Impartiendo dignidad

Nuestro acercamiento a los demás, junto con un lenguaje sencillo, puede conducir a la nobleza

Por Jeff Minick
20 de Enero de 2023 6:58 PM Actualizado: 20 de Enero de 2023 6:58 PM

Hace poco, el director de una revista me dijo que esperaba que sus escritores ennoblecieran a sus lectores.

Ésa es una palabra que se oye poco hoy en día. Su comentario me llevó al diccionario en línea, donde encontré la definición que sin duda quería dar: “Dar mayor dignidad o nobleza al carácter”. Sin duda, un objetivo loable que no debería limitarse a los “caballos de batalla” de los editores.

Después de pensarlo, llegué a la conclusión de que realzar la dignidad o la nobleza de otro es en sí mismo un objetivo noble. Si tratamos a las mujeres como damas y a los hombres como caballeros, no solo las ennoblecemos a ellas, sino también a nuestras propias almas.

Damas y caballeros

Pero este último pensamiento trae a colación otras tres palabras —”damas”, “caballeros” y “alma”— que aparecen tan raramente en nuestra conversación diaria como la palabra ennoblecer. Algunos incluso desdeñan estos términos por considerarlos anticuados y pasados de moda, junto con “genial” y “alucinante”.

Sin embargo, estos conceptos anticuados siguen teniendo defensores acérrimos. En su artículo en línea “10 cualidades de una dama“, Maria Doll recurre a un viejo refrán para hacer estas distinciones: “Ser mujer es una cuestión de nacimiento, ser mujer es una cuestión de edad, pero ser una dama es una cuestión de elección”.

Entre los 10 puntos de Doll hay una mezcla de características que marcan a una dama; entre ellas están los modales, la vestimenta, el civismo y una fuerte ética de trabajo.

Doll aplica muchas de estas normas también a los hombres. En su artículo complementario, “10 cualidades de un caballero“, escribe: “Un caballero es un modelo de civismo en su forma de tratar a los demás. Demuestra respeto, moderación y responsabilidad personal en todas sus interacciones. Es honorable, y valora y respeta a los demás”.

Entonces, ¿por qué introducir “alma” en esta ecuación? Aunque su definición es más compleja que la de dama o caballero, la mayoría de las fuentes mencionan que el alma de un individuo es una combinación única de vida, pensamiento, sentimiento y voluntad. Es la esencia misma del ser humano, el núcleo de lo que somos.

Si mezclamos estos elementos, podemos afirmar con cierta seguridad que una dama o un caballero que considera al prójimo como un alma posee el poder de ennoblecerlo.

Ennoblecer a los demás

Con un poco de reflexión y cuidado, es algo fácil de hacer. En el trabajo, por ejemplo, podemos utilizar un lenguaje cortés al dirigirnos a nuestros compañeros: “por favor” y “gracias” son palabras básicas para empezar. Podemos elogiar a quien lo merezca por un trabajo bien hecho. Cuando esos mismos trabajadores acuden a nosotros con una queja o una pregunta, podemos colgar el teléfono y escucharles activamente. Podemos dar ánimos a ese nuevo empleado que parece tan inseguro de sí mismo, y podemos reírnos de nosotros mismos cuando cometemos alguna pequeña metedura de pata. Una sonrisa y el sentido del humor cubren multitud de errores.

La filosofía a la que nos adherimos en nuestra forma de ver a nuestros semejantes es, por tanto, de vital importancia y puede determinar si elevamos a las personas o las degradamos y denigramos. Si un director de oficina —y yo lo vi— favorece a una auxiliar administrativa por su aspecto atractivo más que por sus aptitudes, sean cuales sean sus intenciones, la hiere al disminuir su dignidad y competencia a sus propios ojos y a los de sus compañeros.

Si damos dignidad a quienes están a nuestro cargo y cuidado, los ennoblecemos y nos ennoblecemos nosotros mismos. Y las repercusiones y recompensas de tales intentos pueden ser grandes. Imaginemos un hogar, un lugar de trabajo, una comunidad e incluso una nación donde la gente trate a sus familiares, amigos y desconocidos —incluidos los que aparecen en las redes sociales— con respeto, como creaciones únicas y no como estereotipos o trozos de carne.

El primer paso en esa transformación empieza por nosotros. Y todos salimos ganando.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.