“Hice llorar a una maestra”: Mamá comparte acto de bondad de su hija cuando un niño se cayó en clase

"La empatía es ver con los ojos de otro, escuchar con los oídos de otro y sentir con el corazón de otro"
Por Louise Chambers
01 de Agosto de 2022 1:55 PM Actualizado: 01 de Agosto de 2022 1:55 PM

La madre de una amable alumna de séptimo curso, que ayudó a un compañero con síndrome de Tourette cuando se cayó en clase, ha compartido la dulce historia que la hizo llorar de orgullo.

Kristin Adair, madre de cuatro hijos y profesora de tercer grado, vive en Tampa, Florida. Karington Nobles es su hija mayor.

Kristin, de 39 años, contó a The Epoch Times que ella y sus hijos juegan a un juego llamado “highs and lows” (altibajos) de camino a casa desde el colegio para compartir lo mejor y lo peor de sus días. Karington, que entonces tenía 12 años y estaba en séptimo grado, compartió una anécdota muy especial.

Cuando su turno comenzó con: “Mami, hoy he hecho llorar a una maestra”, Kristin se preocupó. Pero a medida que su hija continuaba, la preocupación se desvanecía.

(Cortesía de Kristin Banga Adair)

Karington le contó a su madre que en su clase de arte hay un chico con síndrome de Tourette, y que todos suelen reírse de él. Ese día, se cayó al suelo, y los alumnos empezaron a burlarse de nuevo del niño. Así que la reflexiva Karington se acercó con confianza a ese niño y se acostó con él. Al ver eso, sus compañeros dejaron de reírse.

Resultó que la madre del niño era una profesora sustituta del colegio, que pasó por la clase de arte y lo vio todo. Karington dijo que la profesora estaba llorando y entró en la clase y le dio las gracias con “el abrazo más fuerte de la historia”.

Kristin se emocionó hasta las lágrimas con la historia de su hija. “Mi voz fue reemplazada por un nudo en la garganta”, dijo, afirmando que no podía encontrar las palabras para decirle a su hija lo orgullosa que estaba. Pero cuando Karington vio las lágrimas de su madre, lo entendió.

(Cortesía de Kristin Banga Adair)

Nada la habría enorgullecido más, dijo Kristin; ni el cuadro de honor, ni el talento, ni el atletismo, ni ninguna otra cosa considerada “extraordinaria”. Para ella y su familia, defender lo que es correcto y mostrar empatía es más importante que nada.

“Siempre he inculcado a mis hijos la bondad, así como pensar en los demás antes que en uno mismo. Enseño a mis hijos a hacer lo correcto en todo momento y a mostrar un buen carácter”, dijo Kristin.

Describe a Karington como una “persona muy enérgica y alegre” a la que sus profesores elogian por ir más allá para alegrar sus días. A Karington le encanta salir con sus amigos, jugar al voleibol, nadar en la piscina familiar y jugar con sus hermanos, pero siempre ha pensado en los demás antes que en sí misma.

“Si ganaba un premio, lo regalaba; si ganaba dinero, lo gastaba en los demás”, dice Kristin.

(Cortesía de Kristin Banga Adair)

Karington tiene ahora 13 años y cursa el octavo grado. El consejo de su madre a otros padres es que dediquen tiempo a hablar con los niños sobre el hecho de ser diferentes.

“Háblales del autismo, del síndrome de Tourette, de las discapacidades, del racismo”, implora Kristin. “Comparte la historia de cuando te acosaron en tercer grado y cómo te hizo sentir”.

Habiendo enseñado primer grado durante 16 años, Kristin sabe de primera mano que la compasión y la empatía no son comportamientos aprendidos; necesitan ser “explícitamente modelados y enseñados”.

“La empatía es ver con los ojos de otro, escuchar con los oídos de otro y sentir con el corazón de otro”, dijo la orgullosa mamá.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.