Hostigamientos a tecnológicas son irrelevantes frente al virus, sus aportes son más significativos

Por Michael Daugherty
29 de Marzo de 2020
Actualizado: 29 de Marzo de 2020

Comentario

A medida que la vida se ha ido pausando, los estadounidenses han cambiado al trabajo remoto gracias a las herramientas desarrolladas por las empresas de tecnología.

El Chicago Tribune informó el 16 de marzo: “Alrededor de la mitad de los trabajadores de EE.UU. tienen trabajos que podrían realizarse al menos parcialmente en forma remota, según Kate Lister, presidenta de Global Workplace Analytics. Una buena parte, el 43 por ciento de los trabajadores, teletrabaja a veces, pero en promedio solo dos días al mes, según una encuesta de Gallup de 2016. Solo el 3,8 por ciento trabaja en casa, al menos la mitad del tiempo, una participación que casi se triplicó desde 2006”.

Cualquier persona que trabaje desde casa aprecia las herramientas que Google, Apple, Amazon, Oracle y que otras empresas tecnológicas han desarrollado e implementado para mantenernos conectados.

“La filial de salud de Alphabet, Verily, planea lanzar un sitio web nacional de coronavirus más adelante esta semana”, informó la firma de investigación CBInsights en un boletín informativo del 19 de marzo. “Google también está trabajando con otros gigantes tecnológicos para ayudar al gobierno a rastrear la propagación de la enfermedad”.

No hace falta decir que no podemos permitir que estas empresas se desvíen de este importante trabajo. Sin embargo, las acciones legales en curso les obligan a desligarse de la ofensiva tecnológica para dedicar su tiempo a la defensa legal.

El problema comenzó en las últimas horas de la administración de Obama, cuando las demandas de la burocracia saliente contra los contratistas gubernamentales de alta tecnología comenzaron sobreabundar.

Estas demandas, dirigidas a Oracle, Google y Palantir, fueron presentadas por la Oficina de Programas de Cumplimiento de Contratos Federales (OFCCP) en el Departamento de Trabajo.

Se supone que la OFCCP promueve acciones afirmativas en la contratación de contratistas federales. Sin embargo, para presentar estas demandas, la agencia se basó en el análisis estadístico de los datos de contratación y promoción. Análisis estadísticos de burócratas con un pie fuera de la puerta… ¿qué podría salir mal?

El Departamento de Trabajo carece de autoridad bajo la ley federal para presentar las demandas, que no son más que el tipo de activismo legal progresivo que fue popular bajo la administración liberal de Obama. La falta de autoridad nunca detuvo al gobierno de Obama. Las demandas federales están en curso, acusando a las compañías importantes de “presunta discriminación”. Esa es una buena manera de etiquetar a una empresa como “racista” o “misógina”.

Un informe de 2017 de la Cámara de Comercio de EE.UU. explica cómo funciona el proceso.

La OFCCP comienza exigiendo a un contratista del gobierno que proporcione enormes cantidades de datos en un corto plazo de tiempo. También permiten al empleador impugnar el asunto ante un juez administrativo, que es un empleado de la misma agencia que solicita los documentos. Terminan pidiendo lo que quieren sin ninguna manera real de impugnar el alcance de la solicitud.

Se sabe que el Departamento de Trabajo intimida a los empleadores simplemente estableciendo fechas para las investigaciones, in situ, sin permitir que el empleador mueva la fecha o impugne los problemas legales planteados por la inspección. ¿Alguien ha oído hablar de un abogado del gobierno que acosa? Comienzan con amenazas de asesinato a la reputación y luego te dejan seco.

Cuando el contratista no cumple con estas demandas imposibles, la agencia puede negarse a darle más tiempo y puede demandar, esperando que el contratista llegue a un acuerdo para que la demanda desaparezca. El proceso es completamente unilateral e injusto.

La Cámara advierte que la “OFCCP se ha convertido en una agencia que parece centrarse más en obtener titulares llamativos y asegurar acuerdos de alto valor que en perseguir su admirable, aunque a veces, poco glamorosa misión”.

Recomienda que la agencia regrese a su “misión central de fomentar la verdadera acción afirmativa de los contratistas y subcontratistas federales”; y, “abandonar su transformación a una agencia de aplicación opaca, estilo demandante, deliberadamente hostil a la comunidad contratante y enfocada singularmente en emitir hallazgos de discriminación, a menudo donde no existen”.

La OFCCP y el Departamento de Trabajo no van a renunciar a este poder. El gobierno de Trump debería haber finalizado los procedimientos legales en enero de 2017. Como eso no sucedió, le corresponde al secretario de Trabajo, Eugene Scalia, desempeñar el papel protagonista y finalizar las demandas ahora. Él tiene todas las justificaciones para detener las demandas.

El servicio de noticias Axios informó que Facebook, Amazon y Google “ven sus roles de manera similar: mantener los productos existentes funcionando incluso en medio de una nueva demanda, proporcionar información precisa y combatir la información errónea, y ayudar en la lucha más amplia contra el coronavirus”.

Esto es en un momento en que los estadounidenses confían en estas mismas compañías para la entrega de productos y para hacer el trabajo remoto y para las comunicaciones.

El gobierno de Estados Unidos debería alentar a estas compañías a seguir desempeñando esos papeles. El gobierno debería dejar de emprender acciones legales frívolas contra ellos y, por el contrario, permitirles concentrarse en su importante trabajo. Nuestro país no puede permitirse distracciones. Tenemos un montón de problemas con las grandes empresas tecnológicas, pero en este momento, hay que permitirles que transiten su camino.

Michael Daugherty, es CEO de The Cyber Education Foundation y fundador de The Justice Society. Es autor de “El diablo dentro de la circunvalación: la impactante exposición de la vigilancia y la extralimitación del gobierno de Estados Unidos en la ciberseguridad, la medicina y las pequeñas empresas”.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de La Gran Época.

A continuación

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos ¿Cuántos por la pandemia?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS