Informe de Inspector General alimenta preocupaciones sobre campaña de desinformación rusa

Por Petr Svab
19 de Febrero de 2020
Actualizado: 19 de Febrero de 2020

Varios legisladores republicanos han expresado su preocupación de que el FBI haya sido alimentado con desinformación rusa y lo hayan utilizado como justificación para espiar a los estadounidenses. Desde entonces, la preocupación se ha exacerbado por las revelaciones en el informe del 9 de diciembre del Inspector General (IG) del Departamento de Justicia.

El informe reveló que el FBI solicitó una orden de espionaje profundamente intrusiva contra el exasesor de campaña de Trump 2016 Carter Page, basándose en un expediente sin fundamento de reclamos sobre colusión entre la campaña de Trump y Rusia suministrado por fuentes supuestamente informadas de Rusia.

Al menos algunos legisladores republicanos han estado preocupados desde que el expediente se hizo público a principios de 2017 de que ha sido parte de una operación de desinformación dirigida por Rusia y posiblemente otras personas. El informe de IG ha agregado aún más piezas al rompecabezas.

El dossier de Steele

El expediente fue compilado por el exespía británico Christopher Steele, a quien el Comité Nacional Demócrata y la campaña presidencial de 2016 de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton le pagaron el trabajo, a través de intermediarios.

“Steele nos dijo que no tenía pruebas de que su informe estuviera ‘contaminado’ con la desinformación rusa”, dijo el IG (pdf).

Sin embargo, no está claro cuán minuciosamente Steele buscó tal evidencia.

El representante Devin Nunes (R-Calif.), quien fue uno de los primeros en señalar problemas con las órdenes de detención de Page, concluyó que el expediente de Steele “probablemente” incluía desinformación.

El senador Chuck Grassley ha planteado un punto similar durante años, desde que se enteró del expediente y su fuente, dijo el portavoz de Grassley, Taylor Foy, en una llamada telefónica con The Epoch Times.

“Sus preocupaciones (…) solo han sido confirmadas como preocupaciones legítimas por el informe del IG”, dijo.

“E decir, le preocupa que las fuentes secundarias del dossier podrían haberlo utilizado como una oportunidad para alimentar la desinformación con Steele sin siquiera saber que era desinformación”.

Fuentes

La motivación de las fuentes de Steele ha sido un enigma. Steele no estaba pagando por la información y no hay indicios de que las fuentes tuvieran alguna lealtad hacia él o hacia Occidente en general. Cuando el FBI finalmente pudo entrevistar a algunos de ellos en 2017, rechazaron en gran medida las acusaciones del expediente o incluso las negaron.

El IG se enteró de que Steele usaba para el expediente solo una fuente: una “Sub-Fuente Primaria”, que tenía varias sub-fuentes.

Cuando el FBI habló con la Sub-Fuente Primaria, él o ella dijo que la información era “boca a boca y rumores” y de chatear “con amigos tomando unas cervezas”. Alguna información él o ella escuchó en “broma”.

Una de las sub-sub-fuentes le dijo al FBI que “cualquier información en los informes de Steele que fuera atribuible a él/ella había sido ‘exagerada’ y que él/ella no reconocía nada que se originara específicamente de él/ella”, dice el informe de la OIG.

Y se suponía que esta era “una de las fuentes clave para el ‘expediente de Trump'”, dijo la Sub-fuente primaria al FBI.

Campaña de desestabilización

Los funcionarios del FBI le dijeron a la Oficina del Inspector General (OIG) que estaban al tanto del riesgo de que Steele hubiera recopilado desinformación. Pero para mayo de 2017, el FBI “no evaluó la probabilidad de que los [informes electorales de Steele] fueron generados en relación con una campaña de desinformación rusa”, citó la OIG en un memorando del FBI de diciembre de 2017.

El exjefe de contrainteligencia del FBI, Bill Priestap, dijo a la OIG que para mayo de 2017 el buró “no tenía ninguna indicación” de desinformación en el expediente y que estaba “luchando con cuál era el objetivo” para que los rusos alimentaran la desinformación de Steele.

“Favorecieron a Trump, intentaron denigrar a Clinton y quisieron sembrar el caos. No sé por qué llevarías a cabo una campaña de desinformación para denigrar a Trump por un lado”, dijo.

Ronald Rychlak, profesor de derecho en la Universidad de Mississippi y experto en desinformación soviética y rusa, lo vio de manera diferente.

Rychlak dijo en una llamada telefónica con The Epoch Times que, como todos los demás, los rusos no creían que Trump ganaría y que cualquier cosa que hicieran que lo favoreciera era parte de su objetivo más amplio para desestabilizar a Estados Unidos.

“Creo que simplemente estaban arrojando llaves inglesas, tratando de dividir y debilitar a quien ganó”, dijo.

El expediente podría haberse usado para socavar a Clinton si hubiera ganado, señaló Rychlak. La historia sería que su victoria estaba contaminada porque pagó por la suciedad sin fundamento de los actores rusos para socavar a su oponente.

“No querían que Trump ganara. Querían que quien ganara se debilitara, que luchara continuamente dentro de los Estados Unidos, en lugar de tratar con cosas de todo el mundo”, dijo Rychlak.

Además, Rusia probablemente tenía escenarios establecidos tanto para la victoria de Clinton como para la de Trump.

“Probablemente no hemos visto todo lo que estaba listo si Hillary [Clinton] hubiera ganado”, dijo.

Difícil de refutar

El dossier retrató a Moscú como un mal actor tratando de “cultivar” a Trump como su agente. Pero eso no necesariamente significa que las acusaciones no fueron creadas por Rusia, dijo Rychlak.

Hay tres elementos comunes a la desinformación.

Uno es un “núcleo de verdad”, dijo Rychlak. El expediente tenía eso. Trump tuvo negocios previos con Rusia para organizar un concurso de Miss Universo. También hizo que su abogado investigara la posibilidad de construir una Torre Trump en Rusia, aunque no lo hizo. Page solía trabajar en Rusia y viajó en junio de 2016 para una conferencia.

El segundo elemento es una fuente confiable. Las mentiras y medias verdades deben ser difundidas por una fuente de sólida reputación. Steele era un exespía del MI6 y después de abandonar el servicio de inteligencia británico, proporcionó información al FBI que había sido relativamente útil, a pesar de que el IG descubrió que las órdenes de vigilancia de Page exageraron las contribuciones de Steele.

El tercer elemento es que la desinformación debe ser difícil de refutar. Crear una historia de que Trump coludió con Rusia le permitiría a Moscú controlar la información. Oficialmente, el gobierno ruso lo negaría, pero detrás de escena podría mantenerlo vivo.

“Si mantienes el problema ‘interno’, por así decirlo, si tienes control sobre él, es más difícil de refutar”, dijo Rychlak.

Dio el ejemplo de los juicios estalinistas con miembros del clero en el bloque comunista después de la Segunda Guerra Mundial.

“Ponían a juicio a estos muchachos, pero ellos controlan los tribunales, controlan la evidencia. (…) Aunque, francamente, en Occidente todos sabían que se trataba de pruebas de exhibición, era difícil de refutar”, dijo Rychlak.

Del mismo modo, el FBI consideró casi imposible probar o refutar algunas de las afirmaciones más rimbombantes del expediente.

Banderas rojas

Rychlak no fue tan lejos como para acusar al FBI o Clinton de estar en lo que sea que Moscú estuviera haciendo, pero tampoco los absolvió de la culpa.

“Creo que hubo mucho de lo que a veces llamamos en la ley ‘ceguera voluntaria’ aquí”, dijo.

Si el FBI y los funcionarios del Departamento de Justicia lo hubiesen intentando, podrían haber visto el expediente, dijo.

“Habrían hecho agujeros, habrían visto esto, no habrían confiado en él como lo hicieron”.

De hecho, hubo banderas rojas sobre los antecedentes de Steele que los investigadores del FBI examinaron tardíamente o no hicieron, y en gran parte no revelaron al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, que otorgó las órdenes de vigilancia para Page.

El IG descubrió que Steele se comunicó en 2015 con representantes de múltiples oligarcas rusos con “conexiones con los Servicios de Inteligencia Rusos (RIS) y altos funcionarios del Kremlin”.

Uno de los oligarcas, el magnate industrial Oleg Deripaska, era incluso un cliente de Steele. El equipo del FBI que trabaja en la investigación de Trump le dijo al IG que no sabían sobre esta conexión.

El controlador del FBI de Steele, que no era parte del equipo, “no recordó si le contó al equipo de Crossfire Hurricane sobre la conexión de Steele con” Deripaska, pero “dijo que sí informó al equipo que Steele reunió información sobre oligarcas rusos y que había intentado organizar reuniones entre el FBI y los oligarcas rusos “.

No está claro cómo Steele ganó tanta confianza con los oligarcas que dependerían de él como intermediario.

Sus “contactos frecuentes con oligarcas rusos en 2015 habían suscitado inquietudes en la Unidad de Inteligencia del Crimen Organizado Transnacional del FBI”, dijo el IG.

La unidad elaboró ​​un informe sobre Steele y recomendó que el FBI realizara una “revisión de validación” de él, un proceso de investigación de antecedentes para los informantes de la oficina. Sin embargo, la revisión solo terminó en marzo de 2017, después de que “el equipo de Crossfire Hurricane solicitó una evaluación en el contexto de los informes electorales de Steele”, señaló la OIG.

Alguna información sobre los contactos de Steele con los oligarcas estaba en su archivo del sistema Delta que el FBI usa para almacenar información sobre sus informantes.

Pero el Analista de Inteligencia Supervisora ​​(SIA) del equipo de investigación de Trump accedió por primera vez al archivo Delta de Steele el 18 de noviembre de 2016, un mes después de que el FBI ya usaba el expediente para obtener la primera orden de detención de Page, encontró el IG. El SIA le dijo al IG que no hizo una “inmersión profunda” en el pasado de Steele, no recordó haber leído sobre los contactos oligárquicos de Steele en el archivo Delta, y confió en el controlador de Steele para obtener información.

El controlador “expresó sorpresa de que (…) el equipo no accediera al archivo Delta de Steele antes”, dijo el IG.

“Él dijo que el equipo debió haber ‘dado vuelta al archivo’ en busca de información 2 meses antes y que asumió que algunos miembros del equipo habían revisado el archivo a fondo”.

Las solicitudes para la Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera son supervisadas por la Oficina de Inteligencia (OI) del Departamento de Justicia.

El director de OI, Stuart Evans, le dijo al IG que si su oficina hubiera conocido la conexión de Steele con Deripaska, “habría sido otra cosa en la que habríamos querido sumergirnos”.

“Las investigaciones de contrainteligencia son complejas y, a menudo, implican, como dije, doble trato y personas que juegan en todos los bandos”, dijo Evans.

Al final, el IG concluyó “que se debió haber hecho más para examinar los contactos de Steele con los intermediarios de los oligarcas rusos para evaluar esos contactos como posibles fuentes de desinformación”.

El FBI declinó a hacer comentarios.

A continuación

Familia, matrimonio y divorcio en EE.UU.

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS