Impulso del PCCh a espionaje entre ciudadanos causa preocupación en el Departamento de Estado

Por Katabella Roberts
03 de Agosto de 2023 12:53 PM Actualizado: 03 de Agosto de 2023 12:53 PM

Al Departamento de Estado de EE.UU. le “preocupa” el impulso del régimen comunista chino a los ciudadanos comunes para que se espíen unos a otros. El anuncio que promociona el espionaje se dio tras una iniciativa reciente y se teme que la medida también pueda poner en peligro la seguridad de los ciudadanos estadounidenses o empresarios que operan en China.

El portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, dijo en una conferencia de prensa el 2 de agosto que los funcionarios han estado monitoreando de cerca la situación en Beijing desde el anuncio a principios de esta semana.

“Tenemos preocupaciones al respecto, sin duda; animar a los ciudadanos a espiarse unos a otros es algo que nos preocupa mucho”, dijo Miller. “Estamos monitoreando de cerca la implementación de la nueva ley de contraespionaje de China, como lo hemos estado haciendo, que, tal como está escrito, amplía en gran medida el alcance de las actividades que se consideran espionaje”.

“Además de estar preocupados por estos nuevos informes, seguimos preocupados por el riesgo de arresto y detención arbitrarios en la RPC [República Popular China], como se refleja en nuestro aviso de viaje de nivel 3”, continuó.

El Departamento de Estado emitió un aviso actualizado el mes pasado advirtiendo a los ciudadanos estadounidenses que reconsideren viajar a China continental debido a “la aplicación arbitraria de las leyes locales, incluso en relación con las prohibiciones de salida, y el riesgo de detenciones injustas”.

El Sr. Miller señaló que el secretario de Estado Antony Blinken también había planteado los mismos problemas durante sus reuniones con funcionarios chinos en Beijing el 18 de junio. El Sr. Blinken se convirtió en el funcionario estadounidense de mayor rango en viajar a China desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo.

Su preocupación surge cuando el Ministerio de Seguridad del Estado de China, que es la principal agencia que supervisa la inteligencia y la contrainteligencia extranjeras tanto a nivel nacional como en el extranjero, publicó un mensaje en el sitio de redes sociales WeChat de China el 2 de agosto titulado “La lucha contra el espionaje requiere la movilización de todos los miembros de sociedad”.

En el mensaje, el ministerio instaba a los ciudadanos a “llevar a cabo de forma creativa la educación sobre los enemigos [según la definición de seguridad nacional] y la propaganda del estado de derecho, reforzar la interpretación de la jurisprudencia, educar a las masas a través de casos típicos, aumentar la concienciación sobre el contraespionaje de toda la sociedad y formar una fuerte fuerza conjunta para mantener la seguridad nacional”.

La policía china detiene a un periodista en un puesto de control en el camino a la ciudad uigur de Lukqun, provincia de Xinjiang, afectada por disturbios, el 28 de junio de 2013. (Mark Ralston/AFP vía Getty Images)

Temores por las empresas extranjeras

El ministerio también dijo que China debe alentar a las personas a realizar actividades de contraespionaje felicitándolas y recompensándolas y mejorando los mecanismos de denuncia para dichas personas.

También dijo que es misión de los “organismos nacionales, grupos cívicos y empresas comerciales” implementar medidas contra el espionaje, y que el gobierno y los “jefes de industrias” deben asumir la responsabilidad.

La publicación de WeChat se produce poco después de una expansión a la ley de contraespionaje de China que entró en vigor el 1 de julio.

Según esa ley, la transferencia de información relacionada con la seguridad nacional está prohibida, mientras que la definición de seguridad nacional también se ha expandido amplia y vagamente.

La ley también amplía el alcance de lo que constituye espionaje, lo que ha preocupado al gobierno de EE.UU., particularmente con respecto a las empresas extranjeras en China que temen que puedan ser castigadas por realizar actividades comerciales normales.

De acuerdo con la ley revisada, dichas personas podrían ser potencialmente condenadas por “actividades realizadas, instigadas o financiadas por instituciones, organizaciones e individuos extranjeros que no sean organizaciones de espionaje y sus representantes, o en las que instituciones, organizaciones o individuos nacionales se confabulen”.

El espionaje, según la ley recientemente ampliada, ahora puede incluir “organizaciones o individuos [que] coluden para robar o entrometerse en secretos de estado, inteligencia y otros documentos, datos y materiales”.

La ley también otorga a los investigadores el poder de acceder a datos, materiales o artículos de “individuos y organizaciones relevantes” que deben cooperar con las investigaciones.

El embajador de Australia en China, Graham Fletcher (C), abandona el Tribunal Popular Intermedio nº 2 de Beijing después de que se le denegara la entrada a las instalaciones para el juicio de la periodista australiana Cheng Lei, en Beijing, el 31 de marzo de 2022. (NOEL CELIS/AFP vía Getty Images)

China defiende la ley ampliada

El Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad de Estados Unidos (NCSC) ha advertido que las leyes actualizadas del Partido Comunista Chino (PCCh) otorgan al régimen “mayores fundamentos jurídicos para acceder a los datos de empresas estadounidenses en China y controlarlos” y podrían obligar a “nacionales de la RPC empleados localmente en empresas estadounidenses a colaborar en las labores de inteligencia de la RPC”.

Sin embargo, la embajada china en Washington ha dicho que Beijing “continuará promoviendo una apertura de alto nivel y brindando un entorno comercial más internacional y basado en la ley para empresas de todos los países, incluido Estados Unidos”.

“China continuará promoviendo la apertura de alto nivel y proporcionando un entorno comercial internacional con una base más sustancial en la ley para las empresas de todos los países, incluido Estados Unidos”, dijo el portavoz de la embajada, Liu Pengyu.

En los últimos años, el PCCh ha detenido y encarcelado a numerosos ciudadanos chinos y extranjeros sospechosos de espionaje, entre ellos el ciudadano estadounidense John Shing-wan Leung, de 78 años, condenado a cadena perpetua por espionaje en Suzhou, provincia china de Jiangsu, el 15 de mayo.

En marzo, un ejecutivo de la oficina en Beijing de la empresa japonesa, Astellas Pharmaceuticals, fue arrestado por presunto espionaje. En ese mismo mes, las autoridades chinas allanaron la oficina de Beijing de Mintz Group, una firma de investigación estadounidense, y detuvieron a cinco empleados chinos.

Un mes después, en abril, funcionarios del PCCh iniciaron una investigación sobre las actividades de la firma estadounidense de consultoría de gestión, Bain & Company.

Una serie de ciudadanos extranjeros, incluido el periodista australiano Cheng Lei y el empresario taiwanés Lee Meng-chu, también conocido como Morrison Lee, han sido detenidos, aunque a este último se le permitió abandonar el país recientemente después de pasar casi dos años tras las rejas por presuntamente espiar cuando tomó fotos de oficiales de policía en Shenzhen.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.