Índices de adicción y COVID-19: una crisis dentro de otra crisis

Parte 2: Para tratar la adicción de forma eficaz, tenemos que tratar los impactos del trauma

Por Paul Spanjar
20 de Diciembre de 2021 6:56 PM Actualizado: 20 de Diciembre de 2021 6:56 PM

En el artículo anterior, que fue el primero de esta serie de tres partes, exploramos la magnitud de los trastornos por consumo de sustancias en Estados Unidos. En la actualidad, 21 millones de personas están afectadas por la adicción a sustancias, pero solo el 10% de ellas busca tratamiento.

También analizamos la idea de que la adicción es una enfermedad del cerebro. Una condición recurrente similar a la diabetes, que tiene fuertes raíces en la genética. Y aunque esto puede ser cierto hasta cierto punto, el entorno, tanto en casa como en el contexto más amplio de la sociedad, supone un riesgo igual o mayor para el riesgo de adicción de un individuo.

También examinamos la fuerte relación entre la adicción, la salud mental y la neurodiversidad. Sabemos que casi el 20% de las personas que luchan contra la salud mental tienen trastornos por consumo de sustancias concurrentes, pero estas estadísticas solo pintan un pequeño cuadro si tenemos en cuenta que la prevalencia de la concurrencia es mucho mayor entre los adultos más jóvenes, con tasas de hasta el 55% en algunos estudios.

Hasta 51 millones de estadounidenses (1 de cada 5) luchan contra los trastornos de salud mental, y el 41% de los adultos declararon sentirse ansiosos durante la pandemia. Estas son estadísticas alarmantes de proporciones pandémicas; simplemente no podemos ignorarlas por más tiempo.

En este segundo episodio de la serie, vamos a discutir lo que hay que hacer ahora para cambiar el rumbo de esta crisis. Como alguien que ha estado trabajando en este campo durante muchos años, puedo decir honestamente que la forma en que actualmente vemos la adicción tiene que cambiar, y tiene que cambiar muy rápido.

La adicción es más que la sustancia

Existe un concepto erróneo en torno a la adicción que correlaciona la gravedad de una adicción con la potencia de una sustancia. La “guerra contra las drogas” iniciada durante las administraciones de Reagan y Nixon parece haber hecho muy poco para proteger a los estadounidenses del creciente problema de la adicción, y aunque muchos estados están considerando ahora la rehabilitación como una alternativa de castigo penal, o incluso la legalización de drogas como la marihuana, ninguna de las dos cosas será eficaz para prevenir las tasas de adicción.

Todo lo que hemos aprendido sobre la adicción apunta a que los traumas o abusos tempranos son un factor enorme para determinar las tasas de adicción. Por lo tanto, atajar las causas de la adicción a tiempo es una solución mucho mejor para las generaciones futuras. Trataremos esto con más detalle en la tercera parte de esta serie.

El punto principal que debemos entender aquí es que la adicción tiene muy poco que ver con la sustancia, o con lo potente o “adictiva” que sea. Comportamientos adictivos como el juego, la comida o incluso el uso de Internet, pueden suponer muchos de los mismos peligros que el consumo de heroína o crack.

Puede ser difícil de creer, pero cuando se entiende que los jugadores problemáticos masculinos tienen 19 veces más probabilidades de suicidarse en comparación con sus compañeros no adictos, y el creciente número de estudios que relacionan el uso intensivo de los medios sociales con los crecientes problemas de salud mental, está claro que la adicción es rampante en todos los ámbitos de nuestra sociedad, y todos ellos deben ser tomados en serio.

La adicción es la adicción

En la primera parte de esta serie ya tratamos la definición de adicción, pero para recapitular para nuestros nuevos lectores, la adicción puede definirse como:

Un deseo compulsivo de repetir actividades o acciones a pesar de las consecuencias negativas.

Si ahora tomamos esa definición y la vemos a través del lente de los comportamientos adictivos en su conjunto, y no solo de sustancias como la heroína o el crack, las tasas de adicción en los Estados Unidos son mucho mayores de lo que realmente se informa.

La adicción a la comida es un problema real, gracias en parte a los alimentos poco saludables diseñados para ser adictivos con combinaciones de grasa, azúcar y sal. Las tasas de obesidad resultantes en Estados Unidos están relacionadas con varias enfermedades, entre ellas el COVID grave.

Se le está atribuyendo la adicción a las redes sociales en parte por el aumento de la depresión y la ansiedad, y la depresión entre los niños cada vez más jóvenes. También hay algo que decir sobre la promiscuidad sexual entre los jóvenes adolescentes que utilizan TikTok y los riesgos asociados a los depredadores.

La adicción al porno está dejando a muchas personas profundamente avergonzadas y está arruinando matrimonios. El porno también es fácilmente accesible para los niños y crea expectativas poco realistas en torno a las relaciones.

La adicción al trabajo puede parecer inofensiva, pero puede tener efectos desastrosos en la vida familiar y la salud mental.

La adicción a las compras es un problema real para muchas personas, que buscan el subidón de dopamina a corto plazo de conseguir un nuevo atuendo o herramienta a pesar del inquietante estrés de la creciente deuda de la tarjeta de crédito.

Es necesario que otros estudios tengan en cuenta la prevalencia de la adicción en su conjunto, y no solo la de quienes padecen trastornos por consumo de sustancias, pero cabe suponer que las tasas de adicción entre los estadounidenses son mucho más elevadas de lo que se informa.

La adicción en un mundo post-COVID

Si adoptamos el punto de vista de que la adicción es una manifestación del trauma y el dolor emocional, un síntoma de un problema más profundo y un medio para sentirse conectado con algo distinto a nosotros mismos, podemos ver que la forma en que vemos la adicción y gestionamos el tratamiento debe cambiar.

Como padres, tutores o profesores, tenemos una influencia significativa sobre lo que se expone a los niños. El impacto del trauma generacional es muy real, y podemos infligirles involuntariamente nuestros propios traumas sin siquiera saberlo. Como adultos, debemos responsabilizarnos de nuestros propios traumas. También tenemos que ser más conscientes y más cautelosos en torno a los riesgos potenciales asociados con las redes sociales y sus algoritmos en los niños.

La gratificación instantánea de las redes sociales no es el único problema. La comida rápida y la moda rápida también se han convertido en la norma. Tanto los niños como los adultos persiguen, más que nunca, un subidón diario de dopamina de una forma u otra.

Esto no quiere decir que estas cosas sean intrínsecamente malas; hemos dedicado un artículo entero a este tema con la esperanza de que muchos empiecen a ver la adicción como algo más que la sustancia o el comportamiento en sí. En un mundo en el que los niños tienen que competir con otros niños en una estructura social digital y fabricada, la moderación y la educación nunca habían sido tan importantes.

También tenemos que replantearnos cómo tratamos la adicción en el lugar de trabajo, en las comunidades y en los sistemas de justicia penal. El status quo no está funcionando, y seguir por el mismo camino esperando resultados diferentes es poco menos que una tontería.

Tal vez el mayor trauma de todos durante esta pandemia aún no se haya comprendido del todo. Puede que los bloqueos hayan reducido las tasas de infección por COVID-19, pero la cantidad de incertidumbre y división que ha creado aún no se entiende del todo. Si la salud es la razón principal de los mandatos y los cierres, entonces la salud debe ser el foco principal cuando volvamos a la normalidad. El acceso a servicios de asesoramiento de alta calidad y asequibles es fundamental.

En el próximo y último artículo de esta serie de tres partes, vamos a profundizar en las medidas de prevención de la adicción. Le debemos a nuestros hijos y a las generaciones futuras el tomar medidas para prevenir la adicción.

Paul Spanjar, director general de Providence Projects UK, es un destacado especialista en adicciones. En recuperación desde hace más de 20 años, Spanjar y su equipo ayudan a otros a transformar sus vidas a través de los programas de rehabilitación ofrecidos en los centros de tratamiento de Providence Projects.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.