Interferencia de Beijing en las elecciones es una gran amenaza, dice director de Inteligencia Nacional

Por Bowen Xiao
19 de Agosto de 2020
Actualizado: 19 de Agosto de 2020

La mayor amenaza extranjera en relación a la seguridad de las elecciones en Estados Unidos es el Partido Comunista Chino (PCCh), según el Director Nacional de Inteligencia, John Ratcliffe.

Los funcionarios de inteligencia de EE.UU. alertaron recientemente sobre la capacidad de Beijing para interferir en las elecciones durante las audiencias del Comité de Inteligencia del Senado. El año pasado, varias agencias gubernamentales identificaron a Rusia, China e Irán como actores que buscan interferir en el proceso de votación influyendo en las percepciones de los votantes.

Sin embargo, Ratcliffe fue más allá al enfatizar el peligro que representaba Beijing.

“China representa una mayor amenaza a la seguridad nacional para Estados Unidos que cualquier otra nación —económica, militar y tecnológicamente. Eso incluye amenazas de influencia e interferencia electoral”, dijo Ratcliffe a Fox News a través de un comunicado.

Ratcliffe dijo que a Beijing le preocupa que el presidente en funciones gane la reelección y añadió que la comunidad de inteligencia informó a “cientos de miembros del Congreso” para que planteen sus preocupaciones sobre China “y su creciente esfuerzo para afectar el clima político de Estados Unidos a su favor”.

La evaluación de Ratcliffe sigue a una serie de comentarios de los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos que señalan que el PCCh no quiere que el presidente Donald Trump permanezca en la Casa Blanca para un segundo mandato.

El asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, dijo a principios de este mes que China está atacando la infraestructura electoral del país con ciberataques.

“A ellos les gustaría ver al presidente perder”, dijo O’Brien en el programa Face the Nation de CBS el 9 de agosto, refiriéndose al PCCh.

“China —como Rusia, como Irán— se involucró en ciberataques y phishing y ese tipo de cosas con respecto a nuestra infraestructura electoral, con respecto a los sitios web y ese tipo de cosas”, dijo el asesor.

El Departamento de Estado anunció en agosto que su programa de Recompensas por Justicia ofrece una recompensa de hasta 10 millones de dólares “por información que conduzca a la identificación o localización de cualquier persona que trabaje con o para un gobierno extranjero con el propósito de interferir en las elecciones de Estados Unidos, mediante ciertas actividades cibernéticas ilegales”.

“Nosotros evaluamos que China prefiere que el presidente Trump —a quien Beijing ve como impredecible— no gane la reelección”, dijo William Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, según un comunicado del 7 de agosto.

El PCCh está trabajando arduamente para influir en los argumentos electorales y en la política, incluyendo la presión sobre los funcionarios electos y los candidatos que los líderes del partido consideran que se oponen a los intereses del PCCh.

La postura cada vez más dura del gobierno de Trump contra China, incluido el cierre forzoso del consulado chino en Houston, provocó un aumento de las críticas contra el gobierno, según Evanina.

“Aunque China continuará sopesando los riesgos y beneficios de una acción agresiva, su retórica pública en los últimos meses fue aumentar las críticas a la respuesta del actual gobierno al COVID-19, al cierre del consulado chino en Houston y a las acciones en otros temas”, dijo Evanina. El asesor señaló que las recientes declaraciones de Beijing apoyan su evaluación.

El gobierno de Trump, mientras tanto, está utilizando un enfoque de seguridad nacional “de todo el gobierno” para contrarrestar la infiltración de Beijing en Estados Unidos. Es un esfuerzo a gran escala que no se ha visto en anteriores gobiernos de Estados Unidos; los críticos dicen que estos no identificaron adecuadamente la amenaza.

Este año, una serie de funcionarios estadounidenses pronunciaron discursos dedicados enteramente a exponer la influencia del PCCh y la forma en que los diferentes departamentos de Estados Unidos están manejando los riesgos.

Un ejemplo de cómo esta estrategia de todo el gobierno se está llevando a cabo fue la respuesta a la tecnología Huawei de China, así como las recientes prohibiciones de la empresa china TikTok.

El 6 de agosto, Trump emitió órdenes ejecutivas que prohíben las transacciones con TikTok y la aplicación de redes sociales WeChat, desde del 20 de septiembre. Las órdenes también prohíben las transacciones con la empresa matriz de TikTok, ByteDance, y la empresa matriz de WeChat, Tencent Holdings.

Zachary Stieber contribuyó a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

TE RECOMENDAMOS