Honduras destaca que el informe de EEUU afirme que los comicios 2017 “fueron libres”

Por EFE
22 de Abril de 2018 Actualizado: 22 de Abril de 2018

El Gobierno de Honduras destacó hoy, que el informe anual sobre derechos humanos del Departamento de Estado de EE.UU. publicado esta semana, reconoce que las elecciones presidenciales 2017, en las que fue reelegido Juan Orlando Hernández, “fueron libres”.

Según un comunicado de la Casa Presidencial hondureña, el informe estadounidense señala que “los votantes eligieron a Juan Orlando Hernández del Partido Nacional como presidente por un período de cuatro años que comenzó en enero de 2018”.

Los observadores internacionales reconocieron que las elecciones en Honduras “fueron libres”, destaca el comunicado.

Hernández fue reelegido para un segundo mandato el 26 de noviembre de 2017 en los comicios generales que la oposición rechaza reiterando que hubo fraude, y que el ganador fue Salvador Nasralla, candidato presidencial de la Alianza de Oposición contra la Dictadura.

El informe del Departamento de Estado de EE.UU. asimismo reconoce que hubo disputa en torno a la equidad y transparencia de los resultados.

“Las autoridades civiles no siempre mantuvieron un control efectivo sobre la seguridad”. Aunque esta situación “no fue generalizada”, sí se añade en el informe, puesto que sirve de guía al Congreso estadounidense para determinar la ayuda exterior que concede a cada país.

Añade que en 2017, en Honduras se registraron: “supuestas muertes arbitrarias, una denuncia de tortura, condiciones penitenciarias duras y amenazantes para la vida, arrestos o detenciones arbitrarias, interferencia ilícita con la privacidad, asesinatos y también amenazas a miembros de medios de comunicación por parte de criminales”.

Además cita casos de corrupción, incluso en la Judicatura; amenazas y violencia contra comunidades indígenas afrodescendientes y violencia social contra la comunidad LGBTI, señaló la Casa Presidencial hondureña.

Ante todas esas denuncias, agrega el informe, “el Gobierno tomó medidas para enjuiciar y castigar a los funcionarios que cometieron abusos”.

No obstante, el informe estadounidense destaca que en Honduras la impunidad existe en muchos casos, como lo demuestran los prolongados procesos judiciales, las pocas condenas a los perpetradores y las fallas en enjuiciar a criminales.

Uno de esos casos que “disfruta de la impunidad” es el asesinato del exdirector de Lucha Contra el Narcotráfico de Honduras, Julián Arístides González, el 8 de diciembre de 2009.

Dicho asesinato supuestamente fue planificado por la cúpula de la Policía Nacional y mandos intermedios, a petición de un narcotraficante, de acuerdo al documento.

El informe explica que: “elementos delictivos organizados, incluidas las bandas de traficantes de narcóticos locales y trasnacionales, fueron los autores de crímenes violentos, extorsión, secuestro, tortura, tráfico de personas, intimidación y otras amenazas violentas dirigidas contra defensores de los derechos humanos” en Honduras.

Además, esta serie de agresiones también fue dirigida contra “autoridades judiciales, abogados, la comunidad empresarial, periodistas, blogueros, mujeres y otros miembros de poblaciones vulnerables”, precisó la Casa Presidencial hondureña.

TE RECOMENDAMOS