Ideología Woke imita a precursores de las masacres del totalitarismo, según expertos

Por Petr Svab
21 de Junio de 2021 6:04 PM Actualizado: 21 de Junio de 2021 6:04 PM

Algunos de los principios fundamentales de la ideología “woke” que se está extendiendo en Estados Unidos imitan ideas que se usaron para justificar muchas de las atrocidades más horrendas del siglo pasado, según varios expertos y un reciente documental que explora el tema.

El documental, titulado “Better Left Unsaid” (Mejor no decirlo), concluye que la autodenominada “izquierda radical” respalda “cuatro verdades fundamentales que ellos consideran por si mismas evidentes” y que estos principios también fueron utilizados para justificar e incitar muchas de las peores masacres del siglo XX.

La primera de las cuatro afirmaciones es que “el mundo se ve mejor a través de una lente narrativa de opresión grupal”.

La ideología “woke” se basa en un conjunto de teorías casi marxistas que dividen a la sociedad en “opresores” y “oprimidos” en función de características como la raza, el sexo, la clase o las inclinaciones sexuales. “Woke” se utiliza a veces de manera intercambiable con la Teoría Crítica de la Raza (CRT), la cual es una de las ideologías más prominentes que operan en este marco.

Una escena del documental “Better Left Unsaid” de Curt Jaimungal. (Better Left Unsaid/Curt Jaimungal)

La segunda afirmación es que “la evidencia de la opresión es la desigualdad entre grupos”, dice el documental. Si el grupo designado como “oprimido” está en promedio peor en algún aspecto que el grupo “opresor”, eso se toma como prueba prácticamente irrefutable de “opresión”.

La tercera afirmación es que “el diálogo pacífico y el entendimiento entre los grupos es imposible, ya que la estrategia del grupo dominante es mantener su poder”.

Los teóricos woke postulan que los “oprimidos” tienen una perspectiva singular valiosa de la realidad que no está disponible para los “opresores”. A su vez, ellos dicen que la “blancura” o el “heteropatriarcado blanco” no puede evitar intentar mantener su “hegemonía”. Incluso si hace cosas que benefician a los miembros de otros grupos, como la abolición de la esclavitud o la concesión del derecho al voto a las mujeres y a los negros, sigue haciéndolo por interés propio y para afianzar aún más sus instituciones y normas y garantizar así el “privilegio” de sus miembros.

Una escena del documental “Better Left Unsaid” de Curt Jaimungal. (Better Left Unsaid/Curt Jaimungal)

Los defensores de la ideología dialogan entre ellos, pero con todos los demás se supone que la comunicación fluye generalmente en una dirección —la aceptación de sus puntos de vista. Cualquier desafío a la ideología se tacha de egoísta o incluso de ataque a los “oprimidos”.

Por último, la ideología reconoce, al menos implícitamente, que “debido a lo anterior, la violencia está justificada para erradicar las desigualdades”, dice el documental.

“Desde mi experiencia, ellos (en la medida en que pueden agruparse lo suficiente como para llamarlos ‘ellos’) tienden a defender la violencia contra los que oprimen y la equiparan a un comportamiento laudatorio; de ahí lo de ‘golpear a un nazi'”, dijo a The Epoch Time el autor del documental, Curt Jaimungal, por correo electrónico.

“Yo tengo catálogos de tuits, declaraciones escritas y vídeos de personas, desde estudiantes hasta [profesores], que llaman explícitamente a la violencia y restan importancia a la violencia de los de izquierdas en comparación con la de la derecha, no por la intensidad/frecuencia sino por la nobleza de la posición de la extrema izquierda”.

Estos cuatro principios, demostrados por Jaimungal en el documental, son comunes a muchos de los regímenes y masacres más brutales del siglo XX, desde la Unión Soviética y la Alemania Nazi hasta la China comunista y el genocidio de Ruanda.

En todos los casos, se diseña a toda una clase social como injustamente privilegiada y, como tal, inherentemente opresora, sin tener en cuenta las acciones específicas de los miembros individuales del grupo. Entretanto, el desacuerdo o el mero desinterés por esta clasificación se considera un apoyo a la opresión percibida. Con la reconciliación a través del diálogo eliminada, el único recurso que queda es el conflicto, una acción “revolucionaria” en la que la violencia se considera inevitable y, en última instancia, preferible.

“Muy poca gente conoce la incesante matanza que tuvo lugar bajo el amparo de los isómeros de la equidad”, narra Jaimungal en el documental.

El autor dice que evita utilizar ejemplos de las atrocidades cometidas como consecuencia del carácter totalitario de los distintos regímenes.

“Me cuido de enumerar o hablar solo de las muertes asociadas a la doctrina filosófica de la culpa de grupo y la culpa de clase”, dijo.
Los defensores del socialismo suelen argumentar que los movimientos que condujeron a estas tragedias fueron comandados o secuestrados por personas que no creían realmente en la ideología. Sin embargo, tienden a esgrimir este argumento a posteriori, después de que ellos o sus predecesores de ideas afines apoyaran inicialmente los movimientos y los regímenes nacientes, señala el documental. Además, los defensores no suelen detallar cómo el próximo intento impedirá que los supuestos no creyentes tomen el poder.

Avales

La comparación entre los preludios de las masacres del pasado y las manifestaciones actuales de la ideología woke es acertada, siempre que no se tome como un absoluta, según Erec Smith, profesor asociado de Retórica y Composición en el York College de Pensilvania.

“No estamos diciendo que [una masacre] vaya a ocurrir definitivamente, pero tenemos que ser conscientes y recordar nuestra historia y tener cuidado con lo que está pasando aquí”, dijo Smith a The Epoch Times.

Las conclusiones de Jaimungal también fueron respaldadas recientemente por varios estudiosos del totalitarismo, todos ellos críticos con la ideología del woke. Ellos fueron invitados para comentar la película, por Pat Kambhampati, profesor de química y director de la Sociedad para la Libertad Académica y la Beca de la Universidad McGill de Canadá,.

“Las mismas ideas que dieron lugar a la película de Curt y al debate sobre el comunismo, nosotros vemos muchos paralelismos e isomorfismos que están teniendo lugar en Occidente y dentro del mundo académico”, dijo durante una mesa redonda el 31 de mayo, sobre los temas planteados por el documental.

Janice Fiamengo, profesora de inglés jubilada de la Universidad de Ottawa y autodeclarada antifeminista, respaldó el argumento de Jaimungal durante la mesa redonda. Ella también aparece en la película.

“En cuanto se establecen estos grupos opresores y grupos oprimidos, cuando se habla supuestamente en nombre de los oprimidos, se puede hacer casi cualquier cosa”, dijo Flamengo.

Una escena del documental “Better Left Unsaid” de Curt Jaimungal en la que aparece la profesora de inglés jubilada Janice Fiamengo. (Better Left Unsaid/Curt Jaimungal)

El profesor de psicología evolutiva de la Universidad de Concordia, Gad Saad, expuso durante el panel que las personas que profesan objetivos utópicos tienen tendencia a eliminar a quienes se oponen a ellos.

“Los utópicos creen que el mundo podría ser un lugar perfecto excepto por este grupo que impide que el mundo se convierta en un lugar perfecto”, dijo Saad.

Otro panelista, el profesor jubilado de estudios liberales de la Universidad de Nueva York, Michael Rectenwald, vinculó el potencial de la ideología woke con desatar la fuerza totalitaria en las raíces postmodernas.

El postmodernismo introdujo la idea del relativismo fundamental, profesando que no existe una verdad objetiva, sino que los poderes establecen como verdadero lo que les interesa.

Aunque el documental señala que esta noción es en sí misma es una “pretensión de verdad” y, por tanto, socava su propia validez, Rectenwald señaló que la adopción de la noción tiene graves implicaciones en la vida real.

“El problema con esto no es simplemente que no tenemos ningún criterio para las afirmaciones de la verdad con este tipo de noción, sino que deja abierta la posibilidad de que cuando se cuenta con el poder necesario por detrás, entonces se puede afirmar cualquier cosa y se puede afirmar con fuerza”, dijo.

Michael Rectenwald, exprofesor de la Universidad de Nueva York y autor de “The Google Archipelago: The Digital Gulag and the Simulation of Freedom”, en Nueva York el 4 de octubre de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Rectenwald puso como ejemplo la ideología que está detrás del movimiento transgénero que arrasa en las instituciones gubernamentales.

“La fuerza del Estado está detrás y pueden decir que si no usted acepta que su hijo es un niño o una niña cuando son el otro, entonces podría ir a la cárcel por esto (…) o podría perder la custodia de su hijo”, dijo.

“Así que cuando mi verdad se convierte en tan buena o mejor que cualquier verdad objetiva, entonces llegamos a este punto en el que se aplica el poder necesario y, por lo tanto, obtenemos el tipo de autoritarismo y totalitarismo que vimos en la Unión Soviética, donde la gente se vio obligada a mantener cosas que sabían que eran falsas”.

Memes de supervivencia

Jaimungal defendió en su película no solo las verdades físicas, sino que argumentó que, al igual que hay “genes preservados” en el ADN humano que permanecen prácticamente inalterados a lo largo del tiempo y cuya intromisión sería catastrófica, aquí también hay “memes preservados” —ideas que permanecen fieles a lo largo del tiempo y cuyo mantenimiento es igualmente crucial. El sugirió que son las lecciones eternas que se pueden encontrar en muchas escrituras religiosas e historias antiguas.

Estas ideas están arraigadas en los seres humanos, pero también fueron “externalizadas”, es decir, impresas en el mundo exterior en forma de palabras escritas, arte, rituales, etc., dice Jaimungal en la película.

“Nuestra supervivencia depende de estos ‘memes externalizados'”.

Una escena del documental “Better Left Unsaid” de Curt Jaimungal. (Better Left Unsaid/Curt Jaimungal)

El psicólogo clínico y profesor Jordan Peterson se refirió a este tema durante la mesa redonda, señalando el daño infligido al mito occidental por ciertas teorías científicas, en particular por el darwinismo y la subsiguiente sustitución de los fundamentos religiosos de la cultura por un sucedáneo ideológico.

“Yo podría decir a los ateos del grupo: ‘A ustedes no les gusta demasiado la religión. ¿Qué les parece su sustitución?”, dijo Peterson.

En una “cultura intacta” una persona es “enculturada” a la edad de unos 18 años de “una creencia religiosa que satura toda la cultura”, añadió.

“Se le ha concedido, le da a uno una identidad y esa es lo que es su identidad”.

La cultura occidental se fragmentó en este sentido ya que ahora carece de un ethos unificador tan amplio, argumentó.

Los estudiantes aún siguen llegando a las universidades con un impulso “mesiánico”, anhelando una iniciación de este tipo, pero lo que se les ofrece en cambio es una ideología, “un parásito de una estructura religiosa subyacente”, dijo Peterson.

“Una estructura religiosa adecuada le da a usted una visión equilibrada del mundo, hay personajes para la parte negativa de la naturaleza, hay personajes para la parte positiva de la naturaleza, para la parte negativa de la cultura, para la parte positiva de la cultura. Le da una visión que le permite ver el mundo y sus permanencias existenciales, supongo, de una manera que le permite vivir una vida equilibrada”.

La ideología, añadió Peterson, no sirve para este propósito.

“Le adoctrinan en una ideología y descubre dónde está Satanás, ustedes ya saben, no está en uno, digamos que está ahí fuera en el opresor patriarcal. Lo que pasa es que suena a una verdad mitológica y también es verdad porque todas las culturas son opresivas en algún grado y todos somos aplastados como individuos por los dictados de la sociedad arbitraria. Entonces los niños llegan a la universidad y se les enseña esta doctrina unilateral y asimétrica con un fin utópico y que encaja perfectamente con sus necesidades de desarrollo”, dijo a continuación.

Si la ideología es aceptada como parte íntima de una propia identidad, resulta difícil abandonarla, ya que da sentido a la vida de la persona, señaló Fiamengo.

“Ellos prefieren en realidad morir antes que admitir que están equivocados”, dijo.

Parte de la solución, coincidieron los panelistas, sería devolver a las universidades su propósito original de perseguir la verdad objetiva.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.