Informe del Departamento de Justicia respalda a Trump sobre despido de James Comey, exdirector del FBI

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
16 de Junio de 2018 Actualizado: 16 de Junio de 2018

El informe de vigilancia del Departamento de Justicia publicado el jueves respalda totalmente el razonamiento que el presidente Donald Trump brindó cuando despidió al exdirector del FBI James Comey.

Cuando Trump despidió a Comey el 9 de mayo, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que decía que Trump “actuó con base en las recomendaciones claras tanto del Vicefiscal General Rod Rosenstein como del Fiscal General Jeff Sessions“.

El 9 de mayo, Rosenstein escribió un fuerte memorándum recomendando a Trump despedir a Comey por su mal manejo en la investigación del correo electrónico de Hillary Clinton. Rosenstein enumeró tres incumplimientos importantes de las políticas del Departamento de Justicia por parte de Comey.

El exjefe del FBI usurpó el poder del fiscal general al hacer una declaración pública que exoneraba a Clinton; violó la práctica establecida de no divulgar información condenatoria sobre personas sin presentar cargos y públicamente reveló la reapertura de una investigación no pública, escribió Rosenstein.

Después de una investigación de 18 meses, el informe del Inspector General (IG) Michael Horowitz corrobora por completo todos los cargos de Rosenstein, por primera vez, proporciona un informe oficial e independiente de las circunstancias que rodearon las curiosas decisiones de Comey durante las elecciones presidenciales de 2016.

La verificación independiente por parte del Inspector General es significativa porque el despido de Comey condujo al nombramiento del Asesor Especial Robert Mueller, quien ha estado investigando, en parte, si Trump obstruyó la justicia al despedir a Comey.

“Concluimos que el anuncio unilateral de Comey fue inconsistente con la política del Departamento y violó la práctica y el protocolo del Departamento, por, entre otras cosas, criticar la conducta sin cargos de Clinton”, afirma el informe del Inspector General (pdf). “También encontramos que Comey usurpó la autoridad del Fiscal General y describió de manera inadecuada e incompleta la posición legal de los fiscales del Departamento”.

Comey realizó dos anuncios públicos polémicos sobre el caso del correo electrónico Clinton durante las elecciones presidenciales de 2016.

Exonación pública de Clinton

El 5 de julio de 2016, Comey anunció que el FBI había concluido la investigación y que “ningún fiscal razonable” presentaría cargos basados en los hallazgos. Al día siguiente, la Fiscal General Loretta Lynch anunció que el Departamento de Justicia no presentaría cargos en el caso. El anuncio de Comey violó la clara separación entre el Departamento de Justicia y el FBI, donde la oficina tiene la tarea de investigar los crímenes y el departamento decide si presentar o no cargos o hacer pública esa decisión.

El informe de Inspector General reveló por primera vez que además de sobrepasar sus límites, Comey también admitió que ocultó a sus jefes su intención de hacer la declaración de exoneración pública.

“Descubrimos que fue extraordinario e insubordinado que Comey ocultara sus intenciones a sus superiores, el Fiscal General y el Fiscal General Adjunto, con el propósito admitido de impedir que le dijeran que no hiciera la declaración, y de instruir a sus subordinados en el FBI de hacer lo mismo”, dice el informe.

“Comey esperó hasta la mañana de su conferencia de prensa para informar a Lynch y Yates de sus planes de tener una sin ellos, y lo hizo solo después de notificar a la prensa. Como resultado, la oficina de Lynch se enteró de los planes de Comey a través de consultas de prensa en lugar de Comey”, continúa el informe de Inspector General. “Además, cuando Comey habló con Lynch, no le dijo qué pensaba decir en su declaración”.

Comey también rompió con la política del departamento al públicamente “destruir” a Clinton sin presentar cargos, halló el informe. Varios testigos del Departamento de Justicia también dijeron a los investigadores del Inspector General que la presentación de Comey de los hechos en su declaración era “muy distorcionada” o que se presentaba con “parcialidad”.

Ambas conclusiones claves del Inspector General sobre el anuncio de Comey del 5 de julio de 2016 están en línea con lo que Rosenstein le escribió a Trump en su recomendación de despedir a Comey hace más de un año.

Comey “anunció sus propias conclusiones sobre la investigación criminal más delicada de la nación, sin la autorización de los líderes del Departamento de Justicia debidamente designados”, escribió Rosenstein a Trump el 9 de mayo de 2017. “Para agravar el error, el Director ignoró otro principio de larga data: no celebrar conferencias de prensa para divulgar información derogatoria sobre el tema de una investigación criminal rechazada”.

Reapertura de la investigación de los email de Clinton

El 28 de octubre de 2016, Comey envió una carta al Congreso informando a los legisladores que estaba reabriendo la investigación del correo electrónico Clinton después de haber sido informado el día anterior de que el FBI había descubierto “correos electrónicos que parecen ser pertinentes para la investigación”. La carta rápidamente llegó a los medios y se convirtió en una de las historias más grandes de las elecciones.

Un mes antes de que Comey enviara la carta, agentes del FBI en Nueva York descubrieron un tesoro de más de 300,000 correos electrónicos como parte de una investigación de las comunicaciones de Anthony Weiner con una menor, “algunos de las cuales eran de dominios asociados con Clinton”, según el informe del Inspector General. Weiner es el esposo de la mayor asesora de Clinton, Huma Abedin. Los agentes de Nueva York informaron a un gran grupo de superiores el día después del descubrimiento.

Comey sabía que el FBI tenía una política no escrita de no anunciar investigaciones que pudieran afectar el resultado de una elección dentro de los 60 días de la votación, pero aún así hizo el llamado para anunciar la reapertura de la investigación. Comey también se apartó del procedimiento estándar en el que el Departamento de Justicia y el FBI se niegan sistemáticamente a comentar sobre las investigaciones en curso.

Este hallazgo también está en línea con la recomendación de Rosenstein para Trump hace un año.

“Cuando los agentes federales y los fiscales abren silenciosamente una investigación criminal, nosotros no ocultamos nada”, escribió Rosenstein. “Simplemente estamos siguiendo la política de larga data de que nos abstengamos de publicitar información no pública”.

Comey ha descrito su elección como hacer que el anuncio fuera entre “dos puertas”, una etiquetada como “hablar” y la otra como “ocultar”. El informe del Inspector General concluye que, dado que Comey conocía las políticas del departamento sobre el asunto, su explicación era “una falsa dicotomía”.

“Las dos puertas fueron etiquetadas como ‘seguir política / práctica’ y ‘apartarse de la política / práctica'”, dice el informe.

En un detalle difícil de creer, el informe revela que Comey contó también a los investigadores que no sabía que Weiner era el esposo de Abedin. Además de ser el principal asistente del principal diplomático de Estados Unidos, Abedin apareció regularmente en las páginas de los periódicos sensacionalistas y en la televisión debido a la gran cantidad de transgresiones embarazosas de Weiner.

TE RECOMENDAMOS