Inteligencia desclasifica lista de funcionarios de Obama detrás del “desenmascarmiento” de Flynn

Por Janita Kan
12 de Mayo de 2020
Actualizado: 12 de Mayo de 2020

El Director Nacional de Inteligencia de Estados Unidos en funciones, Richard Grenell, desclasificó una lista de exfuncionarios del gobierno de Barack Obama, que supuestamente estuvieron involucrados en el “desenmascaramiento” del teniente general Michael Flynn por las comunicaciones con el exembajador ruso durante el período de transición de la presidencia, confirmó la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) a The Epoch Times.

La revelación fue reportada por primera vez por ABC News, citando a un alto funcionario estadounidense sin nombre, que dijo que Grenell había llevado la lista al Departamento de Justicia la semana pasada. Otra fuente anónima familiarizada con la inteligencia dijo a Fox News que el paso de desclasificar la lista es parte de un plan más amplio para desclasificar varias piezas de información de inteligencia en etapas. Mientras tanto, Wall Street Journal, también citando una fuente anónima, informó que los nombres de esa lista pueden ser liberados en cualquier momento.

La oficina del director dirigió a The Epoch Times al Departamento de Justicia en relación con las investigaciones sobre la publicación de la lista. El Departamento de Justicia no respondió inmediatamente.

La publicación de la lista probablemente renovaría un debate partidista sobre si las peticiones de “desenmascarar” hechas por los funcionarios del gobierno de Obama —de identidades de miembros de la campaña presidencial de Trump en los informes de inteligencia— se hicieron con fines legítimos o políticos.

En el curso de la vigilancia de las comunicaciones con funcionarios extranjeros, las conversaciones de ciudadanos estadounidenses incidentalmente a veces son recogidas por los organismos de inteligencia. La identidad de estas personas suele ser redactada en transcripciones o informes de inteligencia si ellos no son objeto de vigilancia. “Desenmascarar” se refiere al proceso de revelar el nombre del ciudadano estadounidense.

Los datos de la oficina de inteligencia muestran que la Agencia de Seguridad Nacional ha desenmascarado identidades de personas estadounidenses en respuesta a solicitudes de otra agencia unas 9200 veces en 2016, 9500 en 2017, 16,700 en 2018 y 10,000 en 2019 (pdf).

Los funcionarios del gobierno de Obama han reconocido previamente que solicitaron el desenmascaramiento de las identidades de los estadounidenses en los informes de inteligencia.

En 2017, Susan Rice, asesora de seguridad nacional del expresidente Barack Obama, hizo docenas de solicitudes de desenmascaramiento de las identidades de miembros de la campaña electoral de Trump, recogidas de comunicaciones interceptadas. Estas solicitudes comenzaron en julio de 2016 y aumentaron después de las elecciones. Esas solicitudes suscitaron preocupación por la posibilidad de que la información se utilizara con fines políticos, acusación que ha sido negada por Rice.

La decisión de desclasificar los nombres de los funcionarios se produce días después de que el Departamento de Justicia desestimara una causa penal contra Flynn por hacer declaraciones falsas a los agentes del FBI.

Las conversaciones de Flynn con el embajador ruso Sergey Kislyak a fines de diciembre, fueron objeto de solicitudes de desenmascaramiento y se filtraron ilegalmente a los medios de comunicación. Se cree que la filtración desencadenó eventualmente la controversia que llevó a la destitución de Flynn como exasesor de seguridad nacional de Trump.

Flynn fue acusado de mentir al vicepresidente Mike Pence, alegando que no discutió las sanciones rusas durante una llamada que tuvo con Kislyak, antes de que Trump asumiera el cargo. Luego se reveló en las transcripciones interceptadas por el gobierno de Obama que Flynn sí habló de sanciones.

En diciembre de 2017, Flynn se declaró culpable de mentir en la entrevista del FBI sobre su llamada a Kislyak, pero después trató de retirar esa declaración. Los abogados de Flynn argumentaron que el FBI le había tendido una trampa en la entrevista.

Los documentos recientes relativos al caso Flynn publicados por el Departamento de Justicia incluían notas escritas a mano que revelaban que altos funcionarios de la agencia habían cuestionado si el objetivo del interrogatorio de Flynn era “conseguir que mintiera, para poder procesarlo o hacer que lo despidieran”.

Además, los documentos también revelaron que Peter Strzok, el entonces subdirector adjunto del FBI para operaciones de contrainteligencia, se dirigió urgentemente a los agentes encargados del caso Flynn para aconsejarles que no cerraran el caso después de que los agentes determinaran que no había más pistas que seguir en la encuesta de Flynn.

En la solicitud judicial del Departamento de Justicia para desestimar el caso, Timothy Shea, fiscal interino de Estados Unidos para el Distrito de Columbia, argumentó que “la entrevista del Sr. Flynn no estaba vinculada a la investigación de contrainteligencia del FBI sobre el Sr. Flynn, ni justificada por ella, una investigación que el FBI, según las propias palabras de la Oficina, estaba dispuesto a cerrar porque había dado lugar a una ‘ausencia de información despectiva'”.

Shea añadió que como el gobierno no estaba “persuadido” de que el FBI había entrevistado a Flynn con “una base de investigación legítima”, la declaración de culpabilidad de Flynn era irrelevante. Además destacó que para ser un crimen, una mentira tiene que ser “material”, lo que significa que tiene que tener “peso probatorio” en el asunto investigado.

El fiscal general William Barr recibió críticas por la decisión de abandonar el caso, con unos 2000 antiguos funcionarios del Departamento de Justicia pidiendo su dimisión.

Barr defendió la decisión del departamento de abandonar el caso contra Flynn en una entrevista con la CBS el 7 de mayo, diciendo que la decisión era buena porque “mantenía el estado de derecho”.

El fiscal general dijo que estaba comprometido con el restablecimiento de un estándar de justicia igualitario en Estados Unidos y que ese estándar requiere que el departamento desestime el caso contra Flynn.

“Quería asegurarme de que restauramos la confianza en el sistema. Solo hay un estándar de justicia”, explicó.

Joshua Philipp y Petr Svab contribuyeron a este informe.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

A 30 años de la caída del muro de Berlín: el comunismo sigue con nosotros

TE RECOMENDAMOS