¿Habrá elecciones presidenciales justas y transparentes en Brasil?

Por Augusto Zimmermann
13 de Julio de 2022 6:01 PM Actualizado: 13 de Julio de 2022 6:01 PM

Opinión

El presidente de BrasilJair Bolsonaro, siempre ha sido crítico con las máquinas de votación electrónicas utilizadas durante las elecciones en su país. Sospecha que estas máquinas pueden ser no del todo confiables e insiste en usar boletas de papel impresas y auditables como una mejor garantía de transparencia. Al presidente le gustaría contar con un registro físico para cada boleta electrónica, una hoja de papel que se pueda imprimir para que los ciudadanos puedan verificar si sus votos fueron emitidos correctamente.

Estas sugerencias han sido rechazadas por el Tribunal Supremo de Brasil. Algunos miembros de esta Corte incluso han amenazado con investigar a Bolsonaro por “abuso de funciones” y “uso indebido de los canales de comunicación oficiales”. Su delito fue simplemente plantear la preocupación sobre la transparencia de estas máquinas de votación.

“Me niego a dejarme intimidar. Voy a seguir ejerciendo mi derecho a la libertad de expresión, a criticar, a escuchar y sobre todo a responder a la voluntad del pueblo”, dijo Bolsonaro a sus partidarios afuera del palacio presidencial. El 1 de agosto de 2021, miles de brasileños salieron a las calles de las principales ciudades para apoyarlo y protestar contra la aparente falta de transparencia en el sistema electoral.

El presidente del tribunal federal encargado de organizar, dirigir y supervisar las elecciones brasileñas es Edson Fachin. También es un abierto oponente de Bolsonaro.

“Como presidente del tribunal superior electoral, no toleraremos a los intolerantes”, dijo Fachin en una entrevista el 18 de febrero, refiriéndose, por supuesto, a las opiniones conservadoras del presidente brasileño.

Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra

Uno puede estar de acuerdo en que es profundamente problemático que el jefe del máximo tribunal electoral ataque a un candidato presidencial de esa manera. Sin embargo, J.R. Guzzo, un conocido periodista en Brasil, explica que, antes de convertirse en juez de alto nivel, Fachin se había desempeñado como abogado del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y como simpatizante de Lula da Silva y su Partido de los Trabajadores.

Bernardo Kucinski, exasesor especial de Lula, explica que el MST apoya su candidatura y al Partido de los Trabajadores en las campañas electorales y es, a su vez, apoyado por el partido. Fundado en 1984, el MST tiene un historial de invasiones ilegales a la propiedad, que en ocasiones ha desembocado a enfrentamientos violentos con los terratenientes, especialmente durante la administración Lula, de 2003 a 2010.

Foto de la época
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva durante una reunión con miembros del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) en el campamento Eli Vive en Londrina, estado de Paraná, Brasil, el 19 de marzo de 2022. (Ricardo Chicarelli/AFP a través de Getty Images)

Según el Departamento de Estado de EE. UU., muchas personas fueron asesinadas en esos años “en conflictos que involucraban disputas sobre la propiedad y el uso de la tierra. La organización por el derecho a la tierra conocida como ‘Movimiento de los Sin Tierra’ (MST) continuó con su campaña de invasión y ocupación de tierras públicas y privadas que quería que los gobiernos federal y estatal expropiaran para la reforma agraria. El MST también continuó con su ocupación de edificios públicos. Los activistas del MST con frecuencia utilizaron tácticas de confrontación y violencia y destruyeron propiedad privada durante algunas ocupaciones”.

El programa fuertemente comunista del MST propone la confiscación de la propiedad privada y los cambios en los patrones de consumo como necesarios para una redistribución del ingreso.

María Jaime, la jefa del aparato central de propaganda del MST, fue una guerrillera maoísta durante la década de 1970 que había recibido entrenamiento político y militar en la China comunista en 1969.

El destacado dirigente del MST, José Stédile, es admirador del exdictador vietnamita Ho Chi Min. Fue elegido miembro del Congreso brasileño y se ha desempeñado en este cargo desde 2011 por el Partido de los Trabajadores.

La corrupción durante la administración Lula

Como se informó ampliamente, la corrupción fue un problema endémico durante la administración Lula. Ningún otro gobierno en la historia de Brasil tuvo tantos políticos, ministros y funcionarios bajo investigación por ganancias privadas a través de sobornos, fraudes, extorsiones y malversaciones. Todos los asesores más cercanos e influyentes de Lula fueron finalmente obligados a renunciar por transferencias ilegales de fondos a gran escala a campañas electorales, enriquecimiento privado y financiación de funcionarios de tiempo completo.

En julio de 2017, Lula fue condenado a 12 años y un mes de prisión por corrupción y lavado de dinero. Él pasó tan solo un año y medio en la cárcel. En marzo de 2021, el juez Edson Fachin, el principal funcionario judicial a cargo de organizar, dirigir y supervisar las próximas elecciones presidenciales, anuló todas estas condenas por motivos técnicos, sorprendiendo a toda la nación.

Fachin no dijo ni una palabra sobre la culpabilidad de Lula—demostrada en tres decisiones judiciales, ante nueve jueces, y en una serie de procesos penales en los que hay numerosos testigos, acuerdos de culpabilidad e incluso la devolución de dinero robado. En cambio, se limitó a decir que Lula no debería haber sido procesado en la ciudad de Curitiba, sino en Brasilia.

La decisión monocrática de Fachin fue luego confirmada por una votación plenaria luego de una apelación de los fiscales estatales, restaurando los derechos políticos de Lula previo a las elecciones presidenciales de este año.

Foto de la época
El juez del Tribunal Supremo de Brasil, Edson Fachin, habla durante una audiencia sobre la solicitud de extradición de Turquía para el empresario brasileño-turco Ali Sipahi, en Brasilia, el 6 de agosto de 2019. (Evaristo Sa/AFP a través de Getty Images)

¿Quién es Edson Fachin?

Puede ser necesario algo de contexto sobre la nominación del juez Fachin.

En marzo de 2016, en un intento por proteger a su aliado político y partidario de cargos penales, la entonces presidenta Dilma Rousseff intentó nombrar a Lula en su gabinete. Si bien Rousseff fracasó en su intento porque el Congreso concluyó a tiempo su proceso de impeachment, todavía hubo tiempo para nombrar a un abogado académico “progresista” del estado de Paraná—Edson Fachin—para un cargo judicial en el Tribunal Supremo de Brasil en abril de 2015.

El 31 de agosto de 2016, el Senado brasileño votó 61-20 votos para destituir a Rousseff de su cargo, acusada de manipular el presupuesto federal para ocultar los problemas económicos del país y una grave recesión.

Había, sin embargo, una acusación más grave.

Entre 2004 y 2014, la empresa petrolera estatal Petrobras—la corporación más grande del país y una de las más grandes del mundo—se convirtió en víctima de uno de los esquemas de corrupción más asombrosos que se hayan dado a conocer al público. Estamos hablando de USD 5300 millones desviados de la empresa por ejecutivos de la construcción que crearon secretamente un cartel para coordinar las ofertas de los contratos de Petrobras. Como resultado, estos constructores cobraron de más a la empresa y parte de las ganancias fueron enviadas a los jefes de la empresa como sobornos y a políticos vinculados al gobierno.

Las opiniones radicales del juez Fachin sobre los derechos de propiedad lo convirtieron en un notorio defensor de la causa de “grupos sociales” como el MST.

“Él sigue una línea progresista del derecho constitucional”, dijo Gabriel Petrus, un analista político que estudió derecho con Fachin en la Universidad Federal de Paraná. También dijo que la decisión de Rousseff de elegir a un progresista para el Tribunal Supremo fue para “equilibrar” lo que se percibía como un “Congreso cada vez más conservador”.

Antes de convertirse en un juez electoral superior, Fachin no solo era un abogado académico, sino también un partidario de Lula y su aliada Rousseff. Durante la campaña presidencial de 2016, habló favorablemente del entonces gobernante Partido de los Trabajadores y pidió la reelección de Rousseff en un apasionado discurso.

¿Es posible la transparencia electoral?

Foto de la época
El presidente brasileño Jair Bolsonaro (arriba C) asiste a la Plenaria de Apertura de la IX Cumbre de las Américas en el Centro de Convenciones de Los Ángeles en Los Ángeles, California, el 9 de junio de 2022. (Mario Tama/Getty Images)

Como puede verse, el presidente Bolsonaro tiene buenas razones para sospechar de la imparcialidad del titular del Tribunal Superior Electoral. Pero desafortunadamente, el juez Fachin no es del todo apolítico.

Y no es el único que toma partido en las elecciones presidenciales de este año. Otros jueces de la Corte Suprema, en particular Luis Roberto Barroso y Alexandre de Moraes, anularon varias políticas gubernamentales y afirmaron que el presidente estaba difundiendo “noticias falsas” sobre la seguridad de las vacunas.

En una entrevista el 10 de enero, Bolsonaro acusó a estos principales jueces de querer que Lula sea presidente. Luego preguntó retóricamente: “Puede que no quieran votar por mí, pero ¿quieren que vuelva a ocupar el cargo el hombre que robó a la nación durante ocho años?”.

Sus preocupaciones son justificables, particularmente porque el juez Moraes ha estado censurando a los partidarios políticos del presidente, hasta el punto de abrir una investigación sobre supuestas “noticias falsas”.

Uno de los materiales censurados por Moraes se refiere a una investigación de la policía federal de 2018 que investigó cómo los hackers podrían haber atacado las computadoras del Tribunal Superior Electoral. “Esto no es una noticia falsa. Uno, incluso, robó la contraseña de un juez”, dijo Bolsonaro.

Por supuesto, cualquier miembro del poder judicial que juró defender la Constitución brasileña no debería precipitarse tanto a limitar la libre expresión de la opinión política.

Pero, sea que esa información sea o no una “noticia falsa”, una cosa es segura: muchos de los principales jueces de Brasil, incluidos los encargados de supervisar las próximas elecciones brasileñas, todavía tienen mucho que aprender sobre el derecho democrático a la libertad de expresión, incluso cuando se trata de debates sobre la transparencia de las máquinas de votación.

“O se tiene o no se tiene libertad”, dijo Bolsonaro.

Con las elecciones presidenciales a la vista, ¿hay alguna esperanza para la transparencia electoral en Brasil?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.