Hace 20 años, un soldado operó a un niño con una grave hendidura facial para salvarle la vida: míralo ahora

Por Michael Wing
12 de Octubre de 2023 12:27 AM Actualizado: 12 de Octubre de 2023 12:27 AM

Hace exactamente 20 años, se ganó el corazón de un soldado británico y de innumerables telespectadores ingleses; hoy, el impacto del pequeño niño de Bosnia, Stefan Savic, sigue sintiéndose profundamente.

Stefan nació con una grave fisura facial extremadamente rara que amenazaba su vida y le impedía tener una infancia. Se sometería a una cirugía transformadora gracias a su benefactor de Dorset.

Ahora han pasado 20 años.

Hoy, Stefan es un joven de 24 años con talento que toca el piano y está prometido. El hombre que tanto contribuyó a cambiar su vida, el soldado británico retirado Wayne Ingram, de 54 años, ha mantenido el contacto con Stefan todos estos años a través de Facebook y WhatsApp. “Es un hombre apuesto y fuerte”, dijo Ingram a The Epoch Times tras recibir fotos recientes de su amigo bosnio. “Su novia -o prometida- es preciosa”.

Tras la operación principal, que había sido fundamental para cambiar la vida de Stefan hace dos décadas, se realizaron varias operaciones menores. La última intervención, en 2016, completó su estructura nasal.

Ahora “está viviendo una vida increíble en Bosnia”, dijo Ingram, admitiendo que nunca olvidará cómo Stefan lo transformó a él también. “Stefan me salvó la vida porque yo era la persona militar estereotipada, ya sabes: ‘Ustedes simplemente van a la guerra’, y yo iría a la guerra”, dijo. “El coraje de Stefan me hizo darme cuenta de que puedo hacer más. … Me ha hecho mejor persona”.

(Izquierda) El entonces sargento Wayne Ingram sostiene en brazos a Stefan Savic cuando era un niño de 4 años (Cortesía de Soldier Magazine vía Wayne Ingram); (Derecha) Stefan poco después de someterse a su primera intervención hace 20 años, en octubre de 2003. (Cortesía de Wayne Ingram)

En 2003, Ingram -entonces sargento primero del ejército británico- visitó el pueblo de Stefan, Laktaši, 40 kilómetros al sur de la frontera croata. El soldado formaba parte de la 9ª/12ª unidad de Lanceros en una misión de estabilización dirigida por la OTAN en Bosnia, una nación que por aquel entonces se tambaleaba tras una brutal guerra civil en la que murieron casi un cuarto de millón de personas.

Su primer encuentro fue en marzo de 2003, durante una misión para ganarse los corazones y las mentes de los bosnios. Ingram vio una foto de Stefan durante una patrulla rutinaria y quedó desolado. “Como padre, nunca quieres que tus hijos sufran ningún daño”, declaró al periódico. “Ver luchar a este niño, que estaba gravemente desfigurado, me rompió el corazón”.

La familia de Stefan acogió a los Lanceros 9º/12º en su casa y, desde el primer día, la valentía de Stefan ante la terrible adversidad cautivó a Ingram. Stefan hacía todas las cosas que hacen los niños pequeños y decía que quería ser soldado.

Ingram quería ayudar a Stefan. Su padre, Milos Savic, dijo que la cirugía era la única esperanza de infancia para su hijo. Temía que fuera objeto de duras burlas y que se acomplejara al empezar el colegio al año siguiente. Lo que Ingram no sabía, pero supo más tarde, era que la hendidura facial de Stefan acabaría matándole.

Sin embargo, una operación costaría decenas de miles de euros. Al ver tanto valor en el joven Stefan, Ingram dijo que haría todo lo posible. “Nunca pude prometerles que podría ayudarles. Tuve que pedir permiso al ejército británico”, declaró a The Epoch Times.

Escribió docenas de cartas y correos electrónicos, hasta que finalmente el cirujano David Dunaway, del Hospital Gran Ormond Street (GOSH) de Londres, escuchó su súplica. Dunaway respondió que intentaría ayudar a Stefan, sin coste alguno. “No habría sido posible sin él”, dijo Ingram. “Es una persona increíble”.


Stefan Savic en su adolescencia, tras haber sido operado posteriormente. (Cortesía de Wayne Ingram)

A finales de ese año, la familia fue trasladada a Londres, donde se realizaron tomografías computarizadas del cráneo de Stefan y el Sr. Dunaway determinó que era posible una cirugía “mayor”. Aún había esperanza para Stefan.

Había que deconstruir el cráneo extrayendo un bloque de hueso de la parte frontal y protegiendo el delicado cerebro del niño, que había que apartar.

Había que ajustar las órbitas oculares de Stefan, que estaban demasiado separadas y había que acercarlas.

Un injerto óseo de la parte superior del cráneo completaría el puente de la nariz de Stefan, que entonces no tenía hueso.

Todo ello se sujetaría con placas metálicas y tornillos.

Sería una operación maratoniana de 12 horas. Tanto a Ingram como a los Savic se les dijo que Stefan podría morir o quedarse ciego. Esto hizo que Ingram se preguntara si había hecho lo correcto al involucrarse.

Con todo preparado, la familia llegó a GOSH el día antes de la operación, el 27 de octubre de 2003. Mientras el miedo pesaba en los corazones de los demás, Stefan se mostraba impertérrito, ajeno a la gravedad de la situación. A pesar de sus angustias, la operación fue un éxito maravilloso, superando todas sus esperanzas. “Estamos encantados con los resultados de la operación, ha ido todo lo bien que podíamos esperar”, declaró Dunaway al Servicio de Radiodifusión de las Fuerzas Británicas (BFBS) en una entrevista en 2003.

(Izquierda) Una foto tomada en 2023 muestra a Stefan Savic, su madre, Slavenka Savic, y su hermana; (Derecha) Una foto reciente de Stefan y Wayne Ingram. (Cortesía de Wayne Ingram)

Slavenka Savic, la madre de Stefan, dice que una vez intentó imaginar cómo sería Stefan sin su defecto, pero no pudo imaginárselo. “Como cualquier madre que quiere a un hijo, para mí era precioso antes de la operación”, dijo a BFBS justo después de la intervención, y añadió que ahora es la “madre más feliz sobre la faz de la Tierra”. “Ahora él es perfecto”.

Su padre expresó que los resultados hablan por sí solos.

Después, Ingram sintió que se le quitaba un gran peso del corazón. El soldado no pudo estar con la familia durante el procedimiento de Stefan, que duró 12 horas, ya que la carga emocional era demasiado grande. “En algún momento me habría derrumbado”, declaró a The Epoch Times. “¿Qué pasaría si Stefan muriera o se quedara ciego?”.

Incluyendo su crucial primera operación en 2003 y un preoperatorio para extraerle varios dientes delanteros, Stefan se ha sometido a cinco intervenciones. Las otras fueron en su adolescencia, terminando con la finalización de su nariz en 2016.

Stefan Savic tras someterse a su última operación en 2016. (Cortesía de Wayne Ingram)
(Izquierda) El cirujano David Dunaway, Stefan Savic y Wayne Ingram tras la operación final de Stefan en 2016. (Cortesía de Wayne Ingram)

En total, la recaudación de fondos alcanzó unas 160.000 libras (unos 195.000 dólares), gracias a las generosas donaciones del público, dijo Ingram. Al principio, el adorable niño de 4 años se emitió en las principales cadenas del Reino Unido y de lugares tan lejanos como Estados Unidos, derritiendo corazones y recaudando dinero. Recaudar dinero fue más difícil a medida que Stefan crecía, pero Ingram prometió hacerlo realidad y cumplió su palabra.

Aquel niño de Bosnia había cambiado a Ingram como persona. “Stefan me enseñó”, dice Ingram. “Me hizo darme cuenta de que todos podemos ir por la vida mirando las cosas pero sin verlas”.

Ahora una segunda familia para Ingram, los Savic en un tiempo pasaron desapercibidos, toda su amistad, su amor. Hasta que Stefan se lo mostró. Ingram vio que podía ayudar a los que estaban peor que él, dijo. “Y seguiré haciéndolo el resto de mi vida”.

Wayne Ingram planea publicar su libro sobre Stefan y sus viajes juntos bajo el título “Soul in a Boy” (El alma de un niño) en un futuro muy próximo.

Comparte tus historias con nosotros en [email protected], y sigue recibiendo tu dosis diaria de inspiración suscribiéndote al boletín Inspired en TheEpochTimes.com/newsletter.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.