Hallan “objetos extraños similares a metales” en 94% de grupo de muestra sintomático con vacunas de ARNm

Por Enrico Trigoso
07 de Septiembre de 2022 1:21 PM Actualizado: 07 de Septiembre de 2022 1:21 PM

Tres médicos italianos realizaron un estudio analizando la sangre de 1006 personas que desarrollaron síntomas después de recibir una vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech o Moderna y encontraron que el 94 por ciento de ellos tenían “agregación de eritrocitos y la presencia de partículas de varias formas y tamaños de origen incierto”, un mes después de la inoculación.

Los eritrocitos son un tipo de glóbulo rojo que transporta oxígeno y dióxido de carbono.

“Lo que parece bastante claro es que las partículas metálicas que se asemejan al óxido de grafeno y posiblemente a otros compuestos metálicos… se han incluido en el cóctel de todo lo que los fabricantes han considerado conveniente poner en las llamadas ‘vacunas’ de ARNm”, escribieron los autores en la discusión y las conclusiones del estudio.

Un ejemplo de la compleja y estructurada organización cristal/lamelar con un aumento de 120x. En la imagen del lado derecho un “módulo” de la morfología y estructuración recurrente que ocurre con mucha frecuencia. Las fuerzas agregantes están guiadas por el contexto entrópico negativo. (Cortesía de IJVTPR)
Aquí, con un aumento de 120x (aumento de 3x producido digitalmente), (a) y (b) muestran formaciones tubulares que parecen estar en diferentes etapas de agregación. (Cortesía de IJVTPR)

Franco Giovannini, Riccardo Benzi Cipelli y Gianpaolo Pisano son los médicos autores del estudio (pdf), que se publicó el 12 de agosto en el International Journal of Vaccine Theory, Practice, and Research (IJVTPR).

Detalles de los casos estudiados. (Cortesía de IJVTPR)

Dijeron que sus resultados son muy similares a los hallazgos de los médicos coreanos Young Mi Lee, Sunyoung Park y Ki-Yeob Jeon, titulados “Materiales extraños en muestras de sangre de receptores de vacunas COVID-19″, pero que sus 1006 sujetos representan “una muestra mucho más grande.”

“Se podría afirmar que, a excepción de nuestra aplicación innovadora de microscopía de campo oscuro para marcar los objetos extraños similares a metales en la sangre [de las personas que recibieron] inyecciones de ARNm de Pfizer o Moderna, hemos replicado el análisis de sangre de los médicos coreanos con una muestra mucho mayor”, escribieron los cirujanos italianos.

“Nuestros hallazgos, sin embargo, se ven reforzados por su análisis paralelo sobre los fluidos en viales de los brebajes de ARNm junto con muestras de plasma centrifugado de los casos que estudiaron intensamente”, agregaron.

Imágenes de agregación cristalina, regulares y modulares, con aparentes “actitudes autosimilares de naturaleza fractal”. (Cortesía de IJVTPR)
Esta imagen con un aumento de 120x (aumento de 3x producido digitalmente) destaca una estructura típica de autoagregación en modo fibro/tubular. (Cortesía de IJVTPR)

Se necesitan más estudios para definir la naturaleza exacta de las partículas que se encuentran en la sangre e identificar posibles soluciones a los problemas que evidentemente están causando.

De los 1006 casos, solo 58 personas mostraron un cuadro hematológico completamente normal mediante análisis microscópico.

Formaciones tubulares evidentes a 120 aumentos en la fase de agregación mostrando su compleja morfología. (Cortesía de IJVTPR)

Los investigadores citaron numerosos estudios para respaldar sus hallazgos, incluida la tendencia “bien conocida” de la fibrina a agruparse, la toxicidad vascular de la proteína espiga y otros efectos adversos.

Escogieron cuatro casos y analizaron su estado de salud antes y después de la vacunación, mientras mostraban imágenes microscópicas de campo oscuro.

“Afirmamos inequívocamente que los 4 casos descritos en esta serie son representativos de los 948 casos en los que se encontraron estructuras y sustancias extraordinariamente anómalas”, escribieron los investigadores.

En este caso, el ensamblaje de partículas adquiere características cristalinas; además, existe un área de influencia cercana, alas de mariposa, en cuyo contexto se produce una organización de tipo cristalino. (Cortesía de IJVTPR)

“En conclusión, cambios tan abruptos como los que hemos documentado en el perfil de sangre periférica de 948 pacientes nunca se han observado después de la inoculación de ninguna vacuna en el pasado según nuestra experiencia clínica. La transición repentina, generalmente en el momento de una segunda inyección de ARNm, de un estado de perfecta normalidad a uno patológico, acompañado de hemólisis, empaquetamiento visible y apilamiento de glóbulos rojos junto con la formación de estructuras extrañas conglomeradas gigantes, algunas de ellas apareciendo como superestructuras de la familia del grafeno, no tiene precedentes. Tales fenómenos nunca antes se habían visto después de ninguna ‘vacunación’ del pasado”, afirmaron los investigadores.

“Según nuestra experiencia como médicos, estas inyecciones de ARNm son muy diferentes a las ‘vacunas’ tradicionales y sus fabricantes necesitan, en nuestra opinión, aclarar qué contienen las inyecciones y por qué [esos objetos] están allí”.

Nuevamente, con un aumento de 120x, las figuras geométricas tienden a tomar forma en agregados extremadamente complejos. (Cortesía de IJVTPR)
Una configuración fibro-tubular altamente estructurada de estructuras que pueden unirse, alcanzando dimensiones diez veces superiores a su tamaño inicial. En (a) y (b), a 40 aumentos, vemos lo que parece ser una unión laminar. En (c), a 120 aumentos (3 aumentos producidos digitalmente), hay un compuesto que tiene 166,54 μm (software DeltaPix) de longitud. (Cortesía de IJVTPR)

“En nuestra experiencia colectiva y en nuestra opinión profesional compartida, la gran cantidad de partículas en la sangre de los receptores de la inyección de ARNm es incompatible con el flujo sanguíneo normal, especialmente a nivel de los capilares”, escribieron los autores. “Hasta donde sabemos, tales fenómenos de autoagregación solo se han documentado después de que las inyecciones de ARNm de COVID-19 se autorizaron por primera vez y, posteriormente, se exigieran en algunos países”.

¿Grafeno?

El óxido de grafeno es un tipo de material “considerado bidimensional” y también considerado “el material más fuerte del mundo” y el más conductor de electricidad y calor, según graphene-info.com.

Sherri Tenpenny, quien ha estado a la vanguardia sobre reacciones adversas a las vacunas, cree que estas estructuras podrían estar relacionadas con los extraños coágulos que los embalsamadores han estado encontrando en los cadáveres que tratan desde la pandemia.

“Sea lo que sea que se encuentre realmente en las inyecciones, ya sea que los componentes sean grafeno, aluminio, amiloide cristalino, fibrina desintegrada, partículas nanotecnológicas altamente cargadas u otra cosa, la alteración en la sangre demostrada en estas diapositivas es devastadora e irrefutable, al igual que las historias correspondientes de los pacientes involucrados”, le dijo Tenpenny a The Epoch Times.

“Las formaciones de rouleaux que se ven, por ejemplo, en las figuras 8, 16 y 22, representan ‘glóbulos rojos pegajosos’ generalizados que pueden provocar coágulos en cualquier parte del cuerpo. La figura 22 es especialmente aterradora ya que esta muestra se tomó solo dos días después del segundo pinchazo de Moderna”, agregó.

Figura 8. (a) Deformación y agregación de eritrocitos con signos de hemólisis a 40 aumentos. (b) Una estructura tubular cristalizada extraña con un aumento de 120x. (Cortesía de IJVTPR)
Figura 16. Esta imagen, con un aumento de 40x, es extremadamente representativa de los trastornos del “potencial Z”, con agregación y “apilamiento de rouleaux” de glóbulos rojos. (Cortesía de IJVTPR)
Figura 22. Imagen con un aumento de 40x que muestra la agregación y la modificación morfológica de los eritrocitos dos días después de la segunda dosis de una inyección de ARNm de Moderna. (Cortesía de IJVTPR)

James Thorp, quien ha estado analizando los efectos adversos de las vacunas contra el COVID-19, cree que este estudio podría responder algunas preguntas sobre el contenido de las vacunas y compartió algunos de sus hallazgos y teorías con The Epoch Times.

“El óxido de grafeno es una sustancia artificial altamente magnética con un uso generalizado… Si bien se descubrió por primera vez en 1859, el óxido de grafeno tiene una amplia aplicación comercial, especialmente en el campo de los sistemas de administración de nanotecnología farmacológica en medicina. Tiene el potencial de autoensamblarse dentro de la sangre mediante una variedad de mecanismos energéticos potenciales”, le dijo Thorp a The Epoch Times.

Pero Thorp cree que el fenómeno de los objetos metálicos que se adhieren al cuerpo de las personas, aparentemente magnéticamente, no está relacionado con las vacunas, como algunos han afirmado.

“El año pasado, muchas publicaciones en las redes sociales alegaron que la vacuna COVID-19 contenía sustancias que provocaban la atracción de imanes y metales no magnetizados. Demostramos de forma concluyente que se trataba de un relato falso. Los imanes de neodimio y los clips no magnetizados se adhirieron al cuerpo humano en aproximadamente el 50 por ciento de los sujetos de prueba no relacionados con las vacunas contra el COVID-19″, dijo Thorp.

“Curiosamente, no se pudo encontrar ningún otro estudio médico en la literatura médica que describa el magnetismo humano antes de este manuscrito. Los imanes y los clips han existido durante siglos, y sería bastante peculiar si se hubieran adherido al cuerpo humano en el pasado y no fueran el foco de un intenso escrutinio e investigación. Uno podría especular que el óxido de grafeno en nuestros cuerpos no estaba presente hace 30 años, pero se acumuló lentamente durante décadas de exposición, lo que resultó en la unión de imanes y clips al cuerpo humano. Se especula que la energía electromagnética posiblemente incluso de las torres de telefonía celular y/o WIFI podría estimular el ensamblaje de óxido de grafeno e interferir con los campos energéticos del propio cuerpo”, continuó.

Posible explicación de los ensamblajes anómalos

Thorp, su hermano Kenneth Thorp, radiólogo, y Paul Walker, ingeniero mecánico y eléctrico, publicaron un estudio de tres partes (parte I, parte II y parte III) llamado “Éter, campos y dinámica de energía en cuerpos vivos” en la Gaceta de Ciencias Médicas.

Thorp también opina que los objetos metálicos podrían ser la causa de los extraños coágulos que los embalsamadores han estado encontrando.

“La base de la mayoría de las enfermedades, incluido el COVID-19, y la base de las complicaciones de la vacuna contra el COVID-19 están directamente relacionadas con las deficiencias energéticas. La vacuna provoca la interrupción y el desvío de la energía lejos del agua, los niveles moleculares y celulares, lejos de los procesos fisiológicos básicos y hacia la producción patológica de la proteína espiga. Esto explica potencialmente muchos de los ensamblajes anormales de sustancias dentro del espacio intravascular, incluidas las sustancias señaladas por Cipelli et al. así como las proteínas mal plegadas que dan como resultado coágulos de sangre, enfermedad priónica, enfermedad de Creutzfeldt-Jacob, amiloidosis y muchas otras enfermedades”, dijo Thorp.

Felipe Reitz, un biólogo de Brasil, también realizó análisis de sangre viva periférica en sangre de personas vacunadas y no vacunadas utilizando imágenes termográficas computarizadas.

“He observado que los individuos vacunados presentan algunos cambios particulares en su sangre y en su circulación periférica con más frecuencia que los no vacunados”, dijo Reitz a The Epoch Times.

Campo oscuro Fotografía microscópica de muestras de sangre. (Cortesía de Felipe Reitz)

“Observo individuos con un pinchazo, dos pinchazos, tres pinchazos y cuatro pinchazos. Individuos que se vacunaron hace 18 meses, hace 12 meses y hace 6 meses. Esta permutación de probabilidades es muy importante para determinar el número de inyecciones por tiempo, ya que observé que determina el grado de gravedad de la reacción en el cuerpo de la persona. Esto podría explicar por qué algunos investigadores que utilizan las mismas herramientas y técnicas difieren en sus resultados. Eso es porque no están considerando la individualidad aquí, el tiempo de exposición y el contenido de la inyección. Todas estas variables sólo crean dificultades para que la comunidad científica llegue a un consenso, aunque todos tenemos razón en lo que encontramos, pero nuestros hallazgos por sí solos no representan la verdad total”, dijo Reitz.

“Mi comparación se basa en signos de un sistema inmunitario comprometido, indicaciones de exposición a la radiación, cambios electrostáticos en la sangre, tamaño y número de plaquetas, fibrinas, infecciones, estructuras químicas y de cristalización en las muestras de sangre e indicaciones de grafeno”.

Declaraciones Oficiales

Pfizer le dijo a Reuters en julio de 2021 que sus vacunas COVID no contienen óxido de grafeno.

“El óxido de grafeno no se usa en la fabricación de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19”, le dijo al medio el asociado principal de Pfizer sobre Relaciones con los Medios Globales.

James Smith, presidente y director ejecutivo de Thomson Reuters, es miembro del directorio de Pfizer.

Según una hoja informativa emitida por la FDA, la vacuna Moderna no contiene óxido de grafeno.

Moderna y Pfizer no respondieron a una solicitud de comentarios.

Corrección: El titular anterior de este artículo omitió un contexto importante. Solo las personas sintomáticas que fueron vacunadas desarrollaron los síntomas. The Epoch Times lamenta el error.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.