Informe del Pentágono advierte sobre el dominio de China en el espectro 5G

Por Frank Fang - La Gran Época
27 de Abril de 2019 Actualizado: 27 de Abril de 2019

Prohibir los equipos 5G chinos en el mercado estadounidense no sería suficiente para frustrar las posibles amenazas a la seguridad, advirtió un reciente informe del gobierno federal de EE. UU. En cambio, las autoridades estadounidenses deben hacer frente al creciente predominio de China en determinadas frecuencias móviles que se están convirtiendo en el estándar global.

La Junta de Innovación de Defensa, un comité asesor federal del Secretario de Defensa de Estados Unidos, publicó un informe a principios de abril en el que analizaba el ecosistema global 5G.

La tecnología 5G es la próxima generación de redes móviles que ofrecerá conectividad a Internet a una velocidad que es aproximadamente 20 veces más rápida que la de 4G. La rápida conexión está preparada para revolucionar muchas industrias, incluido el transporte, la asistencia médica y la manufactura.

El informe evalúa cómo impactará la red 5G en el ejército estadounidense, y explica que permitirá al Pentágono combinar sus “redes fragmentadas actuales en una sola red para promover un mejor conocimiento de la situación y la toma de decisiones”. En otras palabras, la tecnología 5G puede mejorar la velocidad y la eficiencia del trabajo, a la vez que habilita nuevas tecnologías que implican el despliegue de armas.

Mientras tanto, el desarrollo de 5G en Estados Unidos fue insuficiente en un aspecto en particular.

La mayoría de los países han adoptado uno de dos enfoques para desplegar el 5G. Uno se centra en la adopción de frecuencias en el espectro por debajo de 6 GHz (espectro de banda baja a media, también conocido como “sub-6”), mientras que el otro se centra en frecuencias entre 24 y 100 GHz (espectro de banda alta o “mmWave”).

Cada enfoque tiene su propia ventaja. Una red mmWave puede ofrecer una velocidad máxima de conexión a Internet más alta que la del sub-6, pero tiene el inconveniente de tener un área de cobertura más pequeña. En otras palabras, si un operador móvil adopta una red ‘mmWave’, tendrá que construir más estaciones base para lograr la misma cobertura y rendimiento que una red ‘sub6’.

Los operadores de telefonía móvil de EE.UU. actualmente se centran en el desarrollo de la tecnología 5G en el espectro mmWave, y algunos de ellos en menor medida estudian las opciones de espectro sub-6, según el informe. La razón es que el gobierno de EE.UU. posee una parte de las frecuencias sub-6 –en particular en el rango de 3 y 4 GHz– para fines militares, como las comunicaciones por satélite y los radares.

Esto hace “difícil para los operadores comprar licencias de espectro específicas en las subastas de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) o incluso compartir esa parte del espectro”.

Mientras tanto, otros países han estado persiguiendo el desarrollo de los 5G en el espectro sub-6, debido a ventajas tales como una infraestructura menos compleja, un área de cobertura más amplia y la posibilidad de modificar los sistemas 4G existentes para adapatarlos a los 5G. Tampoco se enfrentan al tipo de restricciones que hay en Estados Unidos debido al uso militar.

“A medida que el sub-6 se convierte en el estándar global, es probable que China, el actual líder en ese espacio, estará al mando. Esto crearía riesgos de seguridad para las operaciones del Departamento de Defensa en el extranjero que dependen de redes con componentes chinos en la cadena de suministro”, advierte el informe.

China estuvo promoviendo el uso de su espectro sub-6 a través de la iniciativa ‘La Franja y la Ruta’ (OBOR, por sus siglas en inglés), mediante la cual Beijing invierte en proyectos de infraestructura en el sudeste asiático, Europa, África y América Latina con el fin de obtener influencia geopolítica.

El régimen chino logra esto mediante el tendido de cables de fibra óptica para los países OBOR con los que se asocia, permitiendo el acceso a ciertas empresas de 5G que utilizarán su infraestructura, lo que posteriormente “dará forma a todo el mercado de productos 5G en el futuro”, según el informe.

Por lo tanto, cualquier empresa que quiera vender sus productos 5G en China, u otras redes con “patrocinio chino”, tendrá que construir la red de acuerdo con las especificaciones chinas o asociarse con empresas chinas. “Esto aumenta el riesgo de puertas traseras de productos y vulnerabilidades a lo largo de la cadena de suministro”, advierte el informe.

Para asegurar que Estados Unidos no se quede atrás en el desarrollo del sub-6 y no permitir que los estándares chinos tomen la delantera –y por lo tanto planteen riesgos de seguridad– el informe pide al Pentágono y a la FCC que “cambien su prioridad del espectro de mmWave al de sub-6 GHz para el 5G”.

El informe también sugirió que el Pentágono anime a otras agencias gubernamentales a incentivar a la industria a “adoptar una red común de 5G para el despliegue de sub-6”, como por ejemplo con incentivos fiscales y préstamos con una tasa baja de interés.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS