Hong Kong: Confiada en el apoyo de Beijing, Lam dice que no “aplacará a los revoltosos”

Por Frank Fang
29 de Octubre de 2019 Actualizado: 29 de Octubre de 2019

La gobernadora de Hong Kong, Carrie Lam, dijo en su conferencia de prensa semanal del 29 de octubre que tiene mucho poder en la ciudad gracias al apoyo de Beijing, y reiteró su apoyo a la policía local para frenar las protestas “violentas”.

La semana pasada, un informe del Financial Times, que cita a personas con información de primera mano, señaló que Xi Jinping estaba considerando la posibilidad de sustituir a Lam en marzo del año que viene por un “funcionario interino”, quien entonces dirigiría el gobierno de la ciudad hasta las próximas elecciones de 2022.

Sin embargo Lam se apresuró en desestimar el artículo en su conferencia de prensa, diciendo que no haría comentarios sobre la especulación. Además indicó que un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China ya había hecho una declaración.

El 24 de octubre, el portavoz Hua Chunying dijo que el artículo de Finantial Times era un “rumor político con motivos ocultos”.

Lam dijo que Beijing “sigue confiando” en ella, en su equipo político y en la policía de Hong Kong para “poner fin a la violencia y hacer que Hong Kong vuelva a la normalidad lo antes posible”.

La funcionaria explicó que Beijing no ha cambiado su postura sobre ella y su gobierno desde el inicio de las protestas en junio.

Lam evitó responder a la pregunta de un reportero sobre si tenía más herramientas políticas o medidas de emergencia para restaurar el orden en Hong Kong, diciendo que estaba comprometida con el diálogo que mantenía con las comunidades locales.

Lam había invocado el 4 de octubre una ley de emergencia de la era colonial para implementar una prohibición de máscaras faciales en las reuniones públicas. La ley antienmáscara, que enfureció a los manifestantes y se ha convertido en otra razón para salir a la calle, está siendo desafiada actualmente en los tribunales de Hong Kong.

Lam continuó insinuando que no cumpliría más con las demandas de los manifestantes, alegando que no era una solución para su gobierno “recurrir a medidas para apaciguar a los revoltosos violentos”.

Las manifestaciones masivas en Hong Kong comenzaron a principios de junio contra un controvertido proyecto de ley de extradición que muchos temían erosionaría la independencia judicial de la ciudad, dejando a los hongkoneses vulnerables a ser transferidos a Beijing y a ser procesados en las cortes controladas por el Partido Comunista Chino, que no funcionan en base al Estado de Derecho.

Aunque el proyecto de ley fue retirado formalmente el 23 de octubre, casi cuatro meses después de la primera protesta masiva, cientos de miles de residentes locales han seguido pidiendo respeto por la autonomía de Hong Kong, una mayor democracia, así como una investigación independiente de los casos de violencia contra manifestantes y periodistas.

¿Una maniobra política?

A Lam también se le preguntó sobre el progreso que su gobierno ha hecho en el traslado del sospechoso de asesinato Chan Tong-kai a Taiwán, donde las autoridades lo buscaban por el presunto delito de dar muerte en 2018 a su entonces novia embarazada, Poon Hiu-wing.

Chan, un residente de Hong Kong, regresó antes de que la policía taiwanesa pudiera detenerlo.

El gobierno de Hong Kong fue acusado de utilizar el caso de Chan para demostrar la necesidad de una ley de extradición, diciendo que la ausencia de dicha ley fue la razón por la que Chan no fuera enviado de vuelta a Taiwán para enfrentar los cargos.

El 18 de octubre, el gobierno de Hong Kong anunció que Chan, que estaba encarcelado en ese momento, había escrito una carta a Lam, expresando su deseo de rendirse ante las autoridades taiwanesas. Chan fue liberado el 23 de octubre, pero no ha cumplido su promesa de regresar a Taiwán.

Hong Kong y Taiwán están ahora atrapados en una disputa sobre cómo manejar la transferencia de Chan a la isla. Los funcionarios taiwaneses han dicho que la “voluntad” de Chan de rendirse fue una “maniobra política” del gobierno de Hong Kong.

Durante la conferencia de prensa, Lam acusó a Taiwán de difundir “mensajes confusos”, que habrían complicado la transferencia de Chan.

“En este momento, Chan y su familia probablemente están tratando de aclarar algunos de estos mensajes, antes de que pueda decidir el momento de regresar a Taiwán. Esas aclaraciones son necesarias para asegurar un juicio justo”, agregó Lam.

Lam dijo que Chan estaba preocupado por su seguridad y que su gobierno había puesto en marcha un “arreglo apropiado”, sin dar detalles.

No está claro qué es lo que está causando que Chan sienta que está en peligro su seguridad.

***

A continuación

La falsa felicidad del Comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS