Hackers chinos roban datos sobre autorizaciones de seguridad estadounidenses, después de haber fallado el año pasado

07 de Junio de 2015 Actualizado: 07 de Junio de 2015

Los hackers presuntamente procedentes de China quebrantaron una red federal de Estados Unidos que contiene información sobre cerca de cuatro millones de empleados actuales y anteriores del gobierno. El ataque marca la segunda vez que los hackers chinos se han dirigido a la información sobre autorizaciones de seguridad de Estados Unidos, lo que demuestra que después de fracasar una vez intentaron de nuevo.

Los piratas informáticos se dirigieron a la Oficina de Administración del Personal (OPM), que mantiene los registros de los empleados federales y maneja sus autorizaciones de seguridad. En un anuncio del 04 de junio, se dijo que la oficina se asoció con el FBI y con el equipo de preparación del Departamento de Emergencia Informática en Seguridad Nacional estadounidense para “determinar el impacto al personal federal”.

La OPM primero detectó el ataque en abril mientras estaban implementando nuevas herramientas para la ciberseguridad. Anunció que después de detectar la presencia de los piratas informáticos, los cuales se dirigieron a los antiguos sistemas, “inmediatamente implementaron medidas de seguridad adicionales para proteger la información sensible que manejan”.

La vulneración se refiere a un ciberataque similar contra la OPM en marzo del 2014. La violación que también fue rastreada hasta China, se dirigió a una red de computadoras con información sobre todos los empleados del gobierno, y los hackers presuntamente intentaron y no pudieron acceder a una red con información sobre las personas que solicitaban autorizaciones de seguridad.

El ataque reciente muestra que los hackers chinos ignoran la mala publicidad por parte de la prensa después de que fueron descubiertos en marzo del 2014, y continuaron sus ataques contra la OPM, incluso después de haber sido expuestos.

Mientras que el Partido Comunista de China ya comenzó a negar su participación en la reciente violación, el FBI anunció en un comunicado que “continuarán investigando y harán responsables a aquellos que representan una amenaza en el ciberespacio”.

El régimen chino tendría un claro interés en la información sobre las autorizaciones en seguridad federales. Potencialmente podría darles información sobre agentes estadounidenses, proporcionarles información sobre los empleados federales que podrían utilizar para atacar y comprometer a personas, y podría darles una hoja de ruta sobre cuáles características necesitan para obtener autorizaciones de seguridad para sus propios espías.

TE RECOMENDAMOS