Habitantes de Dagua, Colombia, reclaman que los duendes se roban los niños, aunque los devuelven

Por Anastasia Gubin
09 de Marzo de 2019 Actualizado: 09 de Marzo de 2019

De acuerdo a los habitantes de Dagua, poblado de las montañas del valle del Cauca en Colombia, traviesos duendes se están robando a sus hijos para después devolverlos. Estos hechos intrigan a la policía.

El miércoles pasado una menor de cuatro años desapareció de una vereda en El Carmen. La familia salió en su búsqueda con la policía y los bomberos voluntarios hasta que la menor reapareció horas después en una zona rural de Borrero Ayerbe, a dos kilómetros de distancia, informó Blu Radio.

La niña estaba llorando y culpó a “un niño” que se la había llevado, dijo el capitán Paulo Perdomo Gálvis, comandante del distrito de la Policía de Dagua.

(Dan Kitwood/Getty Images)

“La menor no había sufrido ningún contratiempo, no estaba agredida, solo hablaba de ‘ese niño’. La comunidad le atribuye esto a un duende”, relató el oficial según el reporte de la radioemisora.

“Como el hecho ocurrió en la zona rural, no sabemos si pudo haber sido eso o no. Cuando encontramos a la menor, ella siempre habló de ‘un niño’ que la hizo caminar”, aseguró el capitán.

Antes de entregarla a la familia, la menor fue llevada a un centro asistencial donde constataron que estaba en buen estado de salud y sin daños.

(Dan Kitwood/Getty Images)

Los campesinos afirmaron a la prensa que no es la primera vez que les ocurre un caso similar. Además aseguraron que también han sido molestados en los cultivos, y que los duendes también hacen travesuras con el ganado y los caballos, a quienes por juego les hacen trenzas.

De acuerdo a los mitos y leyendas de Colombia, en especial en Santander, se dice que los duendes son espíritus traviesos y burlones que acosan en el campo.

En ocasiones son agresivos y atormentan a los campesinos en sus trabajos con ruidos estridentes o chirridos para asustarlos. En algunas ocasiones se aparecen a las familias en sus sueños.

Un residente e investigador de Quintana Roo, México, Don Rubén Manzano Polanco, recuerda que las leyendas de los duendes son comunes en todos los países vecinos, sobre todo en cuanto a trenzar las crines de caballos más que a robar niños.

(Pinterest)

“Yo, durante toda mi infancia y adolescencia, viví en un rancho en Izamal, pues mi papá era el capataz, y seguido escuchaba que decía que los aluxes (duendes) eran los que hacían eso a los caballos; decían que no era malo, llamaban a un sacerdote maya para que pusiera ofrendas y listo”, escribió al medio De Peso.

El investigador cree que independientemente de su experiencia, “es un hecho que en la actualidad este fenómeno extraño continúa ocurriendo a caballos de prácticamente todo el mundo, pues no tan solo en México he escuchado relatos de decenas de ranchos en donde los dueños, empleados o vaqueros han visto cómo de pronto sus caballos o yeguas amanecen con sus crines trenzadas”,

Representación de elfo. La construcción de una carretera en Islandia fue suspendida temporalmente porque podría presentar una amenaza a la vida de los elfos y pequeños duendecillos invisibles. (Wikimedia)
Representación de elfo. La construcción de una carretera en Islandia fue suspendida temporalmente porque podría presentar una amenaza a la vida de los elfos y pequeños duendecillos invisibles. (Wikimedia)

Manzano realizó en Yucatán más de diez investigaciones relacionadas a las misteriosas crines trenzadas de los caballos en Tizimín, Umán, Kanasín y Conkal entre otros lugares, “y en todos los casos la gente asegura que se trata de aluxes (duendes), pues incluso han visto las sombras de estos rondar cerca de los caballos”.

Los entrevistados afirmaron que quienes de noche buscan los duendes entre los caballos aseguran ver sus sombra y en poco rato las trenzas de los animales están inexplicablemente hechas en la oscuridad.

Otra leyenda dice que hace cientos de años los duendes acostumbraban a hacer trenzas elaboradas a las crines de los unicornios, pero con la extinción de estos animales, continuaron con esa tradición en los caballos.

En el municipio de Huasca de Ocampo en Hidalgo, México, existe “el Museo de los Duendes”, en donde existe una colección de fotos y crines cortadas en donde se ve con claridad las trenzas que se atribuyen a estos sorprendentes y misteriosos seres.

***

A continuación

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS