuerzas respaldadas por Irán abandonaron el área circundante, pero permanecen muy cerca de la embajada. Mientras tanto, el Pentágono está enviando fuerzas armadas a Irak, y queda por ver si los iraníes están preparados para una confrontación cara a cara con las fuerzas armadas de EE. UU.

¿Se mantendrá Khamenei con su conclusión de que Trump no quiere un conflicto armado con la legión extranjera, o aceptará la muy desagradable noción de que el presidente de los Estados Unidos ha cambiado de opinión y ahora se está preparando para atacar al régimen mismo? La respuesta tiene mucho que ver con el estado de salud de Khamenei, el equilibrio de poder dentro del régimen de Teherán y la condición real de la economía iraní.

La economía nacional de Irán es un desastre y, en cualquier medida, su gente está en un desastre. El desempleo aumenta, la enfermedad mental es rampante y el suicidio es imposible de medir. A medida que avanza el invierno, es difícil encontrar combustible para calefacción, la inflación (oficialmente alrededor del 30 por ciento) es realmente de más del 70 por ciento, y con la excepción de una pequeña porción en la cima de la escala económica, el ingreso familiar promedio es de 200 a 300 euros (USD 223– USD 334) al mes. La pequeña porción incluye solo a 350,000 personas ricas.

Los 80 millones restantes están luchando por mantenerse con vida, y el régimen arresta a cientos cada semana. Sin ayuda, caerán más profundamente en la miseria. ¿Y quién querría enviar ayuda económica a un régimen que solo la gastaría para matar a los donantes y los amigos de los donantes?

Contrariamente a los pronósticos de tantos expertos, la miseria económica no es la causa principal de la revolución, ni en Irán, ni en Venezuela, ni en Cuba, ni en ninguna parte. Cada vez que vea uno de esos gráficos, que mide el valor de la moneda local, pase la página.

Bien puede ser que Trump haya llegado a comprender esto, y está enviando miles de tropas estadounidenses para combatir a los iraníes en Irak, Líbano, Siria y Afganistán. Sabemos que el régimen de Teherán arma a los asesinos en todos esos lugares, y también en nuestro propio hemisferio.

No creo que los iraníes tengan el estómago para luchar contra una fuerza armada que nunca pensaron que podrían derrotar. Tampoco creo que los pocos y miserables riales (la unidad monetaria de Irán) pagados a los “manifestantes” en Bagdad o Beirut, o en otros lugares, sean suficientes para mantenerlos en la batalla contra nosotros.

Ya veremos. El pueblo iraní seguramente está listo para salir [de la opresión]. Hasta ahora, el régimen ha torturado y ejecutado con confianza a quienes se opusieron a él, pero, de repente, la Casa Blanca muestra signos de movimiento. Si Trump ha concluido que no hay un posible acuerdo con este terrible régimen, puede dedicar sus energías a cambiarlo.

Eso enviaría un mensaje, como solíamos decir, a la alianza global que nos está desafiando. Pero hemos esperado mucho tiempo.

Michael Ledeen es un erudito de la libertad en la Fundación para la Defensa de las Democracias. Se ha desempeñado como consultor para el Consejo de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa, y se ha desempeñado como asesor especial del secretario de Estado. Es autor de 35 libros, el más recientemente “Campo de lucha: cómo ganar la guerra contra el Islam radical y sus aliados“, en coautoría con el teniente general retirado Michael T. Flynn.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan, necesariamente, las opiniones de The Epoch Times.

A continuación

¿Qué hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.