Habitantes de Rhode Island presentan una demanda para bloquear un proyecto de turbinas eólicas marinas

Por Donna Andersen
04 de Diciembre de 2023 2:47 PM Actualizado: 04 de Diciembre de 2023 2:47 PM

Un grupo de propietarios de viviendas, pescadores y miembros de la junta de las históricas propiedades de Rhode Island se enfrentarán el martes al Estado y a la gran compañía de energía eólica oceánica danesa, Orsted, en la Corte Superior del condado de Newport.

El grupo local Green Oceans se opone a la construcción de Revolution Wind, un parque eólico oceánico con 65 turbinas previsto en Rhode Island Sound, a 16 km al sureste de Block Island.

El grupo presentó una demanda contra el Consejo de Recursos de Gestión Costera (CRMC) del estado, alegando que cuando aprobó el proyecto Revolution Wind, el 12 de mayo de 2023, el consejo abdicó de sus responsabilidades y violó sus propias políticas y procedimientos.

“Este caso se refiere a un enorme proyecto eólico marino que arruinará recursos costeros vitales y perjudicará permanentemente a la economía marina de Rhode Island y al CRMC, que, en contra de la ley y de los hechos, dio su visto bueno al proyecto”, afirma la demanda.

Hábitat marino crucial

El proyecto Revolution Wind, junto con los parques eólicos adyacentes, como South Fork Wind y Sunrise Wind, están ubicados en la cima de una formación geológica llamada Coxes Ledge. Se trata de una morrena de un glaciar submarino terminal, donde quedaron cantos rodados y grava al final del movimiento de un glaciar.

“La morrena de un glaciar terminal crea una mayor variedad de terreno en el fondo marino que sustenta una vida marina diversa”, dijo a The Epoch Times Bill Thompson, cofundador de Green Oceans. “Hay mucha actividad de peces y múltiples especies. Para el bacalao del Atlántico sur de Nueva Inglaterra, es una de las pocas zonas de desove que quedan”.

El bacalao podría sufrir la extinción bajo el plan actual para desarrollar la región alrededor de Coxes Ledge, afirmó Green Oceans en un libro blanco. En el caso del proyecto South Fork Wind, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) advirtió sobre un “alto riesgo de impactos a nivel poblacional en el bacalao del Atlántico sur de Nueva Inglaterra”.

“Este es el equivalente a un arrecife de coral donde ellos estarían construyendo, con ese tipo de fecundidad”, dijo el Sr. Thompson. “Es el peor lugar donde se podría ubicar un desarrollo industrial”.

Aprobación estatal

Los permisos para construir parques eólicos marinos los emite la Oficina federal de Gestión de Energía Oceánica. Según la ley federal, la aprobación estatal de un proyecto costero es un requisito previo para la aprobación federal. A esto se le llama revisión de coherencia: el estado debe determinar que un proyecto oceánico es coherente con sus propias regulaciones ambientales.

Rhode Island tiene regulaciones integrales para el desarrollo costero, llamado Plan de Gestión del Área Especial Oceánica (Ocean SAMP). Richard Hittinger, oceanógrafo, exconsultor ambiental y ávido pescador, participó en la redacción del capítulo sobre pesca.

“Yo estoy en la caña y el carrete”, dijo el Sr. Hittinger a The Epoch Times. “Pesco atún, dorado, tiburón, bacalao, lubina negra, lubina rayada, toda una variedad de peces”.

El CRMC de Rhode Island adoptó el plan de gestión de los océanos en 2010. “Yo pensé que ese fue un proceso realmente bueno”, añadió el oceanógrafo. “Fue muy gratificante saber que armamos algo que fue básicamente reconocido en todo el país”.

“El proyecto iba a ser permitido”

El Sr. Hittinger también fue miembro del Consejo Asesor de Pescadores de Rhode Island. La Junta proporcionó información al CRMC durante la revisión de Block Island, el primer parque eólico marino del estado con cinco turbinas, propiedad de Orsted. Luego trabajó en el primer parque eólico a escala industrial con 62 turbinas, Vineyard Wind, propiedad de Copenhagen Infrastructure Partners y la empresa multinacional Avangrid Renewables. Él dijo que los procesos de obtención de permisos fueron difíciles, pero todos llegaron a una resolución.

El siguiente proyecto, con 12 turbinas, fue el parque eólico de South Fork. South Fork es una empresa conjunta al 50% entre Orsted y Eversource, la empresa de energía más grande de Nueva Inglaterra.

“Ese fue el primer parque eólico que no se preocupó”, dijo el Sr. Hittinger a The Epoch Times. “No necesitábamos llegar a un acuerdo, porque alguien de muy alto nivel había tomado la decisión de que se iba a permitir el proyecto, sin importar cuáles fueran los impactos. Simplemente no importaba”.

South Fork Wind (SFW) está ubicado en la misma área que Revolution Wind, 10 millas al sureste de Block Island, en la cima de Coxes Ledge. En su revisión, el personal del CRMC reconoció que esto era un problema. “La ubicación del proyecto SFW en Coxes Ledge, un área conocida por su diversidad biológica, es, en nuestra opinión, una de las peores ubicaciones posibles para este proyecto”.

Aun así, el CRMC emitió su decisión de coherencia federal el 1 de julio de 2021, aprobando South Fork Wind.

El proceso de Revolution Wind, también desarrollado por Orsted, fue igual de malo, según Hittinger. “Simplemente sabían que no tenían que prestarnos atención”, dijo a The Epoch Times. “Así que nos pisotearon. Hicieron lo que quisieron”.

La revisión

En su revisión de coherencia federal del proyecto Revolution Wind Farm (RWF), el personal del Consejo de Recursos de Gestión Costera (CRMC) observó múltiples efectos adversos potenciales. El informe anticipó importantes impactos adversos incrementales y acumulativos generales para los pescadores comerciales y recreativos con sede en Rhode Island. RFW estimó pérdidas del 50% para el sector pesquero durante la construcción y del 5% de pérdidas anuales durante los 28 años de operación.

El impacto negativo afectaría a los mercados de pescado, las ventas de cebos y aparejos, la reparación de embarcaciones, los hoteles, los restaurantes, el combustible y los viajes. “Industrias como los hoteles pueden sobrevivir a una disminución del esfuerzo pesquero, pero las empresas especializadas como las que producen hielo para pedidos de pesca comercial pueden ya no ser económicamente viables”, declara el informe.

La interferencia de las turbinas eólicas con el radar de los barcos puede aumentar el riesgo de colisión dentro de los parques eólicos. La posibilidad de que cualquier embarcación ingresara al área en condiciones climáticas adversas se sumó al riesgo de mortalidad humana que actualmente no existe.

La reducción de la velocidad del viento a sotavento de las turbinas eólicas puede afectar a los ecosistemas oceánicos fundamentales. La distribución de las larvas de peces podría verse afectada por cambios en la hidrodinámica, que podrían tener un efecto a largo plazo en las especies de peces comerciales.

Los cimientos de las turbinas eólicas podrían alterar la distribución del zooplancton, lo que afectaría la disponibilidad de presas para algunos mamíferos marinos.

“La ubicación del proyecto RWF en Coxes Ledge, un área conocida por su diversidad biológica, es un lugar particularmente riesgoso para un parque eólico marino a gran escala”, sostiene el informe. Este anticipó que los impactos en Coxes Ledge se extenderían más allá de la vida útil del proyecto.

La ley de Rhode Island exige que el CRMC determine si un proyecto es beneficioso o no para el estado. Para Revolution Wind, el personal no lo sabía. “No está claro si el proyecto generará un beneficio neto general para el sector económico marino de Rhode Island o si habrá una pérdida neta general”, declara el informe.

Audiencias

El CRMC celebró audiencias públicas sobre Revolution Wind el 25 de abril y el 9 de mayo de 2023. Tanta gente quería hablar que cada audiencia duró cinco o seis horas.

Algunas personas estaban a favor del parque eólico, dijo Richard Hittinger a The Epoch Times, pero hubo una abrumadora cantidad de comentarios sobre el posible impacto negativo del proyecto. “Al final, el CRMC y el propio consejo simplemente, decidieron expedir el permiso”, dijo el oceanólogo.

La Oficina federal de Gestión Oceánica aprobó la declaración final de impacto ambiental de Revolution Wind el 21 de agosto.

Diez días después, los nueve miembros del Consejo Asesor de Pescadores de Rhode Island dimitieron. “El proceso Ocean SAMP se ha reducido a un mero teatro político, al que nos negamos a dar más crédito con nuestra presencia”.

Demanda por los océanos verdes

En su demanda contra el Consejo de Recursos de Gestión Costera (CRMC), Green Oceans sostiene que el consejo no analizó adecuadamente el impacto del proyecto Revolution Wind.

“La Decisión carece de conclusiones de hecho y de derecho exigidas por la normativa administrativa”, afirma la denuncia. “Además, el CRMC reconoció los efectos devastadores que el Proyecto tendría en los recursos costeros y la economía de Rhode Island, pero, en violación del Ocean SAMP, lo aprobó de todos modos”.

El CRMC y Revolution Wind presentaron una moción para desestimar la demanda de Green Oceans esencialmente por tecnicismos, dijo a The Epoch Times, Robert W. Stetson, el abogado de Green Oceans. Ellos argumentan que el caso es discutible porque la Oficina federal de Gestión de Energía Oceánica ya aprobó el proyecto y Green Oceans no tiene capacidad para llevarlo adelante.

“Por supuesto, nosotros no estamos de acuerdo”, dijo a The Epoch Times el cofundador de Green Oceans, Bill Thompson. “Nosotros no habríamos presentado el caso si no pensáramos que teníamos legitimación activa o un reclamo legítimo”.

“Una de las cosas que a la gente le cuesta entender y aceptar es que nos consideramos ambientalistas”, agregó el Sr. Thompson. “Ninguno de nosotros es un negacionista del clima. Ninguno de nosotros tiene intereses creados en los combustibles fósiles. Esto no es NIMBY (no en mi patio trasero)”.

En su sitio web, Green Oceans señaló que la declaración final de impacto ambiental de la Oficina de Gestión de Energía Oceánica para Vineyard Wind dice: “No habría ningún impacto colectivo en el calentamiento global como resultado de los proyectos de energía eólica marina”.

“Existe una creencia tan fuerte de que la energía eólica marina puede ayudar a mitigar el cambio climático, porque cuando uno la mira parece limpia y libre, y no hay humo, excepto cuando se incendia”, dijo el Sr. Thompson. “La imagen de la energía eólica marina es difícil de combatir. Pero tiene una enorme huella de carbono y no van a hacer nada para mitigar el cambio climático”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.