Hawley presenta proyecto de ley para imputar a empresas por trabajo forzado en cadena de suministro

Por Masooma Haq
20 de Julio de 2020
Actualizado: 20 de Julio de 2020

El próximo proyecto de ley del senador estadounidense Josh Hawley (R-Mo.) tiene como objetivo hacer responsables a las grandes empresas americanas que no aseguren que no haya mano de obra esclava en sus cadenas de suministro.

La Ley de Certificación de Empresas Libres de Esclavos amplía los requisitos de transparencia de las cadenas de suministro corporativas, ordena auditorías regulares, ordena a los directores generales que certifiquen que los productos de sus empresas no dependen de trabajo forzoso y esclavo y penaliza a las empresas que no cumplan con estas normas básicas.

“Corporaciones americanas como @NBA y @Nike y otras no deberían beneficiarse del trabajo forzado y esclavo”, escribió Hawley en un tuit. “He presentado una legislación que requiere que las multinacionales certifiquen que no utilizan mano de obra esclava, o se enfrentarán a sanciones”.

Según el informe sobre la esclavitud moderna de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) de 2016 (pdf), 40 millones de personas fueron víctimas de la esclavitud moderna, y se estima que 25 millones de personas fueron sometidas a trabajos forzados. El régimen comunista chino es bien conocido por sus campos de trabajo que utilizan prisioneros de conciencia, de los cuales dos de los grupos más grandes son los practicantes de Falun Gong y los uigures, una minoría predominantemente musulmana.

Según el testimonio presentado al Congreso de los Estados Unidos en 2005, el Sr. Gregory Xu (pdf), practicante de Falun Gong e investigador, “En los últimos 20 años, se estima que entre 200,000 y 1 millón de practicantes de Falun Gong han sido enviados a campos de trabajos forzados sin ser sometidos a juicio. Más de 180 campos de trabajos forzados en China han participado directamente en la persecución mediante trabajos forzados ilegales”.

En 2020, el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI) publicó un informe (pdf) titulado “Uyghurs for sale: ‘Re-education’, forced labor and surveillance beyond Xinjiang”, en el que se identificaban 83 empresas extranjeras y chinas que supuestamente se beneficiarían en algún momento del uso de trabajo forzado y esclavo, incluido el trabajo de los uigures.

Entre las 83 empresas implicadas, se encontraban Amazon, BMW, Gap, H&M, Nike, North Face, Puma y Samsung como presuntamente beneficiarias del trabajo forzoso en sus cadenas de suministro.

“Si la América corporativa quiere ser la cara del cambio social hoy, deberían certificar que están completamente libres de esclavitud. [Tienen que] participar en auditorías independientes para verificarlo y revelar los pasos que asegurarán que el trabajo esclavo no se convierta en parte de la ecuación más adelante. Y si se niegan a hacerlo, deberían pagar el precio. Eso es responsabilidad social”, dijo Hawley en un comunicado el lunes.

El proyecto de ley de Hawley requiere que cada empresa que tenga unos ingresos brutos anuales de 500 millones de dólares o más lleve a cabo una auditoría de su cadena de suministro para evaluar si en algún lugar de dicha cadena se está utilizando trabajo forzoso.

Además, los directores generales de las empresas serán responsables de presentar un informe al Departamento del Trabajo cada año, detallando los esfuerzos de la empresa para eliminar el trabajo esclavo de todos los niveles de su producción.

Hawley quiere que el informe se publique en el sitio web de la empresa, con un enlace visible en la página principal.

“Me pregunto cuánto de la mercancía de la NBA —camisetas, zapatos y ropa— se hace con trabajo esclavo”, escribió Hawley a principios de mes.

El gigante de ropa deportiva Nike, en su respuesta al informe del ASPI, dijo que está comprometido a asegurar que los que hacen sus productos sean valorados.

“Nike se ha comprometido a mantener las normas laborales internacionales y seguimos evaluando la mejor manera de supervisar nuestros estándares de cumplimiento a la luz de la complejidad de esta situación”, decía la declaración de Nike (pdf). “El Código de Conducta de Nike y las Normas de Liderazgo del Código tienen requisitos que prohíben cualquier tipo de trabajo en prisión, forzado, en condiciones de servidumbre o en régimen de servidumbre, incluyendo disposiciones detalladas sobre la libertad de movimiento y prohibiciones sobre la discriminación basada en el origen étnico o la religión”.

Por otro lado, la respuesta de Amazon a las acusaciones de trabajo esclavo en su cadena de suministro denotaba sorpresa, publicando una declaración en la que se comprometía a investigar el asunto.

“Estamos comprometidos a mantener los estándares laborales internacionales. Dada esta compleja situación, hemos tomado medidas inmediatas para investigar las conclusiones del Instituto Australiano de Política Estratégica y para colaborar activamente con los socios de la industria, los expertos en la materia, los gobiernos y otras partes interesadas pertinentes para mejorar aún más nuestros esfuerzos de diligencia debida en línea con las recomendaciones del Instituto Australiano de Política Estratégica”, dijo Amazon en su declaración (pdf).

Hawley se refirió al informe del ASPI cuando dijo que más de 80 compañías globales habían sido vinculadas al trabajo forzado de los uigures en China, pero el tema va más allá de China.

“Estos temas se extienden más allá de China. Por ejemplo, Starbucks y Nespresso dependen de trabajadores brasileños mal pagados a los que se les niegan las necesidades básicas como la comida y el agua”, escribió la oficina de Hawley.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Película documental: Cuando llega la plaga | The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS