Informe de WWF “Planeta Vivo”: La población de animales marinos se redujo a la mitad desde la década de 1970

16 de Septiembre de 2015 Actualizado: 18 de Septiembre de 2015

La población global marina de mamíferos, peces, aves y reptiles, se está reduciendo cada vez de manera más acelerada y el registro seguramente ya se encuentre a mitad de camino desde 1970, debido básicamente a la pesca sin control, la contaminación y el cambio climático.

El informe, apunta que “la acción del hombre es el origen de estas tendencias: de la pesca excesiva y las industrias extractivas a la ordenación del litoral y la contaminación pasando por la emisión de gases con efecto invernadero responsables de la acidificación oceánica y el calentamiento de los mares”. El principal de los problemas sigue siendo la pesca sin control alguno, lo que se ha vuelto casi imprescindible para saciar una demanda que se duplicó: para los años 60´, los humanos consumíamos una media de 9,8 quilos de pescado por persona y por año; actualmente la cifra ronda los 19,3 quilos por habitante y por año.

La urgente necesidad de los cambios profundos

El informe señala que la situación en algunas variedades de pesca es aún peor que la media, en tanto han desaparecido hasta en un 75% y su incidencia se siente ya en las poblaciones costeras de los países con menor desarrollo. En América Latina la situación es particularmente preocupante, según WWF.

“Se está concretando una presión sin precedentes sobre nuestros mares en Latinoamérica. Extraemos de ellos más atunes, jureles y sardinas de lo que es sostenible, además afectamos complejos ecosistemas y paisajes marinos como nuestros manglares y corales, y contaminamos las aguas”, sentenció Roberto Troya, director de WWF Latinoamérica y el Caribe.

Por su parte Marco Lambertini, director de WWF Internacional, aseguró que “en una sola generación, la actividad humana ha dañado gravemente el océano capturando peces más rápido de lo que pueden reproducirse; mientras tanto, destruye sus zonas de alimentación sin contemplación alguna. Se necesitan cambios profundos para garantizar una vida marina abundante a las generaciones futuras”.

Articulo original aquí

TE RECOMENDAMOS