Hombre sin hogar salva perro dejado en la autopista y se asegura de que no se quede sin hogar como él

Por La Gran Época
24 de Febrero de 2019 Actualizado: 24 de Febrero de 2019

Lo que va, vuelve, y para este hombre sin hogar que actuó por compasión, fue recompensado cuando menos se lo esperaba.

Ron es un hombre sin hogar de Salt Lake City, Utah, y mientras estaba sentado cerca de la salida de una autopista con un letrero pidiendo trabajo o ayuda, Angel Janes pasó por allí de camino a su casa.

Se sintió obligada a parar, y aunque no tenía ni trabajo ni dinero para ofrecerle, le dio un cigarrillo. Envuelto firmemente en una manta en sus brazos había un perrito, un chihuahua. Angel entabló una conversación con Ron y le preguntó sobre el perro.

Resulta que Ron había visto horrorizado como una mujer había tirado al perro en la autopista como basura, así que rápidamente lo rescató, sabiendo que en cualquier momento podía ser atropellado en la concurrida autopista. Aunque había salvado al perro de la muerte, sabía que no había forma de conservarlo, y rogó a Angel que le ayudara a encontrar un hogar seguro para él.

“Justo en este breve tiempo que hablamos, me inspiró esta persona sincera”, dijo Angel a TheDodo. “Solo intentaba hacer lo correcto para que este perro no fuera un vagabundo como yo”.

Angel sabía que no podía darle un hogar al perro, así que publicó la historia en su página de Facebook, buscando a una persona amable que le diera un hogar para siempre.

Kathleen Dallmann envió la historia a una página de amantes de los animales, y una señora apareció en el lugar donde estaba Ron, queriendo criar al perro.

“Unos minutos después de que lo publiqué, una señora iba a recoger al perro para acogerlo”, dijo Kathleen. “Le ofreció a Ron 50 dólares como muestra de gratitud por mantenerlo a salvo. Y él dijo: ‘No, solo quería hacer lo correcto’. Pero ella insistió en que lo tomara”.

“Estaba llorando porque pudo ayudar al perro a encontrar un hogar”, dijo Kathleen. “Dijo que sabía lo que era ser un vagabundo, y que no quería que el perro fuera un vagabundo”.

La mujer estaba dispuesta a quedarse con el perrito hasta que se encontrara un hogar para siempre. Poco esperaba que alguien viniera a adoptar al perro tan pronto como había publicado el aviso de adopción. Chasity Guyer y su hija aparecieron y se enamoraron de la pequeña inmediatamente. Lo llamaron Lucky Louie en referencia a lo rápido que había encontrado la casa de sus sueños.

“Lo está haciendo muy bien”, dijo Chasity, añadiendo que “no va a ir a ninguna parte”.

v se sintió aliviada de que Lucky Louie fuera realmente afortunada, pero quería hacer más por el desamparado Ron.

“Estaba tan contenta de que las cosas hubieran funcionado para el perro, pero no podía dejar de pensar en Ron”, dijo. “Ni siquiera tenía un lugar para sí mismo. Así que, empecé una página GoFundMe para él. No sabía si alguien iba a donar, pero después de correr la voz, llegó a 500 dólares”.

Cuando ella le entregó a Ron los 400 dólares que había cobrado hasta ese momento, se sintió abrumado.

“Estaba llorando”, dijo Kathleen. “No podía creer que la comunidad hiciera algo tan bueno por él. Cuando le di el dinero, quería que parte de él fuera al cuidado del perro. Pero le dije que era solo para él”.

Imagen ilustrativa. (Crédito: ImYanis/Shutterstock)

Ron ha comenzado a poner las cosas en su lugar para ayudarse a sí mismo a salir de las calles, primero comprando un teléfono móvil para empezar a buscar oportunidades para mantenerse a sí mismo.

“Ahora que tiene un teléfono, podemos ponernos en contacto”, dijo Kathleen. “Él realmente quiere conseguir un trabajo. Como el perro, todos merecen una segunda oportunidad en la vida”.

Echa un vistazo a Ron expresando su agradecimiento en el vídeo a aquellos que le dan una mano. Esperemos que al igual que el perro que salvó, también pueda encontrar la felicidad. Se merece una oportunidad.

La página GoFundMe de Ron ya ha recibido 6805 dólares hasta la fecha.

La última actualización en la página dice que “actualmente estamos tratando de meter a Ron en un programa que le ayudará con la transición hacia el cuidado de sí mismo”.

Además, explica que el programa le ayudará a buscar trabajo, atención médica y consejería.

Aunque llevará tiempo, Kathleen está decidido a trabajar activamente para conseguirlo.

Esta historia sirve para recordarnos que los valores y virtudes humanas todavía no se han perdido; de hecho, todavía hay esperanza para la humanidad.

Cada acción cuenta, por grande o pequeña que sea, así que sigue difundiendo la bondad.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Hombre rescatan a cachorros abandonados en una isla

TE RECOMENDAMOS