Inmigrante cubano critica a BLM por solidaridad con régimen cubano: “Creen que se van a librar”

Por Patricia Tolson
20 de Julio de 2021
Actualizado: 20 de Julio de 2021

Tras las históricas protestas contra el comunismo en Cuba, Black Lives Matter (BLM) exigió al gobierno de Biden que pusiera fin al embargo que, según ellos, “cuesta a la pequeña nación isleña unos 130,000 millones de dólares”. Pero según un hombre que escapó de Cuba cuando era niño: “Tenemos que enviarles armas”.

“¿Quién es BLM?”, preguntó retóricamente Maximo Alvarez a The Epoch Times. “Han presumido públicamente de ser marxistas/leninistas. Han dicho públicamente que quieren destruir este país para empezar de nuevo”.

“Tenemos que ayudar a Cuba”, insistió Alvarez. “Tenemos que enviarles armas. Necesitamos invadir. Tenemos que tomar el control porque los comunistas no se van. Nunca abandonarán el poder. Y si no sonríes, te matarán. Te matarán. No se irán. Tendrás que matarlos”.

Desde que llegó a Estados Unidos a los 13 años como parte de la Operación Pedro Pan, Alvarez se siente bendecido por haber tenido la oportunidad de vivir el “sueño americano”.

Actualmente, Alvarez vive en Miami, Florida. Es director de la Junta Directiva de la Universidad Estatal de Florida y presidente de Sunshine Gasoline Distributors. También fue una de las personas elegidas para pronunciar un discurso en la Convención Nacional Republicana de 2020.

Como explicó Alvarez, BLM está haciendo poco más que seguir la filosofía comunista de Saul Alinsky, que una vez dijo: “El mayor enemigo de la libertad individual es el propio individuo”.

El párrafo inicial del libro de Alinsky “Rules for Radicals” (Tratado para radicales) deja muy claro cuáles son los objetivos de sus seguidores:

“Lo que sigue es para aquellos que quieren cambiar el mundo de lo que es a lo que creen que debería ser. Maquiavelo escribió El príncipe para ilustrar a los poderosos acerca de cómo conservar el poder. Tratado para radicales está dirigido a los desposeídos para mostrarles cómo arrebatárselo”.

“Asegurarse de que todo el mundo odia a los demás”, dijo Alvarez sobre los objetivos de BLM. “Asegurarse de que todo el mundo piense que este es un mal país, que abusamos de la gente. Asegurarse de que los pobres odien a los ricos y convéncelos de que la razón por la que son pobres es porque los ricos quieren esclavos. Destruir nuestra historia y mantener a Dios fuera de las escuelas y que los niños lleguen a casa y pregunten ‘papá, ¿eres racista?’ Asegurarse de controlar las armas. Asegurarse de que controlas la asistencia médica y Aaegurarse de que todo el mundo recibe asistencia social porque si controlas la asistencia médica y mis ingresos entonces me controlas a mí, y esto es lo que hace BLM”.

“Esto es de lo que se trata BLM”, insistió Alvarez. “Están muy bien financiados por gente tonta que cree que los van a perdonar”.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) también señaló la hipocresía de BLM a través de Twitter.

“La red de extorsión conocida como la organización Black Lives Matter se tomó un descanso hoy de extorsionar por millones a las corporaciones y comprarse mansiones para compartir su apoyo al régimen comunista en #Cuba”, compartió Rubio a través de Twitter el 15 de julio.

Los “idiotas útiles” siguen enviando dinero

De acuerdo con Alvarez, aquellos que se doblegan a las demandas de BLM y satisfacen sus caprichos con la esperanza de ganar su favor solo se están preparando para convertirse en su próxima víctima.

“Los idiotas útiles, las grandes corporaciones, siguen enviándoles dinero porque creen que se van a salvar”, advirtió Alvarez. “Pues les tengo malas noticias. Cuanto más dinero les envíen y más los protejan, antes los pondrán en el poder y más rápido ustedes van a caer”.

“Como dijo Churchill”, señaló Alvarez, “el socialismo es la distribución equitativa de la miseria”.

A pesar de los esfuerzos de BLM y de algunos medios de comunicación por pintar las protestas como una reacción a la escasez de alimentos y a la mala gestión de la crisis del COVID-19 por parte del gobierno, los cánticos de “queremos un cambio”, “abajo la dictadura”, “queremos libertad” y “ya no tenemos miedo”, revelan que es del régimen comunista de quien está harto el pueblo cubano.

“El pueblo cubano está tan oprimido y tan maltratado que ya no tiene miedo y por eso está haciendo lo que está haciendo”, dijo Alvarez. “Me emociono cuando hablo de esto porque lo viví y entiendo lo que es el comunismo. Mucha gente en nuestro país no lo entiende. Lo llaman socialismo. Pero no lo es. Es comunismo”.

Mientras Alvarez mira a los manifestantes, su corazón sufre por ellos. Sin embargo, se siente inspirado cuando los ve ondear banderas estadounidenses.

“Me gustaría que esto sirviera de lección a nuestros medios de comunicación, a nuestra academia y a nuestros jóvenes”, dijo Alvarez, “cómo los países extranjeros y las personas que han perdido su libertad idolatran nuestro país y nuestra bandera. No solo es un grito de ayuda, sino que se dan cuenta de que éste es el único país libre que queda en el mundo. Este es el país que nos ha aceptado a todos [los inmigrantes]”.

“Tuve mucha suerte de que mi madre y mi padre entendieran el comunismo y me enviaran aquí de pequeño”, dijo Alvarez, con la voz entrecortada por la emoción. “Dios, me siento tan mal porque ese podría ser yo ahora mismo. Me siento tan mal porque es muy poco lo que podemos hacer desde aquí. Las manifestaciones no van a hacer nada”.

En palabras de Alvarez, Estados Unidos tiene ahora un asiento de primera fila para presenciar “lo que 60 años de opresión y comunismo hacen a un país”. También lanzó una advertencia a quienes siguen eligiendo a personas que quieren llevar a Estados Unidos por el mismo camino del socialismo, señalando que las personas que ahora luchan por su libertad en Cuba están sufriendo los resultados de los “idiotas útiles” que pusieron a los actuales líderes del régimen en el poder.

“Se creyeron las promesas”, lamentó Alvarez. “Creyeron que estarían seguros, que tendrían atención médica y educación gratuitas. Todo gratis”.

Por desgracia, Alvarez cree que las manifestaciones son en vano. También teme por la vida de los manifestantes.

“El gobierno cubano sabrá fácilmente quiénes son los líderes y los encerrarán”, dijo Alvarez. “Los matarán y el resto de la gente se irá pronto. Si realmente queremos salvar a Cuba, tenemos que enviar a los militares. Porque la gente en Cuba no puede luchar. No tienen armas. Por eso cada vez que hay un tiroteo aquí quieren controlar las armas”.

“Gracias a la generosidad de este país podríamos, literalmente, montar un negocio en el maletero de nuestro auto e impactar a otras familias”, reflexionó Alvarez sobre sus compañeros inmigrantes, “y cuando muramos podremos decir que dejamos este mundo un poco mejor”.

“Tengo miedo por mis nietos”, se lamenta Alvarez. “Tengo miedo de que la próxima generación sea la primera que no deje un mundo mejor que el anterior. Estoy muy preocupado porque mucha gente en este país no lo entiende. Rezo para que se iluminen”.

Siga a Patricia en Twitter: @PTolson1


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS