Internet no sustituye la vida real

Por ANTHONY GILL
15 de Julio de 2020
Actualizado: 15 de Julio de 2020

No soy de los que lloran fácilmente. Mi esposa tuvo que informarme que el final de la película “Su más fiel amigo” no era una comedia. Sin embargo, cuando se supo a través de las redes sociales que la Taberna Duvall iba a reabrir después de un paréntesis de tres meses, las lágrimas brotaron de mis ojos, inmediata e involuntariamente.

La Taberna Duvall es un bar y restaurante en un pequeño pueblo al noreste de Seattle. Tiene una capacidad máxima de unos 60 asientos en el interior, y probablemente 90 cuando el patio se abre en el verano. Los dueños ofrecen una docena de cervezas artesanales y producidas en masa, una selección de licores estándar y una tarifa básica del bar con algunos platos únicos que se rotan semanalmente.

Pero más que un establecimiento con servicio de comida, la Taberna es un lugar de reunión. Es donde voy a encontrarme con buenos amigos, ver a conocidos poco frecuentes y hacer nuevas conexiones. En otras palabras, la Taberna representa no solo una empresa comercial, sino una institución social, y una vital.

A medida que empezamos a reabrir lentamente después de meses de cierres rigurosos del comercio, los economistas están centrando su atención en los estrechos indicadores económicos de empleo, tasas de rentabilidad y capital social (tanto humano como físico). Pero hay algo que les falta —el capital social que las órdenes de permanecer en casa ayudaron a destruir. Esto no se puede enfatizar lo suficiente.

El capital social está compuesto por todas las interacciones que tenemos entre nosotros, tanto grandes como pequeñas, y el conocimiento y la comprensión de la gente que nos rodea que generan esas interacciones. Adam Smith habló de nuestra propensión humana a la compra, el trueque y el intercambio, pero también tenemos la tendencia a charlar, celebrar y compartir. Hacemos esto en los patios, en los parques, alrededor del dispensador de agua, en los eventos deportivos, después de los servicios religiosos, y (…) sí (…) en la Taberna Duvall.

Una economía floreciente necesita una dosis saludable de capital social. Como Peter Boettke, Zachary Cáceres y Adam Martin señalan, la economía es un esfuerzo cooperativo en grande, uno que emerge a través de los acuerdos voluntarios de miles de millones de pequeñas interacciones. Mientras que las clases de Economía 101 exaltan la importancia de la competencia en el mercado, la actividad comercial no puede ocurrir sin un fuerte tejido social que promueva la cooperación y la confianza entre los individuos.

La panadería de la calle O’Connell en Adelaida, Australia, el 1 de junio de 2020. (Tracey Nearmy/Getty Images)

La incertidumbre acerca de las intenciones de los demás, ya sea que intenten relacionarse honestamente o que planeen hacer trampas, es omnipresente en las economías de gran escala que dependen del comercio anónimo y cuasi anónimo. Pero el aprendizaje social embebido en las instituciones que promueven incluso las interacciones humanas a pequeña escala ayuda a aliviar la incertidumbre, a crear confianza y a ampliar el comercio.

Los sociólogos han hablado del capital social en dos formas —la vinculación y la unión. Esta última (unión) se manifiesta en las estrechas relaciones que se forman con los individuos con los que se está en contacto constante —familiares, compañeros de trabajo y amigos de toda la vida. Estas son varias docenas de personas que usted sabe que estarán en su funeral.

La unión del capital social, alternativamente, representa las relaciones más débiles que tenemos unos con otros. Representa a la pareja en el bar que podrían ver cada dos semanas y hablar de fútbol. O podría ser el dueño de la panadería a quien visita cada pocos días para comprar un café y pasteles de camino al trabajo.

Su primera visita a la panadería probablemente ocurrió como la forma más estéril de comercio presentada en los libros de Economía 101 —dos dólares a cambio de café y una rosquilla. Pero en el séptimo viaje, usted le pregunta a la panadera sobre sus hijos, y ella podría preguntar por qué usted no estuvo el martes pasado como lo hace normalmente. Las peluquerías y salones del vecindario no son solo lugares que te ofrecen cortes de pelo, sino también espacios comunitarios para todo tipo de interacciones sociales.

La “charla ociosa” que ocurre en estos lugares es el hilo necesario para tejer nuestro tejido social. Puede que no sean sus amigos más cercanos, pero son caras amigables que empiezan a importar, a confiar y a sentir empatía por ellas. Esta es la gente que espera que venga a su funeral, o al menos que tome una triste pausa al saber que has fallecido.

Y mientras que el capital de vinculación profunda es a menudo lo que más anhelamos, es el capital de unión lo que a menudo nos lleva allí. El capital de unión se trata de un descubrimiento. Se trata de aprender una cosa sobre una nueva persona, encontrar puntos de interés común, y luego ampliar esas relaciones.

En los últimos tres meses, hemos cerrado eso. No es de extrañar que el mundo parezca más ominoso. No sabemos en quién confiar porque no podemos mantener nuestra fe viva en el otro al estar a su lado. El internet, estamos descubriendo, no es un sustituto.

Hace más o menos un año en la Compañía Cervecera Valley House, justo al final del camino de la Taberna Duvall, me encontré con unas personas hablando de cribbage (un juego de cartas). “Juego al cribbage, juguemos”. Ese juego de cartas espontáneo se convirtió en una reunión regular de los martes en los meses siguientes donde diferentes personas se presentaron en distintas semanas. Jugábamos a las cartas, bebíamos cerveza y hablábamos de pesca, de la industria cervecera artesanal, de los autos y de los chismes de la ciudad en general.

La red se expandió; asistimos a fiestas de cumpleaños; los grupos salieron en expediciones de pesca de cangrejos y compartieron recetas; y encontré a alguien capaz de arreglar el cable de alimentación del generador de mi casa. Mi vida era mejor porque había un lugar para crear y construir capital social. Había un puente que creaba vínculos.

Y luego vino el cierre. Intentamos jugar a las cartas por Internet. Fue bonito, pero no era lo mismo. Cuando el sofocante aislamiento de las órdenes de mantenerse en casa se volvió dominante después de solo dos meses, algunos de nosotros empezamos a reunirnos subrepticiamente en la lancha local para beber cerveza de vasos rojos Solo. Algunos incluso nos abrazamos cuando nos vimos “enmascarados” en la tienda familiar, sin importar el distanciamiento social.

Los peluqueros Steve Grimaldi (derecha) y Chris Pouch (izquierda) cortan el pelo a los clientes de la peluquería de Grimaldi en Chesterton, Indiana, el 13 de mayo de 2020. (Scott Olson/Getty Images)

No solo son las tabernas o las cervecerías. Son gimnasios, iglesias, parques y conferencias académicas. Podría fácilmente hacer ejercicio en casa, y he estado con el mini-gimnasio que construimos nosotros mismos. Sin embargo, realmente extraño a la gente de las clases de gimnasia a la que solo veo dos o tres horas por semana. No son amigos íntimos, pero son conocidos importantes que con el tiempo he aprendido que puedo contar con su ayuda cuando la necesito.

Y lo que es más importante, estas “pequeñas” interacciones me aseguran que los humanos son muy buenas personas en general. Construimos juntos la confianza social. Esto ocurre de manera similar después de los servicios de la iglesia del domingo, en los partidos de fútbol de la universidad y en los conciertos de música. También puede ocurrir cuando alguien se tropieza con un borracho en el bar de un hotel y le compra a los organizadores de la conferencia una ronda de whisky de primera calidad (historia real, por cierto).

Los economistas políticos han estudiado durante mucho tiempo cómo fomentar la cooperación en sociedades de extraños que solo tienen intereses propios. El modelo básico y racionalista de teoría de juegos de cooperación (es decir, el dilema de los prisioneros) postula que la deserción de la cooperación es la posición de equilibrio. Pero estudiosos como Robert Axelrod y otros han descubierto que las interacciones repetidas, incluso entre extraños, fomentan la cooperación.

El “teorema popular” en economía muestra que la cooperación puede surgir con el tiempo incluso si hay fuertes incentivos para hacer trampas. La interacción continua es la clave. Habitualmente, el teorema popular se presenta cuando los mismos individuos se involucran durante un período “infinito” de movimientos. En realidad, sin embargo, vivimos el teorema popular todos los días con diferentes individuos y en diferentes contextos. Algunos de esos contextos se pueden repetir solo unas pocas veces. La sociedad civil, la arena del capital social, no es nada si no es el teorema popular que se desarrolla a una escala masiva.

Lamentablemente, en los últimos tres meses, las políticas gubernamentales que ordenan “permanecer en casa” y distanciarse socialmente de los demás han debilitado todo este capital social, en particular el muy delicado, aunque crucial, puente de capital. Cuando vemos cómo se recupera la economía del bloqueo económico, no debemos olvidarnos de prestar especial atención a reconstruir las relaciones humanas que se rompieron.

Recuerde que muchas empresas comerciales le proporcionan no solo los bienes y servicios que desea, sino el espacio vital con el que todos necesitamos crear amistades, confianza y empatía. Sin eso, las economías no funcionan bien. Ningún gráfico de oferta y demanda puede captar eso completamente. Se tiene que vivirlo para creerlo.

Cuando reabra su taberna, gimnasio, barbería o cafetería favorita, dígale al dueño y al personal cuánto los extrañó. No solo sus productos o servicios, sino a ellos. “Ellos” que le dan la oportunidad de conectar con la comunidad que lo rodea. Un mercado libre nos proporciona mucho más que simples adornos; esto construye continuamente las relaciones sociales que necesitamos para vivir vidas más plenas. Los críticos del libre mercado que llaman al capitalismo desalmado deben ser sordos a lo fuerte que nuestro sistema comercial bombea sangre a través de nuestra sociedad civil.

La verdad es que lloré cuando Old Yeller de la película “Su más fiel amigo” cruzó el puente del arco iris. Y se me nublaron un poco los ojos al escribir estas palabras. Sin duda mi anhelo es un whisky y una hamburguesa de Taberna, pero probablemente también al saber que veré a algunos viejos amigos, conocidos eventuales, y haré nuevos amigos una vez más.

Anthony Gill es profesor de economía política en la Universidad de Washington-Seattle. Este artículo fue publicado originalmente por el Instituto Americano de Investigación Económica.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS