Historia de amor en la China comunista: Mujer encarcelada por su fe escapa con ayuda de su prometido

Por Jocelyn Neo
02 de Marzo de 2021
Actualizado: 02 de Marzo de 2021

Después de soportar dos años de incesante tortura en un campo de trabajos forzados comunista en China, una mujer fue rescatada a salvo en Australia por su prometido de hace casi 20 años.

La pareja, que ahora tiene más de 50 años, relató a The Epoch Times su conmovedor viaje a través de los días más oscuros de su vida, exponiendo las injusticias que ocurren detrás de los muros cerrados de terror rojo de las cárceles y campos de trabajo forzado chinos. La suya es una historia de amor verdadero, fe firme y valor inquebrantable.

Hace casi dos décadas, Ying Li, que ahora tiene 51 años, fue detenida en China por su fe en la práctica espiritual Falun Dafa. El Partido Comunista Chino (PCCh) lanzó una brutal campaña de persecución contra esta práctica de meditación pacífica en julio de 1999, temiendo que las enseñanzas universales de vVerdad, Benevolencia y Tolerancia de esta práctica fueran una amenaza para las ideologías del partido arraigadas en el ateísmo y el marxismo.

Ying, quien actualmente reside en Sidney con su marido y sus tres hijos, fue perseguida y maltratada por negarse a abandonar su fe.

“Fue su amor el que me sostuvo en los días más oscuros de mi vida”, dijo Ying.

Ying Li con su marido, Grant Lee. (Cortesía de Ying Li y Grant Lee)

Torturada por la fe

Después de que la policía secuestró a Ying en enero de 2001, la enviaron a un centro de lavado de cerebro. Para protestar contra la detención ilegal, Ying hizo una huelga de hambre durante un mes. Los guardias utilizaron métodos de tortura poco éticos para alimentarla a la fuerza, lo que empeoró su salud. Estuvo encarcelada cuatro meses hasta que su lugar de trabajo la sacó bajo fianza.

Recordando los abusos a los que fue sometida, Ying dijo que un empleado del centro de lavado de cerebro le dijo sin ningún temor: “Meterla en la cárcel o en arresto domiciliario es exactamente lo que queremos hacer. Somos instituciones gubernamentales, así que ¿qué cree que puedes hacer al respecto?”.

La sociedad gobernada por los comunistas no es una sociedad normal. Va en contra de la humanidad. Le lavan el cerebro a la gente para que siga lo que piensa el PCCh y haga lo que le pide. No permiten que la gente tenga su fe para poder controlar su mente.
—YING LI, ORIGINARIA DE CHINA, AHORA RESIDENTE EN AUSTRALIA

Diez meses después, el 16 de octubre de 2001, Ying se encontraba en un viaje de negocios a Hangzhou, la capital de la provincia de Zhejiang, cuando fue detenida repentinamente por segunda vez y enviada al campo de trabajo forzado para mujeres de Shanghai Qingsong. En ese momento, trabajaba para una empresa de consultoría de gestión.

“Estuve recluida durante dos años. La razón que se registró fue ‘otra’, porque mi detención no se basó en ninguna ley real”, dijo.

“Me colgaban con las manos esposadas a la espalda durante tres días a una puerta de hierro. También me encerraban en una celda de aislamiento durante más de seis meses”, dijo. “Temían que mi determinación interfiriera en su supuesta ‘reeducación’ de otros practicantes de Falun Dafa”.

Al relatar los métodos de tortura empleados por los funcionarios comunistas para “reformar” a los prisioneros de conciencia, Ying dijo que el PCCh ha ideado “varias formas de persecución”. Los métodos de maltrato incluyen obligar a los practicantes a sentarse en taburetes muy pequeños durante horas, lo que produce el encarnizamiento de las nalgas, así como a permanecer de pie durante mucho tiempo, lo que provoca la hinchazón de los pies y las piernas, que les impide caminar.

“Algunos fueron golpeados con porras eléctricas con tanta fuerza que era difícil encontrar algún trozo de piel en buen estado en sus cuerpos”, dijo Ying. “En algunas zonas, había más torturas físicas. En otros lugares, había más torturas mentales”.

Una representación de sentarse en un pequeño taburete, un método utilizado a menudo en las prisiones chinas para torturar a los practicantes de Falun Dafa que se niegan a renunciar a su fe. (Fuente: Minghui.org)

Ying dijo que a ella y a otros practicantes a menudo les salían ampollas en las palmas de las manos después de largas horas de trabajo forzado como esclavos, que duraban desde las 7 de la mañana hasta casi la medianoche todos los días.

Cuando Ying logró huir a Australia, reveló que en el Campo de Trabajos Forzados para Mujeres de Shanghai se fabricaban muñecas que se enviaban directamente a una reconocida marca de Italia.

Ying también fue obligada a “fabricar productos para la marca de ropa interior ‘Three-Gun'”, y la ropa interior con la etiqueta “examinada por el #16” fue producida por las detenidas en el campo de trabajo donde estuvo recluida, según un reporte de 2004 sobre el Estudio de Viabilidad Conjunto del Acuerdo de Libre Comercio entre Australia y China, elaborado por la Sección de Australia de la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución a Falun Gong (WOIPFG).

Ying Li y Grant Lee asisten a una concentración frente a Capital Hill en Canberra, Australia, para apoyar el “Rescate de los familiares de los ciudadanos australianos” el 1 de diciembre de 2003. (Minghui.org)

Un rescate audaz

Mientras Ying se enfrentaba a la persecución en China, su entonces prometido en Australia, Grant Lee, se dedicó a sensibilizar al gobierno australiano sobre su caso. Los incansables esfuerzos de Grant tuvieron cierta repercusión y redujeron la gravedad de las torturas que sufría Ying en el siniestro campo de trabajo.

Grant logró enviar a Ying un anillo de compromiso como regalo de Navidad mientras seguía encarcelada. El anillo no solo le dio consuelo a Ying durante los días más difíciles de su vida, sino que también le aseguró que el verdadero amor y la fe nunca fallan; sabía que Grant nunca renunciaría a rescatarla. Ying fue liberada del campo de trabajo el 15 de octubre de 2003.

Sin embargo, el largo camino para rescatar a Ying de China no fue fácil para Grant.

“Al principio, nadie quería ayudar porque era una ciudadana china”, dijo Grant, de 58 años, que conoció a Ying en 2001 a través de un amigo común. “Así que monté en bicicleta desde Sidney hasta Canberra para sensibilizar a la gente”.

Después de que cinco medios de comunicación locales australianos reportaron su historia, los funcionarios del departamento de asuntos exteriores australiano se reunieron con él cuando llegó a Canberra y acordaron averiguar con el gobierno chino sobre Ying.

Grant dijo que para ayudar a Ying a viajar a Australia, tenía que presentar fotos de ellos juntos. Sin embargo, la pareja nunca tuvo la oportunidad de tomarse fotos debido a la persecución. Así que Grant se atrevió a viajar a China para tomarse unas fotos con Ying.

Sin embargo, el consulado chino en Australia se negó a concederle una visa chino al saber que también era practicante de Falun Dafa. Para eludir las restricciones, Grant cambió su nombre y su apariencia y fue a Hong Kong a solicitar un visado chino. Después, viajó por algunas ciudades de China hasta llegar a Shanghái en autobús para evitar que los demás supieran que venía del extranjero.

Grant dijo que algunos parlamentarios de Australia se pusieron en contacto con el consulado australiano en Shanghai para facilitar los trámites; como resultado, Ying obtuvo la visa en una semana.

La esperanza de un “mundo pacífico”

Con su amada alma gemela a su lado, Ying aterrizó finalmente en Australia el 29 de noviembre de 2003. Su hermana mayor y su hermano menor, que también estaban siendo perseguidos repetidamente por practicar Falun Dafa, fueron rescatados posteriormente de China, y desde entonces les concedieron el estatus de refugiados en Australia.

Ying, que aprecia la libertad de practicar su fe sin temor a ser arrestada, dijo que se siente “afortunada” comparada con los millones de practicantes de Falun Dafa que aún son perseguidos en su apreciada patria.

“La sociedad gobernada por los comunistas no es una sociedad normal”, dijo Ying. “Va en contra de la humanidad. Le lavan el cerebro a la gente para que siga lo que piensa el PCCh y haga lo que le pide. No permiten que la gente tenga su fe para poder controlar su mente”.

Ying Li y Grant Lee en una foto con otros practicantes de Falun Dafa después de llegar al aeropuerto internacional de Sydney el 29 de noviembre de 2003. (Minghui.org)

Después de haber experimentado la “maldad del partido comunista” en persona, Grant espera que la gente que vive en China no se asuste por el gobierno autoritario del Partido, sino que se mantenga fuerte para resistirlo.

“Si la gente de todo el mundo pudiera entender la naturaleza malvada del partido comunista, entonces podría ver a través de la gradual ‘transición al comunismo’ que está ocurriendo en todo el mundo”, dijo. “Si más gente puede resistirse al comunismo, entonces tendremos un mundo pacífico”.

Con información de Arshdeep Sarao.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS