Inconfundiblemente de Rembrandt: “Retrato de una joven”

Por LORRAINE FERRIER
26 de Febrero de 2021
Actualizado: 26 de Febrero de 2021

Una obra de arte milenaria en ocasiones puede distorsionar la verdad. Este fue el caso del “Retrato de una joven” de Rembrandt en el Museo de Arte de Allentown, en Pensilvania, Estados Unidos. Durante más de cuatro décadas, los visitantes del museo no veían el retrato como una obra de Rembrandt, sino de su taller.

“Retrato de una joven”, 1632, de Rembrandt van Rijn, antes de su conservación. Óleo sobre tabla. Colección Samuel H. Kress, 1961. Museo de Arte de Allentown (Allentown Art Museum)

En la década de 1970, los expertos en arte desatribuyeron erróneamente el retrato porque los conservacionistas, a lo largo de los siglos, lo alteraron hasta tal punto de hacerlo irreconocible como un original de Rembrandt.

Hoy, el retrato ya está restaurado y se volvió a exhibir —como un cuadro de Rembrandt— en la exposición del museo “Rembrandt Revealed“. La exposición revela por qué se desatribuyó el retrato y cómo se volvió a atribuir a Rembrandt. La exposición también ofrece una visión interesante del proceso y los retos de la atribución de obras de arte.

Por qué se pensaba que no era de Rembrandt

A principios de la década de 1920, los estudiosos del arte empezaron a cuestionar si la obra había sido realmente pintada por el maestro holandés. En la década de 1970, los expertos en arte la consideraron una obra importante del “Taller de Rembrandt van Rijn”.

La falta de claridad del cuadro en la ropa y las joyas fue uno de los motivos de la degradación; otro fue que la cabeza de la dama mostraba “pinceladas poco definidas”.

La restauradora Shan Kuang, que restauró el cuadro entre 2018 y 2019, dijo en la revista para miembros del museo que cualquiera que viera el retrato antes de su restauración habría visto a la joven a través de “un parabrisas sucio”.

A lo largo de los siglos, varios restauradores —con un corazón genuino para mejorar el retrato y en consonancia con las modas de su tiempo— barnizaron el cuadro hasta crear una acumulación espesa y oscura. Por ejemplo, los restauradores de principios del siglo XX utilizaron barniz para ocultar la textura de la superficie pintada, como era el gusto de la época.

Las mejillas sonrosadas y la delicada tez de la joven fueron restauradas, acercándose al retrató Rembrandt en 1632. (Museo de Arte de Allentown)

Las numerosas capas de barniz del retrato ocultaban las delicadas pinceladas características de Rembrandt, ocultando la piel de porcelana de la dama. Además, los restauradores pintaron en exceso algunas partes del retrato, silenciando detalles como los adornos del pelo, el brillante collar de oro y los toques de encaje de su vestido.

La restauradora Shan Kuang trabajando en el “Retrato de una joven” de Rembrandt en el Centro de Conservación del Instituto de Bellas Artes de la Universidad de Nueva York. (Museo de Arte de Allentown)

Revelando la obra de Rembrandt, por casualidad

La primera tarea de Kuang, en el Centro de Conservación del Instituto de Bellas Artes de la Universidad de Nueva York, fue eliminar las diferentes capas de pintura y barniz. Diferenció las distintas capas, utilizando un microscopio electrónico y la fotografía digital, y eliminó cuidadosamente los elementos añadidos. Durante este trabajo rutinario Kuang hizo el emocionante descubrimiento: La pincelada original era de la mano de Rembrandt.

También se realizó un nuevo análisis de la firma de Rembrandt. En el pasado, hubo confusión sobre si la firma era auténtica, pero el centro de conservación confirmó que sí era suya.

Firma de Rembrandt en pintura negra: “RHL van Rijn 1632” puede verse a la derecha de la joven. (Museo de Arte de Allentown)
El “Retrato de una joven” de Rembrandt solía exponerse en esta reproducción del siglo XIX de un marco dorado muy tallado del siglo XVIII. (Museo de Arte de Allentown)

La restauración no se limitó al retrato. Antes de su restauración, el retrato se exponía en una reproducción del siglo XIX de un marco dorado muy tallado del siglo XVIII. Se encargó un nuevo marco que reflejara la forma en que el retrato pudo haberse expuesto en una casa holandesa del siglo XVII. El historiador y enmarcador Timothy Newbery hizo el marco de madera de peral ebonizada de ocho lados en su taller de Escocia.

Ahora, los visitantes del museo pueden ver el cuadro realmente atribuido a Rembrandt y más parecido a cómo salió el retrato de su estudio, hace casi 490 años.

La exposición “Rembrandt Revealed” del Museo de Arte de Allentown estará abierta hasta el 2 de mayo. Para saber más, visite AllentownArtMuseum.org 

El “Retrato de una joven” recientemente restaurado, 1632, de Rembrandt van Rijn. Óleo sobre tabla; 29 1/2 pulgadas por 22 3/4 pulgadas. Colección Samuel H. Kress, 1961. Museo de Arte de Allentown. (Museo de Arte de Allentown)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS