Hospital de la ciudad china de Tianjin cierra mientras el COVID-19 continúa propagándose

Por Alex Wu
20 de Noviembre de 2020
Actualizado: 20 de Noviembre de 2020

Los casos de transmisión local de COVID-19 han ocurrido uno tras otro durante este mes en Tianjin. La situación es un indicador de una propagación del virus entre la comunidad de la ciudad, según dijo un experto en enfermedades infecciosas a The Epoch Times. El 19 de noviembre, un hospital local cerró después de que un paciente dio positivo al virus del PCCh (Partido Comunista Chino) conocido como el nuevo coronavirus, que causa el COVID-19.

La noche del 19 de noviembre, los usuarios en la red social china Weibo publicaron un video, declarando que un paciente del Hospital TEDA, en la Nueva Área de Binhai, en Tianjin, había dado positivo. Ellos dijeron que el hospital cerró y la calle fue bloqueada por la policía.

Captura de pantalla de videos que muestran el cierre alrededor del hospital TEDA en la ciudad de Tianjin, China. (Proporcionado a The Epoch Times)

El mismo día, la oficina comunitaria de la Ecociudad Lanyuan, de Tianjin, publicó un aviso de emergencia en WEChat, otra popular aplicación entre las redes sociales chinas, pidiendo a los residentes que estuvieron en el Hospital TEDA después del 12 de noviembre que se presenten a las autoridades locales lo antes posible.

Captura de pantalla del aviso de la oficina comunitaria en WeChat. (Proporcionado)

Según un medio de comunicación de China continental, el personal del Hospital TEDA confirmó que el establecimiento sanitario cerró todas sus clínicas y a partir de las 8 p.m. del 19 de noviembre, no permite a nadie que entre o salga de las instalaciones.

A su vez el 18 de noviembre, las autoridades locales de Tianjin confirmaron un caso asintomático en la comunidad de Kanhaixuan, según un aviso oficial. Una mujer de 33 años de edad, de apellido Kang, dio positivo por COVID-19 durante la cuarentena. Puede haber contraído el virus del PCCh de su vecina de apellido Wang, quien vivía en el mismo edificio de apartamentos. Wang también fue diagnosticada el mes pasado como portadora asintomática.

El aviso oficial decía que en la mañana del 9 de noviembre, Wang, Kang y sus hermanos entraron en el mismo ascensor. En una semana, el hermano y la hermana de Kang se hicieron una prueba de ácido nucleico y sus resultados fueron negativos. Ambos están actualmente en cuarentena.

En la noche del 18 de noviembre, las autoridades de Tianjin elevaron el nivel de emergencia a “riesgo medio” en la comunidad de Kanhaixuan. Hasta ahora, las zonas de riesgo medio de Tianjin aumentaron a tres, donde se encuentran algunos de los almacenes frigoríficos de la ciudad.

El 19 de noviembre, The Epoch Times habló con el dueño de un supermercado en las afueras de Kanhaixuan. El dueño, quien pidió permanecer en el anonimato, dijo que toda la comunidad fue cerrada el 18 de noviembre después de que se detectaron dos casos (refiriéndose a Kang y Wang) en un edificio residencial. Nadie puede entrar y salir del edificio de apartamentos y los residentes tienen que permanecer en cuarentena durante 14 días, independientemente del resultado de su prueba de COVID-19. Todos los habitantes de esa comunidad se hicieron las pruebas de ácido nucleico, añadió.

Además, dijo que todas las tiendas alrededor de Kanhaixuan están cerradas y su negocio también se vio afectado, ya que los clientes dejaron de ir y puede ser que las autoridades locales le ordenen cerrar su tienda.

Una propietaria de una casa de familia en Kanhaixuan, que se negó a dar su nombre, dijo el 18 de noviembre a The Epoch Times que aislaron en cuarentena a aquellos que estaban en contacto cercano con los pacientes confirmados de COVID-19. “Ahora nadie puede salir o entrar en esta comunidad”, dijo.

El 8 de noviembre, las autoridades de Tianjin declararon el estado de emergencia y anunciaron que la ciudad entró en “estado de tiempos de guerra” después de que se confirmaron dos casos de COVID-19. Los medios de comunicación chinos afirmaron que los dos pacientes contrajeron la enfermedad en un almacén frigorífico de la ciudad.

El Dr. Sean Lin, exmicrobiólogo del Ejército de Estados Unidos y exdirector del laboratorio de la rama de enfermedades virales del Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed, dijo a The Epoch Times que el virus parece estar propagándose en las comunidades y que las autoridades locales están ocultando el número real y el alcance de las infecciones, de lo contrario no habrían anunciado el “estado de tiempo de guerra” para la prevención de la epidemia.

Lin añadió que si el público no conociera la situación real, entonces sería más difícil para las autoridades llevar a cabo medidas de contención para frenar la propagación del virus.

Con información de Hong Ning y Li Qiong, de Epoch Times

Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS